20 de mayo de 2024

Pogacar compagina las contrarreloj con una actuación brutal en el muro de Perugia

0

Actualizado

Ese día en La Planche des Belles Filles nació una leyenda, un demonio rubio de 21 años que revolucionó el orden establecido del panorama ciclista. Fue una contrarreloj con una trampa final en la que Tadej Pogacar destruir Primoz Roglic, una demostración de poder como ninguna otra para ganar su primera gira. Han pasado cuatro años y la relación del esloveno con las peleas individuales no ha sido la mejor. Más decepciones que alegrías. «Altibajos» en sus propias palabras. En las murallas de Perugia llegó su reconciliación. Y lo hizo a su manera, con una última actuación para robarse la victoria. Filippo Ganna y pone más terreno en el camino con sus perseguidores, especialmente con un Geraint Thomas que tuvo un desempeño por debajo de las expectativas.

Para saber mas

La primera batalla contrarreloj de este Giro tuvo particularidades a tener en cuenta. En la Umbra medieval, las ciudades todavía están dominadas por sus torres en las cimas de las colinas e incluso hubo que subir a Perugia después de 30 kilómetros llanos. Un muro (1,2 kilómetros al 12%) para decidirlo todo. Y ahí, en intento tras intento, nadie como Pogacar, que en los últimos seis kilómetros, con su pedaleo rítmico, superó la desventaja con Ganna y celebró la victoria con el puño en alto (perdió 47 segundos abajo y llegó con un diferencia de 17 con el especialista del Ineos).

En las 16 contrarreloj que afrontó Tadej en las Grandes Vueltas después de La Planche, sólo logró una victoria. Fue en Laval, en la siguiente gira. Tiempos de duda, con Jonás Vingegaard parece cada vez más ingobernable. «Ha pasado mucho tiempo desde la última contrarreloj que hice [21 en el Mundial en Stirling; antes en Combloux, a 1:38 de Jonas]«Fue un desastre: desde entonces trabajé mucho en la contrarreloj en bicicleta, no estaba tan seguro de estar al 100%», admitió más tarde sobre la séptima etapa del Giro, de Foligno a la amurallada Perugia. vía Asís, fue más que una prueba. Había que aguantar el esfuerzo durante 30 kilómetros de carreteras rápidas y luego dejarlo todo, hasta el final, incluso dos kilómetros mortales donde la pendiente llega al 16% y hay que hacerlo. enciende la cabra.

Filippo Ganna, durante la contrarreloj del Giro.

Filippo Ganna, durante la contrarreloj del Giro.LUCA BETTINIAFP

Ganna dominó con mano de hierro, doblando hasta siete competidores, y parecía imposible que alguien le quitara el mérito. Con cada referencia, su beneficio aumentó. En el kilómetro 34 se sangraba con los favoritos y sólo Pogacar bajaba del minuto. Muchos, incluido Thomas, perdieron aún más tiempo en la subida y a algunos les gusta Daniel Felipe Martínez, cortaron algo. Tadej, con el suéter rosa y los polémicos culottes ciclamensimplemente voló a Perugia, furioso.

En casi 41 kilómetros (a 47,1 por hora), este Giro de cara al verano está prácticamente condenado. «Hoy ha ido bastante bien, habrá otra contrarreloj en el Giro, será otro entrenamiento para el Tour. Todavía puedo mejorar», admitió abiertamente. Geraint Thomas está a dos minutos de su rival (y ya son 2:46 en el global), Daniel Felipe Martínez, ahora segundo, un poco menos y escaladores como Juanpe López o Eiber Rubio más de cuatro minutos. Este sábado tendrán margen para volver a verse entre los 10 primeros de la general, ya que la etapa finaliza en alto, en Prati di Tivo, casi 15 kilómetros de ascenso con una media del 7%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *