20 de mayo de 2024

David Gómez, autor de ‘El club de las mentes enfocadas’: «No podemos ir por la vida enfadados y queriendo ser felices»

0

¿Tuviste miedo cuando te diste cuenta de cuánto tiempo pasas en tu teléfono celular? ¿Has vuelto a poner el podcast en repetición porque al final, por estar haciendo dos cosas a la vez (o tres), no estabas prestando atención? ¿Alguna vez has pensado que eres adelante ¿Cuándo no sabías lo que estabas haciendo hasta que esa llamada o correo electrónico interrumpió tu tarea?

«Creemos que la multitarea existepero procesamos las cosas de forma secuencial y no nos conviene saltar de uno a otro», explica. David Gómez (Madrid, 22 de diciembre de 1969), entrenador Apasionado de la neurociencia y el enfoque espiritual con 17 años de experiencia.

«La atención no se puede dividir a menos que la acción esté altamente automatizada, como conducir mientras escucho la radio o un podcast, donde retengo mucha información, o pertenecemos a ese porcentaje muy pequeño de personas que pueden realizar múltiples tareas». mismo tiempo Pero lo habitual es que acciones simultáneas Genera estrés y nos impide profundizar. en absoluto», afirma.

El autor de El club de las mentes enfocadas. Logra tus objetivos con enfoque mental (Ed. Vergara) explica que tenemos un cerebro curioso por naturaleza, que se distrae rápidamente a menos que tengamos una actividad apasionante entre manos. «La concentración nos cansa, estar atento consume mucha energía. Con poco más de un kilo, Nuestro cerebro es responsable del 2% de nuestro peso, pero es responsable del 20% de nuestro consumo de energía. Descansar. Por eso, nuestro animal interior nos saca de ese trabajo que no nos gusta y cualquier excusa nos distrae para procrastinar. «La procrastinación es el gran cáncer de esas actividades que etiquetamos en nuestra mente como aburridas o esos marrones que nos caen del cielo y tenemos que solucionar.»

TODA LA ATENCIÓN

Generamos cortisol por los juicios negativos que hacemos, prosigue, y por eso sacamos al mínimo nuestro Satisfyer particular, el teléfono móvil, que tenemos siempre a mano las 24 horas del día, incluso en una cena con amigos o en una reunión porque no estamos interesados ​​en la conversación. Por lo tanto, élLa gente hoy busca atención, no dinero; Es lo más raro y preciado.«, el reclama.

Necesitamos centrarnos en lo que hacemos, continúa, pero nadie nos enseñó desde pequeños a entrenar el cerebro como un músculo para centrarnos en los objetivos. «Nuestra mente es un elemento más disruptivo incluso que el móvil“Porque tenemos miles de pensamientos y el 80% son negativos y no aportan nada nuevo. Nos sentimos como si estuviéramos viviendo el día de la marmota, dice. Nueve de cada 10 miedos son poco realistas y nunca sucederán. pero nos generan tensión y nos impiden sacar lo mejor de nosotros mismos, como cuando pensamos que nos van a despedir del trabajo», ilustra.

PLANIFICAR TAREAS

La clave para el especialista es planificar. «Si todo en nuestra vida diaria lo vemos como urgente e importante, andamos como pollo sin cabeza, como bomberos, apagando incendios y tienes tanto estrés que te quemas y no controlas tu vida, por eso tu El cerebro tiene que escapar.»

Entonces se crea un ciclo en el que «nos sentimos culpables por perder el tiempo, porque si no lo haces, no eres productivo», añade.

«Pasas dos horas en Instagram mirando fotos de gente que ni siquiera conoces porque pones tanta ira y perfeccionismo en tu mente que lo necesita. desconectarse de ese reclamo. Por eso hay que dedicar tiempo a organizar las tareas y ver que no todo sea tan urgente ni importante.»

PASE A VER

La creatividad surge del aburrimiento, de tener tiempo para no hacer nada, indica el entrenador. «Si siempre tienes tu teléfono en la mano y no quieres imaginar el mañana con IA, obtienes una gratificación instantánea. «Intentamos buscar el placer, un chute de endorfinas y dopamina que nos engancha cada vez que miramos la pantalla y genera un hábito adictivo».

Para dominar la atención plena recomienda una formación espiritual, nada religiosa ni mística, explica. «Mi maestro Zopa, con quien he hecho 16 retiros y 100 días de silencio, define la meditación como volver la mente hacia adentro y observar los pensamientos para alcanzar nuestras metas y guiarnos. No podemos ir por la vida enfadados y con ganas de ser felices.«.

No se trata de vaciar la mente, dice, sino de anclarse en la respiración, aunque sea sólo por cinco minutos. “El celular puede seguir teniendo notificaciones y la mente seguirá con sus pensamientos tóxicos, pero simplemente los dejas pasar, sin quedarte estancado, y sabes cómo se comporta tu mente para poder programarla a tu voluntad”. Da otras técnicas como ejemplo de la toda la atención: mirar una vela, cerrar los ojos unos minutos al sol, hacer deporte, caminar por la naturaleza sin piloto automático… “Nos ayudan a desarrollar ese lóbulo frontal, la mente más elevada, para que trabaje en lo que uno quiere. Eres lo que haces en el momento presente.«.

CAMBIAR DE PARECER

Para pertenecer al club de las mentes enfocadas, debemos trabajar para alcanzar los objetivos que queremos, concluye. «No debemos trivializar los deseos materiales, es muy legítimo querer una casa más grande o un coche eléctrico, pero también debemos practicar cómo queremos ser y vivir nuestra vida. Para ello debemos cambiar de opinión, porque no importa cuánto dinero más ganes, si te quedas en pensamientos negativos, serás una persona infeliz que se sentirá mal. No vas a actuar igual si sigues exigiéndote y cediendo a ti mismo que si te tratas con amor y entendiendo que la vida es complicada pero no vas a dejar que pase lo que pase y no tienes el control. hundirse emocionalmente«.

DAVID GÉEZ

Editado por Vergara.

Compre aquí: El club de las mentes enfocadas. Logra tus objetivos con enfoque mental

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *