20 de mayo de 2024

Volodimir Zelensky debía llegar a España este viernes 17 de mayo. Era un viaje que había sido organizado semanas antes con discreción y cuidado para preservar la seguridad del presidente de Ucrania. Zelensky llegó a Madrid acompañado de Rüstem Umerov, Ministro de Defensa de Ucrania, y por alguien del Ministerio de Asuntos Exteriores, probablemente Dmytro Kuleba. Sin embargo, la situación en el frente de su país provocó que el martes por la tarde se cancelaran todos sus viajes al extranjero debido a los problemas en el frente.

Zelensky ya viajó a Alemania y Francia y su presencia en España confirma que le gusta el país un socio esencial, aliado clave de la OTAN, en su lucha contra Rusia y Vladimir Putin. El viaje fue preparado a todos los niveles. Zelensky mantendrá una reunión con Felipe VI, jefe de Estado, y un almuerzo en el Palacio Real luego con los Reyes. Por la tarde, Defensa quiso concertar algún tipo de reunión con Margarita Robles para reafirmar el compromiso de apoyo. Pero la reunión más importante tendría lugar a primera hora de la mañana, cuando Zelenski sería recibido en el Palacio de la Zarzuela junto a Pedro Sánchez. ¿La meta? Firmar un acuerdo bilateral de asistencia de seguridad en Ucrania.

Se trata de un documento similar al que Zelensky ya firmó con otros países europeos. Se trata de un papel de trabajo destinado a garantizar una ayuda sostenida y organizada a Ucrania a lo largo del tiempo. En el documento, como más El permiso, España está comprometida con ello hacer cumplir las sanciones impuestas a Rusia a lo largo del tiempo, así como cooperar con la Corte Penal Internacional en la búsqueda de posibles crímenes de guerra por Vladímir Putin. Sin la categoría de tratado internacional, el documento quiere establecer un monto económico que regular la ayuda militar a Ucrania. Sin embargo, estos millones deben estar sujetos a su previsión en los Presupuestos Generales del Estado de cada año, por lo que la cuantía no puede ser definitiva ni existir obligación de cumplimiento al tratarse simplemente de un acuerdo bilateral.

Ambos ejecutivos trabajan en este documento desde marzo, cuando España quiso sumarse a los países del G-7 que buscaban más garantías para Ucrania después de que la cumbre de la OTAN celebrada en Vilna retrasara su adhesión a la organización transatlántica. España, en su afán por mostrarse como un socio fiable pese a no invertir aún el 2% de su producto interior bruto en defensa, quiso sumarse a esta llamada y Las negociaciones han comenzado. Sánchez y Zelenski hablaron de ellos en una conversación telefónica el 7 de mayo, donde acordaron verse próximamente.

Una vez cerrado el trato, Zelensky debía volar a Madrid el viernes. será el primera visita oficial del presidente ucraniano a España, ya que su presencia en Granada el pasado mes de octubre respondió a la invitación de la Tercera Cumbre de la Comunidad Política Europea. En aquella ocasión, el ucraniano salió con la promesa de nuevos lanzadores de misiles Falcon y sistemas de combate antidrones.

Desde que comenzó la invasión rusa de Ucrania, España ha intentado mantenerr una ayuda constante Tras el pase fue uno de los primeros en contactar con Ucrania para enviar material. Y 48 horas después del estallido de la guerra, un avión envió veinte toneladas de material humanitario. También fueron enviados 70.000 uniformes del invierno que formaba parte del equipamiento del Ejército.

España se mostró reticente, pero acabó rehabilitando diez vehículos Leopardo 2A4 para enviar a Ucrania. Actualmente se están actualizando 19 vehículos blindados más que estaban hibernando en Casetas para enviarlos al frente. España será, como en anteriores ocasiones, la encargada de formar a los equipos de soldados necesarios para la gestión y mantenimiento de cada uno de los Leopardos.

El Ministerio de Defensa participa en la misión europea de formación de soldados ucranianos. Un ala de la Academia de Artillería de Toledo fue reconvertida para albergar el Centro de Coordinación de Entrenamiento de Toledo, donde ya se entrenaban los soldados. 4.000 soldados, El 10% del objetivo marcado por Borrell para este año: llegar a los 40.000 militares formados en la Unión Europea. Desde el inicio de la misión, el Ejército ha ofrecido diversos cursos, la mayoría de ellos de formación básica, pero también muchos vinculados a material donado.

como mantener vehículos blindados de transporte ferroviario (TOA), que envió unas decenas al frente. Además, este año se impartieron por primera vez los módulos de mantenimiento de sistemas de artillería de defensa aérea y se enviaron seis misiles Patriotas para este trabajo. El Estado Mayor de la Defensa impartió un Módulo de Ciberdefensa a través del Mando Conjunto del Ciberespacio. La Armada, por su parte, fue instructora de los cursos de formación Entrenamiento básico y Planificación Operativa. Como novedad, este año se inició la impartición del curso de minería submarina. Finalmente, el Ejército del Aire y del Espacio impartió en 2023 los cursos de Conducción de Apoyo Aéreo y Misiles Antiaéreos de Aspide, que también donó España.

Todas las ayudas quedarían organizadas el viernes en un documento firmado por Sánchez y Zelenski. Pero Sergiy Nykyforov, El secretario de Comunicaciones del gobierno ucraniano, explicó que el presidente dio instrucciones de que se pospongan todos los eventos internacionales previstos para los próximos días y se coordinen nuevas fechas tras la decisión de trasladar sus tropas desde Lukyantsi y Vovchansk para preservar sus vidas, la bilateral entre presidentes queda pendiente una nueva fecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *