20 de mayo de 2024

David Summers: «En los 80 nos tiraban al escenario sujetadores, bragas y hasta un Rolex»

0

Hombres G recibe hoy en San Isidro la Medalla de Madrid, una condecoracin municipal por toda su trayectoria. El grupo vive una segunda poca dorada y los jvenes de ahora corean de nuevo sus canciones como en sus momentos de apogeo.

PREGUNTA. Qu supone para vosotros este galardn?

RESPUESTA. Es un honor enorme. Estamos completamente sobrepasados por todos los premios que estamos recibiendo. Nos han dado la medalla de la Comunidad y ahora la de Madrid.

P. El jueves diste el pregn de San Isidro con este mensaje: «Madrid est hecha de todos. Por eso, los que somos de aqu somos de todas partes».

R. As es. Ya dijo el alcalde en el balcn que es muy difcil encontrar a un madrileo que sea de Madrid. En nuestra generacin somos todos hijos de emigrantes de toda Espaa, en mi caso de Andaluca: mi padre de Sevilla y mi madre de Huelva. Y a todos mis amigos les pasa igual. Sus padres son de fuera, pero sus hijos ya son madrileos.

P. Hombres G vuelve a estar de moda. Mis hijos corean vuestras canciones igual que lo haca yo de joven.

P. Es inexplicable. Lo que nos ha pasado a los Hombres G no le ha pasado nunca a nadie. Nuestros compaeros de generacin, que algunos siguen tocando, ninguno est al nivel de Hombres G. Me cuesta mucho decir esto porque intento siempre ser modesto. Estar 40 aos juntos ya es un milagro. Pero es que despus de 40 aos estamos tocando en el Santiago Bernabu y las 75.000 entradas se agotaron en cuatro horas. De aqu nos vamos a Estados Unidos a tocar en un sitio de Nueva York. Es decir, el grupo est en un nivel como no ha estado nunca en la vida.

P. Por encima de los aos 80 cuando empezasteis?

R. Bueno, lo de los 80 fue una especie de fenmeno sociolgico con el rollo del fanatismo de las nias, del histerismo y todo eso. Eso ahora mismo, gracias a Dios, no lo tenemos. Pero estamos tocando en recintos mucho ms grandes con un abanico de pblico enorme, que va desde nios de diez aos hasta gente de 60 como nosotros. Y eso es absolutamente inaudito, nunca le haba pasado a ningn artista antes. Creo que va a ser difcil que un artista puede igualar ese tipo de experiencia de estar tantos aos juntos y al mximo nivel.

P. Cul es la clave para seguir juntos? La mayora de los grupos con xito se acaban separando.

R. Somos amigos desde que ramos nios y nos queremos mucho. Y nos une tambin la generosidad y el buen rollo de intentar hacer las cosas con ilusin y energa. Vivimos una vida de privilegio absoluto y pensamos que sera una estupidez por la vanidad de alguno de nosotros que eso se fuera al carajo, no? Nos queremos como hermanos, incluso mejor que los hermanos, porque hay hermanos que se llevan a hostias.

P. Y, por qu os peleis? Por alguna cosa, saltarn chispas.

R. No te creas. Es muy raro que estemos en desacuerdo. Normalmente, vamos siempre en la misma direccin. A lo mejor en algn proyecto concreto, hay alguno que no lo ve y lo repensamos. Todo lo hacemos por consenso.

P. Y cmo se lucha contra los egos?

R. Mira, yo siempre he mantenido que el que se vuelve gilipollas por ser famoso es que ya lo era antes. La fama amplifica todo lo que t eres. Si eres una buena persona, intenta mantener los pies en el suelo para que la vanidad no venza la batalla. Mi padre siempre me deca que no hay que darle mucha importancia el xito y el fracaso porque ambos son temporales.

P. Tu padre, Manolo Summers, era un gran director de cine que quizs est demasiado olvidado. Cul crees que es su legado?

R. Por supuesto, sus pelculas y sus dibujos. Este ao se ha estrenado un documental sobre su obra ahora que hace 31 aos que muri. Mi padre fue una figura absolutamente referente para m e intento que la gente no se olvide nunca de l. La gente no muere hasta que no nos olvidamos de ellos.

P. Le desobedecas mucho?

R. No. Le haca caso. l no te haca obedecerle. Te daba consejos y yo era la nica persona por la que me dejaba aconsejar. Cuando muri, me sent hurfano como hijo y tambin perd a mi gran consejero. De hecho, ahora muchas veces cuando tengo dudas en algo, siempre miro para arriba y digo: «Pap, qu hago? chame una mano». Todos los consejos que me dio me han ayudado muchsimo a ser quien soy.

P. Qu es lo ms surrealista que te ha pasado en un escenario?

R. Los conciertos de los aos 80 eran una locura impresionante. O sea, nos tiraban de todo: no slo sujetadores, sino muecos, bragas, camisetas y una vez tiraron hasta un Rolex.

P. Un Rolex?

R. S, al da siguiente, llam la madre de la nia diciendo que su hija haba tirado un Rolex, que se lo haba regalado su padre. Nunca lo vi, la verdad. Pero nuestra vida era bastante bastante surrealista en aquellos aos.

P. Cuntos sujetadores y bragas os podan tirar en un concierto?

R. No tengo ni puetera idea, pero el escenario era un mar de sujetadores y un mar de ropa interior de nias. Uno de nuestros tcnicos que todava sigue trabajando conmigo se dedicaba a recogerlos y los guardaba en una caja. Tenamos un flightcase enorme lleno de sujetadores Y el da del ltimo bolo de la gira los tiraba y nos enterraba all en sujetadores.

P. Vivisteis un fenmeno fan tremendo. Cmo se sobrevive a tener a 100 nias de 15 aos en la puerta de casa todos los das?

R. Con sentido del humor. Todos nos remos siempre de eso. Nos pareci algo totalmente absurdo y nunca nos lo tomamos en serio. Con esa distancia que te da sentido del humor, lo llevas mucho mejor porque te hace tener los pies en el suelo. De hecho, la cancin de las chicas cocodrilo es una broma sobre eso.

P. Por mucho que l se lleve la fama, t has ligado ms que Julio Iglesias. Se cansa uno de ligar tanto?

R. Nunca. [Re] Bueno, ahora ya no. Ni salgo ni bebo ni fumo ni nada. Lo que hago es hacer ejercicio y dieta para poder estar en los conciertos al 100%. Despus del concierto, me voy a dormir, Ya no me voy de fiesta nunca.

P. Se puede ser fiel en una relacin con toda esa legin de fans?

R. Se puede intentar [Re].

P. La fidelidad est sobrevalorada?

R. Bueno, yo en este momento de mi vida, desde hace ya unos cuantos aos, soy totalmente fiel. S. Yo cambi. Tuve una poca difcil cuando era jovencito, pero ahora soy de otra manera. Y me compensa muchsimo. Soy muy feliz siendo as.

P. Ni macarras ni pijos. Cmo sois Hombres G?

R. Siempre hemos sido gente muy normal. Nosotros ramos los chavales del Parque de las Avenidas que tenamos nuestra pandilla, nuestras novias y un da montamos un grupillo. De repente, hicimos Sufre mamn y nos explot en la cara. Lo que era nuestro hobby se convirti en nuestro trabajo. A m se me olvida completamente quien soy cuando salgo a la calle. Me voy donde me da la gana y voy sin ningn tipo de escolta ni hostias. Y se me olvida que soy David Summers de los Hombres G.

P. Taburete ha recogido vuestro testigo? A ellos tambin les llaman cayetanos.

R. Taburete es un grupo fantstico. Adems, son amigos mos y hemos hecho una gira juntos, pero su msica no tiene nada absolutamente que ver con los Hombres G. Lo que pasa es que como son chavales normales, muy majos y muy fciles de llevar, tambin les llamarn pijos. Si no eres un macarra o no vas con una cazadora de cuero con crucifijos en las orejas te llaman pijo. Pero realmente nunca lo hemos sido. Y, adems, es un debate que ya sinceramente me aburre.

P. Vuestras letras eran bastante punkies. Cmo vivs esta nueva ola de puritanismo?

R. Me parece todo una estupidez y que a la gente se le est yendo la cabeza de una manera ya preocupante. Entonces, la verdad, es que yo no he cambiado nada mi manera de trabajar y no pienso cambiar ni una coma de lo que he escrito. Lo nico que s es verdad es que ahora si estoy escribiendo una cancin y pienso que puede cabrear a alguien, pues intento cambiarla, porque yo nunca he hecho canciones para ofender a nadie.

P. S, al final, se autocensura uno aunque no quiera a la hora de poner un tuit.

R. En Twitter pongas lo que pongas se van a cagar en tu puta madre. Da igual. Si dices «buenos das», alguien te va a contestar: «Buenos das, hijo de puta». Les tengo mucho asco a las redes sociales porque me parecen un cncer de esta sociedad. Todos los das pienso en mandarlas al carajo, lo que pasa que las uso para trabajar y anunciar conciertos. Me vienen bien para que aumente la venta anticipada.

P. Vuestra letra de Devulveme a mi chica sigue levantando polmica. El otro da sali una encuesta del CIS que deca que el 40% de los hombres cree que se ha llegado tan lejos en la igualdad de la mujer que ahora se sienten ellos discriminados. Cmo lo ves?

R. No lo s. No tengo ni idea. Yo he sido una persona absolutamente respetuosa siempre con las mujeres. Por ejemplo, estas estupideces del consentimiento y esas cosas, y yo digo: «Pero, cundo no ha sido necesario el consentimiento?». Cualquier persona educada intenta ligar con alguien con consentimiento, porque si no, l no est siendo educado, sino un ser desagradable.

P. Adems, en tu caso, probablemente al que no te pedan el consentimiento era a ti.

R. Pues s, as era! Es que adems se puede dar de los dos lados: de hombres a mujeres o de mujeres a hombres.

P. A ti se te habrn abalanzado mujeres que a lo mejor t no queras que se te abalanzaran.

R. Te lo aseguro. Pero como no tenan consentimiento, pues tampoco las he dejado.

P. Me supongo que a alguna fan te la has tenido que quitar de encima un poco a manotazos.

R. Alguna vez, s. No a manotazos, pero entindeme. Mira, si t coges mi cancin, Sultate el pelo y dice: «Sultate el pelo y luego si quieres el sujetador». O sea que ah yo ya estaba poniendo el consentimiento por delante.

P. La crtica os vapule al principio. Os sents por fin valorados?

R. Nos sentimos queridos, sobre todo, por el pblico. La gente se lo pasa muy bien en nuestros conciertos porque transmitimos buen rollo. Las crticas nos vapulearon? Pues s, la crtica vapulea a todo aquel que triunfa. Es lo normal. Lo peor es dejar indiferente. Yo nunca he escuchado ni he ledo casi nada de esas crticas. Pas totalmente de ellas porque no quera dejar que influyeran en mi trabajo.

P. Lola Flores aconsejaba a sus hijos que cuando estuvieran al borde del precipicio diesen tres pasos para atrs. Has estado a veces al borde de ese precipicio?

R. No. Yo soy una persona siempre muy prudente. Siempre ha habido puertas que no he querido abrir, porque ya saba lo que haba detrs. En ese sentido he tenido mucha cabeza, he sido una persona muy cabal y he tenido un sentido de la responsabilidad muy grande con mi trabajo. Y, entonces, por ejemplo, el tema de los excesos y todo eso nunca ha ido conmigo.

P. Tuviste algn problema de ansiedad y confesaste que ahora usas teleprompter en los conciertos.

R. S. He estado toda mi vida sin usar teleprompter recordando todas las letras. He escrito ms de 200 canciones. Y me acordaba de todas las letras porque cuando las escribes se te quedan grabadas. Pero, cuando me estaba divorciando hace unos aos, tena la cabeza en ebullicin completamente, sala al escenario con mil movidas en la cabeza y me quedaba como en blanco. Entonces, empec a pedir el teleprompter y ya lo llevo siempre, aunque no lo miro nunca. Ahora mi vida vuelve a ser estable, feliz y vital. Y ya no lo miro nunca, pero me gusta llevarlo por si acaso.

P. Cmo se aprende a envejecer?

R. Con naturalidad. Nos va a pasar a todos. No lucho contra eso, lo que s hago es ejercicio todos los das, intento comer sano y dej de fumar. Intento cuidarme porque lo que quiero es alargar de alguna manera mi vida, no slo personal sino tambin profesional. Y poder salir al escenario y hacer una gira y no cansarme porque esto cansa. Estar siempre en forma para poder salir al escenario dos horas y media como hago todas las noches, cantar y dar saltos como un loco.

P. Has contado que tampoco puedes competir contigo mismo a los 25 aos. Cmo es esa competicin?

R. Me refiero a que cuando tienes canciones que significan tanto para la gente las tienes que cantar toda tu vida, sabes? Pues te pasa como a Paul McCartney, que saca un disco buensimo, pero por muy bueno que sea el disco, la gente va a los conciertos y quiere escuchar Yesterday y Let it be. A m tambin me pasa eso, que tengo que competir contra m mismo. Las canciones nuevas que hago no pueden competir contra Voy a pasrmelo bien o Sufre mamn, porque son esas canciones que la gente escuchaba cuando era chaval y entonces conoci a su novia y luego se cas y ahora tiene dos nios y ellos tambin son fans nuestros. Esa carga emocional que tiene Sufre, mamn no la puede tener la cancin nueva. Entonces, es como una crcel y, al mismo tiempo, un privilegio. Pero tambin tengo esa crcel de que esas canciones no dejan pasar a las nuevas.

P. Por lo menos tocas las viejas porque yo he ido a algn concierto de alguna estrella como Lou Reed, que toc slo el ltimo disco y ninguna de las antiguas. Y piensas: Ya te vale.

R. Pero ves lo que t dices, te cabreaste.

P. Me cabre, claro.

R. Acaba el concierto y dices: «Me cago en tus muertos». Eso no se puede hacer. Estoy en contra de esa poltica que tienen algunos artistas gilipollas que de alguna manera reniegan de sus canciones antiguas. Renegar de una cancin tuya antigua es como arrepentirte de haberla hecho. Yo personalmente no me arrepiento de haber hecho ninguna cancin. Me siento muy orgulloso de haberlas hecho y, sobre todo, me encanta ver a los nios cantarlas y a la gente feliz cantndolas conmigo. Entonces, cmo no les voy a dar esa satisfaccin por muy harto que yo est de cantar Sufre, mamn? T te crees que hay algo comparable a ver a 80.000 personas cantando felices como perdices? Eso no se puede comparar con nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *