22 de junio de 2024

Las ’10 plagas’ de los enterrados en Papúa, la isla de las tragedias, y las tribus machete en mano, que dieron nombre a un navegante español

0

Actualizado

Las columnas de humo se ven a lo lejos y el nerviosismo de los cooperantes que forman parte del convoy de ayuda humanitaria aumenta a cada momento. Varios vehículos se dirigen al lugar de la tragedia, donde hace más de 48 horas fue enterrado un asador. 2.000 personas bajo 10 metros de barro, piedras y troncos de árboles. Un puente dañado por la avalancha retrasó la primera operación de respuesta y cuando finalmente partieron con alimentos, agua y medicinas, el olor a fuego presagia otro revés: el posible ataque de una de las tribus sanguinarias que habitan la provincia. de Enga.

La expedición ya siente el calor de las llamas que emanan de pequeños comercios construidos con paja de palma atada a lianas. Al fondo, la opulencia verde de un paisaje selvático descansa sobre un relieve pronunciado y grandioso. El contraste es intimidante. «Los cooperantes no vieron mujeres ni niños, sólo hombres con machetes en el camino», confiesa a Crónica el coordinador de Unicef. Angela Kearney. Las fuerzas de seguridad del gobierno que los escoltan se encargan de despejar el camino.

La subida a la zona montañosa de Enga representa un desafío para la seguridad de los cooperantes que se desplazan desde la capital, Port Moresby, para asistir a los supervivientes. La violencia es extrema y el destino quiso que el derrumbe ocurriera en el lugar de mayor Disputas tribales de Papúa Nueva Guinea. Los motivos de sus enfrentamientos son variados y los detalles de su arte son espeluznantes. El robo de un cerdo o el desacuerdo sobre el precio a pagar por una novia pueden despertar un sadismo inimaginable. Incluso el motivo más superfluo o una simple sospecha sirve para aplicar torturas, ritos crueles o simples masacres como la que tuvo lugar en febrero de este año, cuando 49 miembros de una tribu de Enga fueron acribillados a balazos porque, creyendo que sus agresores lo hacían, Íbamos a atacar a un clan vecino.

Las elecciones generales de 2022 también desencadenaron una ola de violencia por disputas territoriales que desplazó a miles de personas. Los seis pueblos sepultados por la avalancha estaban ocupados por familias que Huyeron de la violencia tribal. Se instalaron en lo que eventualmente se convirtió en una escena típica de las diez plagas. Estas personas no encuentran tregua en su éxodo.

La violencia es extrema en la zona.

La violencia es extrema en la zona.JUHO VALTA

Unos 8.000 supervivientes lo perdieron todo: familiares, cultivos (principalmente batatas) y sus animales (en su mayoría cerdos). Tus alternativas son muy limitadas y se reducen a caminar a otros pueblos o internarte en la selva. La primera opción es prácticamente una sentencia de muerte si se topan con un clan con el que no comparten el sistema. porque (una charla en inglés), es decir, el mismo idioma. En Papúa hay más de 800 idiomas, un tercio de los que existen en , utilizado por cerca de un millar de etnias y tribus. No entenderse es motivo para matar hombres y detener a mujeres y niñas. Abusan sexualmente de ellos durante el tiempo que quieran. Por ello, el plan de fuga más elegido fue la selva.

«Esa gente no tuvo ningún tipo de comida durante días porque no es fácil conseguir comida en las montañas. Además, no saben dónde están». paula vargas Es una cooperante boliviana que lleva un año trabajando en el país en la protección de menores. Nos cuenta que en este momento hay 14 niños y niñas cuyos padres no han sido localizados, que muchos de los que están alrededor 3.300 niños afectados Hace días que no hablan por el susto y que tanto ella como su equipo no podrán desplazarse al lugar hasta una semana y media después del desastre por motivos de seguridad. La salud mental de estos niños no será atendida hasta que lleguen Paula y sus acompañantes. El riesgo de sufrir un trauma es enorme.

«El hospital más cercano está ahora a tres horas de camino», señala con preocupación. Poco antes de la avalancha, una tribu destruyó el centro de salud más cercano en represalia. «Es difícil saber por qué lo hicieron», dice Paula. «Eso es parte del conflicto que está ocurriendo. De repente están cuidando a alguien de otra tribu. Quién sabe. Lo destruyen y se van mucho antes de que llegue la Policía». Ni siquiera se sabe qué tribu fue la responsable. El clima de violencia se suma a otras ‘plagas’ como el cambio climático y la deforestación que contribuyeron al desastre o las distintas tradiciones tribales, una de las razones que impiden que Maquinaria pesada accedió al lugar durante las primeras horas para buscar sobrevivientes.

Para los vecinos de la zona es prioridad no dañar los cuerpos de su pueblo y no traicionar sus cultos funerarios. En lugar de excavadoras, los supervivientes eligieron cavar con tus propias manos y esto ralentizó drásticamente los esfuerzos de rescate. Mientras tanto, la descomposición de los cadáveres de personas y animales los pone en riesgo de contraer enfermedades a las que se enfrentarán sin medios suficientes. Otras preocupaciones a las que se enfrentan los cooperantes son las bajas tasas de vacunación que existen en las zonas más aisladas de Papúa debido a factores como la falta de personal cualificado o el escepticismo reinante en las comunidades.

Violencia doméstica

Ángela y Paula destacan lo que para ellas es el mayor riesgo: la violencia doméstica contra mujeres y niños. «Después del desastre, habrá más abusos debido a la frustración. Han perdido sus medios de vida», afirma Ángela, que teme que los niveles de estrés agraven una situación que ya era problemática antes de la avalancha. A pesar de ser una nación con ricos recursos naturales, alrededor del 40 por ciento de la población de nueve millones de personas vive en el umbral de la pobreza. hay desnutrición«Lo que se enfatizará más» tras la catástrofe es que es normal que las niñas menores de 16 años se casen, «los casos de violación de menores son enormes…». Ángela teme que el trabajo que están realizando se retrase por esta emergencia. Paula tampoco se muestra optimista y pone sobre la mesa uno de los temas que más le quita el sueño: las agresiones a mujeres acusadas de brujería.

«Los casos están aumentando. Las torturan y las queman porque las acusan de ser brujas o de practicar magia negra», afirma Paula. «Conozco casos en los que niños Vieron asesinar a sus madres y son expulsados ​​de sus comunidades». En ese momento se determina el destino de estos cachorros. Ser cuidados por otras tribus puede causar un conflicto tribal e incluso si una mujer logra escapar, los perpetradores no lo hacen hasta que encuentran Ella quien cae «Tememos que este tipo de casos aumenten después de esta emergencia», confiesa.

La isla de las tragedias que el navegante español Íñigo Ortiz de Retes puso nombre en 1545 está de luto. Una semana después del desastre, miles de supervivientes de la aldea de Yambali marchan de luto con el rostro y el cuerpo pintados de blanco. Gimen al unísono con una angustia que es intergeneracional. Muchos sollozos son de niños. La gente está conmocionada y tiene la sensación de que cualquier situación puede volver a acortar sus vidas. Las autoridades han confirmado que la tierra sigue moviéndose tras el desprendimiento y todavía se teme que se produzca otra avalancha. La sensación de vulnerabilidad es total. y en una sociedad tan supersticiosa surgen los miedos. También los deseos. Una de las más importantes es que otras tribus se solidaricen con su desgracia y se comprometan a una tregua que sirva para eliminar, al menos momentáneamente, una de las aflicciones que más define sus vidas: la vulneración de su integridad. Este deseo es compartido por los trabajadores de ayuda humanitaria. Son ellos quienes han elegido vivir con un riesgo extremo y constante que aceptan por solidaridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *