30 de mayo de 2024

La carta del padre de Asunta al creador de la serie sobre el crimen: «Mi sentencia no pudo ayudarla»

0

Actualizado

El estreno de Netflix de la serie ‘El caso Asunta‘volvió a sacar a relucir el asesinato de la niña Asunta Basterra Porto en septiembre de 2013, por el que sus padres adoptivos fueron declarados culpables. Mucho Alfonso Basterra Al igual que Rosario Porto, se imponen penas de 18 años de prisión por asesinato con traición a la patria y relaciones agravadas.

Ambos han negado haber cometido el crimen y esa idea se impulsa en la carta que, según ha trascendido, Alfonso Basterra dirigió recientemente al creador de la serie Ramón Campos. En esa carta se refiere al juez y al fiscal, a «el engendro» de quien -según su versión- mató a la niña y la tragedia de «no poder ayudarla».

«Estimado señor Campos. Le he transmitido en cartas anteriores la rabia y la rabia que me viene destruyendo y consumiendo desde hace tres años. Rabia y rabia hacia el juez de instrucción, hacia el fiscal, los abogados de la acusación particular, los medios de comunicación. y especialmente hacia la persona que acabó con la vida de mi hija, pero estos sentimientos me llevarían inevitablemente a la locura y la autodestrucción y esto es algo que no puedo ni debo tolerar, porque abandonaré la esencia de mí que permanece quieta y eventualmente sería derrotada. por fuerzas distintas a mí.

Entonces, después de pensarlo mucho, entendí que el perdón es mi camino. La única manera posible de seguir en mi camino y superar este gran desafío que me ha brindado el destino. Quizás no lo creas, pero después de muchas horas de meditación, creo que esta nueva dirección, además de correcta, es la definitiva. No puedo volver a caer en episodios de ira como los que viví.

Es más, llegué a creer que todos actuaban bajo una insignia profesional de la que estaban convencidos y conforme a la más pura ética. Completamente equivocado, pero sin violar la ley y sin ninguna intención de condenar por condenar. Te sorprenderás, pero cuando tenga al menos el tercer grado dentro de seis años, en lugar de matar a los mencionados, como me he imaginado en tantas ocasiones, lo que realmente quiero es unirme a ellos para ‘sentarme en una cafetería y debatir’. si lo desean, ¿qué fue ese juicio?

Pero lo que nunca haré es exigirles perdón, al contrario, seré yo quien ofrezca mis disculpas por pensamientos tan terribles surgidos de una locura inimaginable que no se lo deseo a nadie. Y por lo mismo haré lo mismo con el asesino de mi hija, porque ahora lo sé, estoy convencido que sus acciones fueron resultado de esa locura, ya que nadie en pleno uso de sus facultades mentales cometería un monstruo como eso . Para concluir haré una confesión: cuando recupere mi libertad, tengo el firme propósito de desaparecer, nadie volverá a saber de mí, ni siquiera Rosario Porto.

Sólo tengo una razón para seguir con vida, que no es otra que volver a ser un hombre libre y reunirme con mi novia, nunca antes. La verdad ya he pensado cómo y dónde, solo me falta el cuándo pero todo llegará. Mi verdadera sentencia no es prisión, señor Campos, sino que no pude ayudarla cuando más me necesitaba. Es algo que nunca podré perdonarme. Por eso, cuando te enteres de mi muerte, te ruego que abras una botella de cava y brindes con tus seres queridos, sólo en ese momento entenderás que he recuperado mi felicidad. Mi chica me necesita y yo la necesito. Suyo: Alfonso Basterra Camporro».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *