30 de mayo de 2024

Michael Ignatieff, historiador, ex político y importante analista del nacionalismo, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales

0

Actualizado

Michael Ignatieffensayista, profesor de Historia y líder de la oposición canadiense, este miércoles el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales. Con 77 años recién cumplidos, es uno de los analistas más lúcidos del nacionalismo como fenómeno boomerang de las últimas décadas y siempre ha tenido un ojo puesto en la situación de Cataluña desde la perspectiva canadiense.

El presidente del jurado. Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales, Alejandro Portesotorgó el premio a Michael Ignatieff por su «vida profesional intensa y polifacética, que abarca desde el estudio de la filosofía hasta el ejercicio del periodismo y la política». «Aplica una reflexión crítica sobre los grandes conflictos políticos de nuestro tiempo», aseguró. “En su obra, el análisis de problemas políticos concretos se hace siempre a partir de las exigencias normativas de los sistemas democráticos. El resultado es una original mezcla de realismo político, humanismo e idealismo liberal donde los valores de libertad, derechos humanos, tolerancia y La salvaguardia de las instituciones es su preocupación fundamental.»

«El aporte de este autor constituye una referencia esencial para guiarnos en un presente tan lleno de conflictos bélicos, polarización política y amenazas a la libertad», concluyó Portes. El canadiense sucede al historiador francés como ganador Hléne Carré dEncausseuno de los grandes especialistas de la historia rusa, fallecido el 5 de agosto a la edad de 94 años.

Esta semana, el pensador Michael Ignatieffdiscípulo de Isaías Berlín está en Madrid, donde ha celebrado la conferencia este martes por la tarde La democracia en las urnas: cuando el sistema se convierte en objeto de debate en el Fundación Areces. poco antes, Michael Ignatieff concedió una entrevista a en la que analiza detalladamente y con mucha pasión los principales temas que desafían nuestra democracia, con las elecciones europeas (9 de junio) y las elecciones presidenciales estadounidenses (5 de noviembre) ya cerca en el horizonte.

En su cruzada democrática Michael Ignatieff enfrentado Víctor Orbe y su impulso autoritario desde su posición como rector del Universidad Centroeuropea de Budapest y es un referente en el estudio del nacionalismo y los derechos humanos. Está tan fascinado por la democracia que en 2005 incluso abandonó la comodidad de las aulas de Harvard. para explorar las arenas movedizas de la política como líder de Partido Liberal Canadiense. Sin embargo, su aventura no salió como esperaba y regresó a la biblioteca para seguir escribiendo libros.

Siempre a la vista de la situación catalana, Michael Ignatieffaseguró a unas horas antes de recibir el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales que si un profesor de español llega a su país a la mañana siguiente de las elecciones del domingo y les cuenta a los canadienses lo sucedido, «los canadienses sonreirán».

«Mira, un canadiense como yo, orgulloso de haber hecho funcionar a mi país a pesar de una gran división lingüística, cultural y religiosa durante 150 años, se alegra cuando se derrota el separatismo. Si es una derrota, diría, como amigo de su país, que Es un buen día para España.«, asegura el profesor. Y, sin embargo, advierte: «En la medida en que las fuerzas independentistas han perdido, creo que podemos estar ante un nuevo escenario. Pero el referéndum continúa«.

La posición de Michael Ignatieff Contra el movimiento independentista catalán también se posicionó a menudo en contra de las visiones identitarias de la unidad española. «Siempre he sido igualmente partidario de reconocer la especificidad lingüística, cultural e histórica de Cataluña», afirmó el martes.

Fuerte opositor del impulso autoritario

El ex profesor de Cambridge, Oxford y Harvard avanzó con su experiencia como político, que reflexionó sin ser indulgente. Fuego y cenizas. éxito y fracaso en política (Tauro). Humildemente retiró su apoyo a la guerra de Irak tras comprobar que las pruebas de invasión, las famosas armas de destrucción masiva, eran un engaño. Y su oposición al impulso autoritario de Viktor Orbón como rector de la Universidad Centroeuropea -una institución financiada por George Soros- le aconsejó recientemente cambiar su sede de Budapest a Viena. Sin bajar un solo decibelio su predicación, el intelectual detrás de títulos como Las virtudes cotidianas. Orden moral en un mundo dividido y El mal menor: ética política en una era de terror (ambos en Taurus, 2018) continúan oponiéndose al régimen iliberal húngaro y, en general, a cualquier enemigo de la libertad.

Para él, el término democracia se utiliza últimamente para legitimar cualquier cosa. Para él, la democracia siempre significa un debate sobre las normas en el que lo más importante es siempre el respeto a la opinión de los demás: «No debemos dar por sentada la libertadporque cuando el debate se calla, tú puedes perder tu libertad como periodista o yo puedo perder mi libertad como escritor.

Vivimos, en opinión de Michael Ignatieff, en la era de los «oportunistas» que utilizan la democracia para vaciarla desde dentro: «Sin embargo, apostar contra la democracia es un error. La sociedad reconoce la conexión entre la democracia y su libertad. Es algo que se siente». «Orbón no estará aquí para siempre», asegura. «Ni Modi, ni siquiera Putin».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *