30 de mayo de 2024

Wegovy, la llegada del fármaco contra la obesidad sin financiación «crea pacientes de primera y segunda categoría»

0

Ya está aquí. A día de hoy, los pacientes con obesidad y aquellos que tienen sobrepeso pero también sufren diabeteshipertensión o cualquier otra enfermedad cardiovascular, tienen acceso a un nuevo medicamento. Se trata del semaglutida, pero en la indicación de obesidaden otras palabras, Wegoby.

De hecho es el Copiar de ozempies. “A lo largo de la historia de la Medicina esto ha ocurrido en varias ocasiones”, explica la vocal de Alimentación y Nutrición del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Beatriz Collado. «Sale un medicamento con una ficha técnica que define un uso y si hay un segundo efecto positivo, se convierte en otro medicamento». En este caso, Ozempic, un análogo del GLP-1 con una gran capacidad de gestión del azúcar, «como resultado en un paciente con diabetes tipo 2 se produce una pérdida de peso y masa corporal», explica Collado.

Y aquí está el motivo de un segundo fármaco. “En pacientes que tuvieron obesidad o exceso de peso mantenidas en el tiempo son las candidatas a esta prediabetes tipo 2. Y uno se pregunta qué viene antes de la diabetes o de la obesidad”, argumenta el integrante de Alimentación y Nutrición.

Clotilde Vázquez, jefa del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz (FJD), comienza a distinguir entre ambos. «Ambos son preparados de semaglutida, un potente análogo del receptor de la hormona gastrointestinal GLP1. Lo que lo diferencia es la dosis: en la presentación de Ozempic es de 1 mg como máximo y sólo está indicada y autorizada para diabetes, aunque fue usado incorrectamente pero masivo para la obesidad; -señala- y Wegoby, que aporta 2,4 mg, que es la dosis máxima indicada en obesidad.

Por lo tanto, ¿Son intercambiables? «No«Cada uno tiene una indicación que hay que respetar», subraya Collado. «Nosotros desde la farmacia seguiremos las indicaciones de las prescripciones que hagan los médicos». Dada la limitación de tratamientos, «en mi caso puedo dar dos como máximo». o tres Ozempic al mes, tiene visa», explica el miembro del COFM, hay que controlar quién las recibe.

«Es importante que cada presentación comercial prescrito para indicaciones específicas para lo cual está aprobado”, insiste Ana de Hollanda, coordinadora del Área de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

¿A quién y cómo se deben recomendar este tipo de fármacos?

Una vez aclarada la indicación de cada uno, es el turno de los prescriptores. Desde la Sociedad Española de Obesidad (Seedo) advierten de que «la los doctores recetan Deben tener conocimientos sobre la titulación de dosis y el manejo de los efectos secundarios, además de proporcionar una seguimiento adecuado«, subraya su vicepresidente, Albert Lecube.

Con ello quiere desmarcarse de un uso ‘superficial’ y erróneo, como el que circula en las redes sociales e Internet, «que nadie Ordene este medicamento para ponerse un vestido de novia o ideal para la playa.«, repitió Lecube.

Por lo tanto, quienes opten por este medicamento deben ser parte del El 37,8% de los españoles tiene sobrepeso y el 22% obesidad. Unas cifras altísimas, si se tiene en cuenta que han crecido un 51,7% desde principios de siglo, según Seedo.

«Los medicamentos para la obesidad pueden ser recetados por medicos de atencion primaria y endocrinólogos principalmente, siempre en el contexto global del tratamiento de la obesidad, es decir, junto con cambios en la dieta y el ejercicio», afirma Hollanda.

Además, los médicos señalan que el aumento de peso si se abandona el tratamiento está garantizado, control de efectos adversos -«lo que hay», afirma Lecube- no se controla y el efecto del fármaco no se mide «con la seguridad que requiere el conocimiento del fármaco». ajuste de dosisDijo Collado.

Para Vázquez, el problema es claro. Para evitar el mal uso, con todas sus consecuencias, es importante que «las unidades de obesidad prescriban, siguiendo las instrucciones apropiadas«. Al insistir en la consecuencias que la escasez de Ozempic «a Uso «cosmético», descontrolado y no regulado«.

Con la obesidad «siempre hay El peligro de la «trivialidad» y el mercantilismo.. Y los ejemplos recientes nos han convencido mucho más de la importancia de fijar bien las indicaciones, prescribir correctamente las dosis y hacer un buen seguimiento, enmarcado en los cambios imprescindibles en el estilo de vida: alimentación, sueño, actividad física…», subrayó el responsable de la FJD.

¿Por qué no hay financiación para estos medicamentos y sus consecuencias?

Lecube lo tiene claro y apoya el discurso de Vázquez sobre la importancia de apostar por el tratamiento de una enfermedad y no estigmatices la obesidad. «Al final, Creas pacientes de primera y segunda clase.«. ¿Cómo? «Aquellos que pueden pagar el medicamento. [oscila entre los 180 y 280 euros] «Podrán evitar la cirugía bariátrica, pero si te la puedes permitir, no la necesitarás», se queja Lecube.

Desde la SEEN, Hollanda cree que por varias razones se debe trabajar en el financiamiento de los medicamentos contra la obesidad. «En primer lugar, se ha demostrado que la medicación mejorar los factores de riesgo cardiovascular e incluso lograr un 20% de reducción en eventos cardiovasculares en pacientes con obesidad y eventos previos. Además, se ha demostrado que muestra mejoría en los síntomas de insuficiencia cardíaca y resultados positivos en la progresión de la enfermedad renal, así como en la calidad de vida, entre otras cosas.»

Vázquez enumera los ventajas colateral de este enfoque. «Controlar o sanar La obesidad está abordando muchos de los problemas metabólicos, cardiovascularproblemas respiratorios y/o mecánicos asociados». Se ha observado que los pacientes mejoran su presión arterial presión arterialsus niveles de glicemia, colesterol… «y pueden reducir o prescindir de muchos medicamentos», explica el endocrinólogo.

Tratar la obesidad significa abordar otras patologías. Este es el mensaje que buscan los expertos a través de estos nuevos fármacos. «El obesidad Es una enfermedad que debe ser tratada con la misma seriedad que otras enfermedades y privar a los pacientes de financiación de un tratamiento efectivo es alto discriminatoriorepitió Holanda.

Al buscar un modelo que agregue control en la prescripción y la financiación, España puede mirar lo que están haciendo sus pares en Bélgica y el Reino Unido. Aquí», elegimos prescripción exclusiva por endocrinólogos«Esta estrategia no ha sido propuesta en nuestro país», explica el portavoz de la SEEN, quien aboga por su uso bajo guías clínicas para la obesidad.

La prescripción limitada a unidades de obesidad o especializadas en hospitales garantiza «una mayor control de los tratamientos disponibles y una menor discriminación de los pacientes», explica Lecube. «Estamos ante tratamientos que debemos evaluar como crónicos, a medio y largo plazo, y que requerirán un manejo por parte de expertos en la materia».

Nuevos medicamentos, ¿cuáles son los nuevos medicamentos contra la obesidad fuera de Wegoby?

España debe aceptar qué enfoque quiere tener para abordar el problema de la obesidad, porque hay una nueva generación de moléculas que está al borde y la no financiación no es la solución, dicen los expertos. Según un estudio de la OCDE, la obesidad tener un impacto en la saludpero también económico: supongamos un Reducción de 2,6 años en la esperanza de vida de la población, es responsable de 9,7% del gasto sanitario y reduce la productividad laboral en el equivalente a 479.000 días laborales anuales, lo que en conjunto Reducción del PIB del 2,9%.

La tirzepatida es otro fármaco nuevo aprobado recientemente en Europa para tratar la obesidad y la diabetes; es un análogo del receptor de dos hormonas GLP-1 y GIP. «Sus efectos son aún más potentes en muchos pacientes», afirma Vázquez.

Detrás de esta molécula, en prueba, está la retatrutida y el sobrevodutide. El primero es un triple agonista (GLP-1/GIP/glucagn RA) se encuentra en la fase 3 como tratamiento para la obesidad y los primeros datos sugieren que puede conducir a una pérdida de peso incluso mayor que la tirzepatida.

En el caso de la segunda molécula, es una Coagonista GLP-1/glucagón que ha iniciado la fase 3 de ensayos clínicos como tratamiento para la obesidad (programa SYNCHRONIZE). En la fase 2 recientemente finalizada, mostró una pérdida de peso sostenida durante 46 semanas mediante la administración del fármaco una vez cada siete días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *