20 de mayo de 2024

Todos los caminos de Galicia acaban en bebida de café

0

Actualizado

La Fisterra más atávica en la Fisterra más moderna

Un cementerio sin muertos

Escucha, escucha: sé que un cementerio no parece el destino ideal para iniciar una escapada, pero aquí está la historia. cuando el arquitecto César Portela Lo que diseñó su cementerio fue la idea de que los muertos disfrutaran de buenas vistas, incluso si nunca volvieran a abrir los ojos. Así, levantó en la vertiente sur del cabo Fisterra 14 grandes bloques de hormigón, 14 cubos grisáceos orientados al mar, integrados en la tierra, el océano y el cielo. Hasta donde sabemos, no hay ni un solo nicho ocupado. Según la leyenda, nadie quiere enterrarse allí debido al corrupto descanso eterno en un cementerio tan moderno. Lo único cierto, y seguramente el motivo de su desuso, es que tiene un acceso complicado. El cementerio es maravillosamente salvaje. Y en cuanto los muertos van al hoyo, los vivos van al boyo: comer en la Casa da Vila. Hay que pedir las tostadas de pan ancho, la mousse de algas y la sardina ahumada; su tortilla de erizos de mar y sus tacos de churrasco. Albario a mojarse bien y próximo plan.

Vista del cementerio de C

Vista del Cementerio de César Portela, en Fisterra.

El Olimpo de los celtas

La ruta de los dioses

La cascada de Zaro es la única en Europa que desemboca en el mar -insistimos con deleite machista-. Clásico lugar turístico, junto a él se alza desafiante y divertido el Monte Pindo, un maravilloso parque natural, de belleza granítica de cuarzo y rosa. Uno de los Olimpos del pueblo celta. Es divertido y desafiante, porque con sus apenas 627 metros de altura invita a todos a escalar, pero no te preocupes: ya engañó a excursionistas que se atrevieron a conquistarlo en días de niebla, y, perdidos bajo la magia que allí hay, se evaporaron. , finalmente pidieron rescate. Prepara tu ruta… en un día despejado. Desde arriba te sientes como Messi en Barcelona o, lo que es lo mismo, como Dios antes de la creación. En esa cumbre, Vicente Risco y Otero Pedrayo escribieron: Los dientes duros del granito muerden, / salen del ceibe y viva al alma / que baila y vuela en la bolboreta. / A lonxana un mar del mar, / como nubes viajan, atravesando el jefe ejecutivo. / Ni nuestro cerebro ni el marxismo ania, / enseñan el futuro de la humanidad. / Mais en enquenpa a night, co canto das estrelas / ata o Marxismo ten de acougar co solpor. Incluso el marxismo está desapareciendo. Los druidas formaban rocas de forma natural, pero no tenían idea de cómo comerlas. Al bajar, dirígete a la Casa da Crega, en la vecina localidad de Caldebarcos. Y que ese día haya pulpo con almejas.

Vista del monte Pindo en un mar de nubes.

Vista del monte Pindo en un mar de nubes.

El Museo Alemán Camelle

Trabajo y muerte de un anacoreta

Si le preguntas a cualquier paisano rico de la Costa da Morte de dónde es la casa Manfred Gndinger, te responderé si te has pasado con el licor marrón o si tienes algún problema con el brandy Roncudo, el mejor brandy d. Seguramente nadie lo conoce, como tampoco sería conocido con ese nombre al final el pobre Manfred, que perdería la cabeza por lo que siempre sucedió: muerte y amor, juntos en su caso. Mejor prueba Casa de Mana, el restaurante alemán en Camelle. Este hombre, que desembarcó en la localidad costera en los años 60, se fue transformando poco a poco en un ancla que se desplazaba en taparrabos, dedicado a la contemplación y al cuidado de su casa-jardín-museo, que construyó en armonía. con la naturaleza. Dicen que el Hombre murió de melancolía tras el vertido del petróleo del Prestige, ahogado en su propio grito de Munch.

Hombre, a la puerta de su casa.

Hombre, a la puerta de su casa.

Ni California ni gaitas.

(Pero sé que es tierra de surf)

En el patio trasero del marinero Muxa, escondida en la pequeña Ra de Lires, nace la playa de Nemia. En el siglo XIX llegó a esta parroquia a caballo Eduardo Pondal, autor del himno gallego. Pondal acudió a aprender latín del cura, como era costumbre en las familias ricas del campo gallego, siempre acompañado de su criado, Farruco da Bouza. Doscientos años después, el latín suena a chino y lo que Nemia va a hacer es aprender a surfear. En las diferentes escuelas que se han establecido no hay cura, pero también bautizan… del surf. Dicen los que lo saben, un humilde colegial de toda la vida que escribe aquí, que el mejor oleaje ofrece picos variables y móviles con tramos tubulares. En Christen: un escenario seguro y entretenido. Como tanto deporte te va a dejar agotado, aquí tienes el mejor plan de todos: reservar en el restaurante As Eiras. Cocina tradicional -kilómetro cero, como dirían los hipsters californianos-. Después de comer tu filete viejo, podrás surfear durante siete días (y siete noches).

Imagen de la playa de Nemi

Imagen de la playa de Nemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *