20 de mayo de 2024

‘Del río al mar’, el lema palestino de discordia utilizado por el Museo Reina Sofá, enfurece a los judíos españoles

0

Actualizado

Del río al mar; solidaridad internacional con Palestina es el título de una programación del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofá que incluye 12 actividades (instalaciones artísticas, conferencias, transmisiones radiales y podcast, espectáculos y encuentros con vecinos) en solidaridad con los palestinos de Gaza. El proyecto, que durará hasta junio, ha enfadado a los representantes de las comunidades judías en España porque la frase del título, «Del río al mar», es un lema palestino que interpretan como una amenaza, como el anuncio de un futuro en el que Israel deja de existir y los judíos son eliminados del territorio que «del río al mar»desde el Jordán hasta el mar Mediterráneo.

El jueves, tras las protestas, el Reina Sofía publicó unas líneas que matizan el nombre de su programa: «Del río al mar es el lema poético utilizado desde los años 60 como afirmación de Libertad e igualdad de derechos de los palestinos.. Desde esta llamada al respeto a la vida -y en ningún caso desde el fomento de la guerra o la violencia, ni tampoco la referencia a la desaparición del Estado de Israel- este programa quiere hacer eco de las voces que piden la paz en todo el planeta», señala el museo. escribió en su sitio web Web. En su agenda de actividades aparecen pensadores de la descolonización como la francesa Françoise Verges y artistas palestinos o de origen palestino como Yazam Khalili, Amin Husain, Natasha Dhillon y Shuruq Harb. Además, el Sofá Reina recupera una colección de imágenes del cineasta israelí Amos Gitai que documentan el asesinato del primer ministro Yitzhak Rabin en 1995.

En media Europa, la frase es tabú: el pasado noviembre el Partido Laborista británico suspendió al diputado Andy McDonald por utilizarla en una protesta y la Asociación de Fútbol sancionó a varios futbolistas que la mostraron en redes sociales y camisetas. Alemania también prohibió el lema y la policía austriaca incluso disolvió las manifestaciones mientras la multitud gritaba «Del río al mar»., ya que lo considera una manifestación de odio. Pero en España el Ministro de Juventud y Infancia, Señor Regopublicó el mensaje en la red social X (antes Twitter).

«No creo que necesitemos pensar demasiado en el significado de la frase: lo que expresa la intención de arrojar a todos los judíos al mar«, afirmó David Obada, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España. «El lema se escucha desde hace décadas. «Lo increíble es que las instituciones repitan esto en un momento en el que hay una ola de antisemitismo y lo hagan pasar por un deseo de paz».

Sin embargo, el Reina Sofía interpreta el lema como una «confirmación de la libertad y la igualdad de derechos de los palestinos». ¿Por qué? Del río al mar Tiene un segundo verso que responde: Palestina sea libre. En inglés rima: Del río al mar / Palestina será libre. Y, dicho esto, uno podría pensar que la frase muestra un deseo de armonía y es una condena de la libertad limitada de los árabes que viven en Gaza y Cisjordania. En español hay una versión que también rima: Del río al mar / Palestina conquistada.

La historia de Del río al mar Es complejo y paradójico. Los grupos sionistas que construyeron el Estado de Israel lo usaron en hebreorefiriéndose al concepto de Honorable Israel, el gran Israel, un deseo de independencia y expansión territorial. En algún momento de la década de 1960, cuando Israel alcanzó su posición de dominio territorial sobre Gaza y Cisjordania, la frase saltó al árabe y adquirió el significado opuesto. El deseo de independencia, desde el río hasta el mar, pertenecía entonces a los palestinos. Del árabe el lema saltó al inglés y adquirió su apostilla democrática., Palestina será libre. Más tarde, cuando Hamás se convirtió en la fuerza central de la política palestina, parafraseó la frase en sus estatutos y su uso se volvió emblemático de su proyecto político.

El uso confuso de la frase. Del río al mar También plantea el problema del antisemitismo. ¿Cuál es el límite entre la crítica más o menos razonada de la política de Israel y el discurso del odio racial? David Obada anima a cualquiera que haga este tipo de críticas a preguntarse si ello provocará «más persecución y más agresión». Obada dice que su federación recibe cada día llamadas de ciudadanos judíos españoles que les cuentan el miedo que sienten a la entrada de sus templos y colegios. «Pero lo tremendo no es lo que dicen los individuos, sino lo que dicen las instituciones. Ahora lo hace un museo, pero antes lo hacían varios ministros de Sumar. Con el PSOE dialogamos, con Sumar no hay nada«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *