22 de junio de 2024

Un mensaje apareció en las pantallas: «Es una noche que recordarás por el resto de tu vida». Y justo cuando llegó la medianoche Jarvis Cocker Apareció bajando unas escaleras como una gran estrella del pasado, de un mundo lejano, y volvió a cantar como si le fuera la vida en ello. Yo espío, Disco 2000 y Se forma estiércol. Son tres deliciosas canciones de 1995, de la gran obra maestra de pulpaclase diferente, pero ahora Jarvis (y sus compañeros) tienen 60 años y han pasado 23 desde que el grupo se separó, su voz ya no es la misma y los acompaña un hermoso pero elegante juego de cuerdas. ¿Ver a Pulp de nuevo no era más que un atracón de nostalgia? Por supuesto que lo era, pero eso no pareció preocupar a la multitud sonriente que saltaba y bailaba frente a su escenario. Sonido de primaveradonde no se celebró una fiesta, sino una fiesta, y el drama, y ​​la emoción, y la tragicomedia, y la magia y todas las cosas que perdimos de Pulp y que recuperamos por una noche y nos dimos como deseo momentáneo.

El festival barcelonés celebra esta semana su vigésima segunda edición, primero en espacios de toda la ciudad y desde ayer hasta el sábado en 15 escenarios repartidos por el Parc del Fòrum. El miércoles el recinto se inauguró con una pequeña jornada inaugural con actuaciones gratuitas durante todo fénix y estela maris, entre otros colectivos, y la organización estima que más de 65.000 personas asistieron este jueves al enorme recinto de 30 hectáreas. Junto a Pulp, el eje vertebrador del cartel era la nostalgia noventera, con Deftones, el cantante de Portishead Beth Gibbons, Banda Árabe, Lampbchop y Pelirroja rubia.

Los años 90 fueron la década de la pereza, las camisas de leñador, el ensimismamiento, el cinismo y el odio al éxito. Los Pulp nunca fueron holgazanes, ni usaron camisas de leñador, ni ensimismados, aunque sí les gustaba bastante la psicodelia (y anoche lo recordaron), pero fueron reyes del cinismo y mantuvieron una tormentosa relación exitosamente mantenida. Lo querían con la angustia de un don nadie, lo disfrutaron en el apogeo del britpop y luego el éxito los arrolló hasta que se divorciaron o mejor dicho tuvieron que divorciarse en 2002.

esto fue el jueves Sexto concierto de Pulp en Barcelona y el tercero en Primavera, «uno de los mejores festivales d», repitió Cocker en varias ocasiones durante su actuación. Y como este segundo encuentro desde su ruptura es una feliz concesión a la nostalgia y no camuflan sus intenciones, anoche tocaron muchas de las canciones que ya interpretaron en su delicioso regreso de 2011.

Jarvis Cocker, cantante de Pulp, durante su concierto en Primavera Sound

Jarvis Cocker, cantante de Pulp, durante su concierto en Primavera Sound.Sergi Pamiés

Se comprometieron Algo ha cambiado al bajista de la banda Steve Mackey, fallecido el año pasado, y al también fallecido Steve Albini, y cuando tocó Guante rosa Estaba claro que reunirse con Pulp era mejor que la mejor fiesta de exalumnos.

Hierba y Malezas II (El origen de las especies)dos largos medios tiempos de intenciones oblicuas de su álbum Amamos la vida, formaron una especie de pausa hasta que el concierto rápidamente volvió a convertirse en un desastre. Jarvis Cocker, tan carismático y divertido como siempre lo recordaremos, envuelto en terciopelo, fusilado LLAMADO SENTIMIENTOS DE AMOR al espacio exterior. Jugaron con mucho amor. Clasificados para E y Wizzcual es una de sus mejores canciones Recuerdas la primera vez? Sonó tan amable como debería y amanecercon un brutal desarrollo de rock eléctrico, que culminó en un catarsis.

El bis tuvo una sorpresa: Como un amigo con el clásico logo de Pulp en la pantalla, fue muy emocionante; ropa interiorcachonda y parecida a una balada sardónica, condujo a la inevitable apoteosis de gente común, en una versión bastante larga. Y cuando parecía que el concierto había terminado y la gente ya buscaba otro escenario, aparecieron nuevamente para cantar. Razzmatazz en honor a la sala Barcelona.

Terminó un maravilloso atracón de nostalgia.

Fin de semana vampírico, brillo y frescura

Entre más de 60 bandas y artistas, el segundo cabeza de cartel del evento de anoche fue la banda neoyorquina Vampire Weekend. Componer una canción pop es elegir caminos que se crucen y dejar que el viaje fluya con gracia. Fin de semana vampírico es el grupo de pop que siempre toma la decisión correcta, nunca sigue el camino esperado y termina mejor que cuando salió cuatro minutos antes. Qué grupo, por favor, y qué divertido estar en su compañía, dejarse llevar. su ingenio, su frescura, su chispa: su alegría. Escucharlos y ser feliz es lo mismo.

Entienden el pop como una expresión artística y, por si no estaba claro, en las primeras canciones se reproducían de fondo vídeos de obras de arte contemporáneo e imágenes que combinaban a Miró con Mondriaan.

BARCELONA, 30/05/2024.- El cantante estadounidense de Vampire Weekend, Ezra Koenig, durante su concierto en el primer día de pago del Primavera Sound, hoy jueves en Barcelona.  EFE/Alejandro García

El cantante de Vampire Weekend, Ezra Koenig.Alejandro GarcíaEFE

El trío, ampliado hasta convertirse en un septeto con tres guitarras y (nota) dos baterías, saxofón o violín, sucumbió hace mucho tiempo a los encantos del barroco y combinó con alegre facilidad baterías de inspiración afropop con pianos de Mozart en Enlace Pero además de ser un compositor y arreglista muy ambicioso, Ezra Koenig es un intérprete maravilloso que, como cantante, transmite muy bien la agradable ligereza de sus canciones. Parte del encanto de la banda reside sutilmente en el fresco ritmo de su fraseo, por ejemplo en los sinuosos Compasión o en Coma de Oxford y su falsete.

Las canciones radiantes parecían florecer como trucos de magia. White Sky, Vacaciones, Clásico, Infieles… cabrinda uno con un sinfín de detalles y matices, elevando la canción pop a una dimensión superior.

La programación del festival es como siempre tremenda, muy diversa tanto en géneros musicales como en ambiciones artísticas o tipo de público, pero este jueves no había Numerosos guiños a la nostalgia de los 90.

Miren a estos cuatro señores vestidos de negro que empiezan a tocar sin saludar un rock repetitivo, ambiguo y apasionado, de Tono serio y aroma siniestro, heredero del post-punk. En cualquier escenario y frente a cualquier audiencia actual, la propuesta de Arab Strap es anacrónica. La caja de ritmos, la letanía cáustica y las guitarras eléctricas deslizantes eran ‘lingua franca’ en los años 90; El dúo escocés se separó a principios de siglo y tras 16 años sin grabar, regresaron a su música angular en 2021. Su octavo álbum se titula con un lema definitivo: Creo que es absolutamente genial, ya no me importa (Estoy perfectamente bien con eso. Ya no me importa un comino).

BARCELONA, 30/05/2024.- La cantante y compositora británica Beth Gibbons durante su concierto en la primera jornada de pago del Primavera Sound, hoy jueves en Barcelona.  EFE/Alejandro García

Beth Gibbons durante su concierto.Alejandro GarcíaEFE

¿Y de qué me estás hablando? pelirroja rubia, ¿Tocas este rock entrecortado y fracturado con disonancias y melodías vocales al revés? Ya no podían ser los noventa, porque de hecho el trío en Nueva York participó en la forja de esa estética alternativa que encontró en la diferencia la mejor manera de articular inquietudes artísticas.

Además, este jueves ha contado con la actuación de uno de los artistas fetiche de los 90 y del propio festival, Steve Albini, fallecido el pasado 7 de mayo y que actuó en el Primavera Sound con Shellac durante 15 años consecutivos. En su memoria, uno de los escenarios lleva su nombre en esta edición y este jueves, a la hora en la que estaba previsto su concierto, se interpretó el reciente disco del trío. A todos los trenesuna sesión de escucha a la que asistieron un centenar de fans que aplaudieron al final de cada canción.

BARCELONA, 30/05/2024.- Ambiente durante la primera jornada de pago del Primavera Sound, hoy jueves en Barcelona.  EFE/Alejandro García

Ambiente durante la primera jornada de pago del Primavera Sound.Alejandro GarcíaEFE

Éstas se encuentran entre las 215 actuaciones previstas en el recinto del macrofestival durante estos tres días (algunos de los conciertos serán retransmitidos por Prime Video) y que vuelven a formar parte un cartel conjunto, en el que hay tantos artistas masculinos como femeninos. Según datos de la organización, el público del festival procede de 134 países y más de la mitad, entre un 55 y un 60%, es de fuera de Barcelona, ​​lo que aumenta el impacto económico del evento musical para la ciudad ( es un festival urbano) sin campamento).

El festival catalán no se duplica en Madrid este año. Con una expansión internacional que llevó a la compañía catalana a consolidarse como productora de festivales internacionales, Con un modelo replicado en diferentes formatos en Portugal, Uruguay, Argentina, Colombia, Chile, Paraguay y Brasil, dio el año pasado el salto a la Comunidad de Madrid. La experiencia en la Ciudad del Rock de Arganda fue un fiasco: un día se suspendió por malas condiciones meteorológicas y los otros dos se vieron perjudicados por graves problemas de acceso al recinto y de comunicación con Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *