30 de mayo de 2024

Las grandes marcas buscan la intervención del Gobierno en la guerra contra el supermercado: «Algunas se pondrán rojas»

0

Actualizado

Durante meses, los principales fabricantes de alimentos, bebidas, higiene y cuidado personal han acusado a las cadenas de distribución de discriminar sus marcas privadas en los lineales de los supermercados. Y la guerra ha escalado a tal punto que los gigantes del sector, agrupados en Promarca, incluso preguntan Intervención gubernamental dada la pérdida de ventas en volumen que sufren como consecuencia del aumento de precios. «Algunos se pondrán rojos», dicen, en referencia a una posible inspección por parte del Ejecutivo como la que hizo en su día el expresidente. José Luis Rodríguez Zapatero. en medio de la crisis de precios de los alimentos en 2008.

Las marcas denuncian la «competencia desleal» de los supermercados. Especialmente aquellos que eligen un surtido corto y llenan sus estanterías con productos de marca blanca. En primer lugar, acusaron a los distribuidores de sacar sus productos del suministro a los consumidores y de aplicarles márgenes comerciales más elevados. Ahora van más allá y denuncian que hay cadenas de distribución que no sólo rechazan la innovación al no comercializar sus últimos lanzamientos, sino que llegan incluso a copiar sus fórmulas para aplicarlas en productos de su propia marca.

Para saber mas

Así lo dijo ayer el presidente de Promarca, Ignacio Larracoechea, al expresar «obstáculo insuperable a la distribución de un surtido limitado» a la innovación de marca, durante la presentación de los resultados del estudio ‘Innovation Radar’, elaborado por Kantar. El máximo representante de la asociación que defiende los intereses de las marcas de consumo masivo se refirió a que los supermercados más comprometidos con la marca blanca, como por ejemplo. Día, Lidl o Aldi, Ofrecen productos cada vez menos innovadores de marcas de fabricantes, y entienden como tal un producto que ofrece una característica novedosa y diferenciadora en una categoría concreta. Y en el fin, mercadona, que no ha puesto ni un solo producto de marca nueva en sus lineales durante el último año.

La situación de las marcas fabricantes en este ámbito es crítica, porque al hecho de que los distribuidores estén promocionando efectivamente sus propias marcas de distribuidor en un contexto de inflación en el que el consumidor busca ahorrar en la cesta de la compra, se suma el hecho de que la innovación está en su último momento. piernas. Los datos más recientes así lo demuestran La innovación en nuevos productos ha caído nada menos que un 43% en los últimos 13 añoscaer a un mínimo de solo 89 nuevos productos lanzados en 2023. Kantar parte de estos datos para afirmar que “la innovación necesita más apoyo, amor y cuidado para contribuir al crecimiento sostenible del mercado de gran consumo, porque trae demanda a las marcas y a los distribuidores”. , pero no aumenta su presencia en las cadenas, lo que reduce las posibilidades de acceso al consumidor», en palabras del director de insights del consumidor en la sección Worldpanel, César Valencoso.

Ante este escenario, Larracoechea afirmó ayer que «es de sentido común apoyar la innovación en el sector del gran consumo» y advirtió que «no apoyarla puede ser interesante para un operador pero no para la economía». «Lo ideal sería que trabajemos y cooperemos entre distribuidores y fabricantes y si no, hay leyes para intentar corregir eso», enfatizó. Consultado específicamente sobre qué medidas puede tomar el Gobierno para corregir legalmente esta situación, el presidente de Promarca se refirió a varias opciones.

El primero implica la supervisión por parte de la Dirección Ejecutiva del aspecto específico de la innovación. «La Ley de la Cadena lo diceLos operadores actuarán de buena fe en la comercialización.«, dijo. Al respecto, el artículo 14 de la citada ley establece que «los operadores gestionarán las marcas de productos alimenticios que ofrezcan al consumidor, tanto propias como de otros operadores, evitando prácticas contrarias a la libre competencia o que constituyan actos de competencia desleal».

En este sentido confirmó que el Gobierno a través de la Observatorio de la cadena alimentariatendrá la capacidad de analizar este caso, tal como lo hizo José Luis Rodríguez Zapatero. en 2008, cuando en plena crisis de precios de los alimentos encargó un estudio al entonces Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que finalmente concluyó que existían diferencias de precios de hasta el 20% en las distintas cadenas de distribución, lo que incluso contribuía. una lista con nombres específicos de empresas de supermercados, desde las más caras hasta las más baratas. «Alimentó a gran parte del mercado porque al que salía mal en la foto no le interesaba seguir», dijo Larracoechea, para inmediatamente asegurar que «algo así para la innovación hará que las caras de algunas personas se pongan rojas y tendrá un efecto.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *