23 de julio de 2024

Había un hombre que estaba enamorado de una mujer, pero esa mujer sólo quería a Pedro Sánchez

0

El día empezó con perros. Llovía y el viento aullaba en Madrid. Aún así, poco a poco las banderas y paraguas del PSOE llenaron Ferrazstraat, donde se encuentra la sede del partido. Este sábado un comité federal aprobar la candidatura socialista a las elecciones europeas, pero tras la carta ciudadana del presidente del Gobierno, pedro sánchez, que anunció su posible dimisión de la Presidencia tras las «falsedades pronunciadas» contra su esposa, en un rincón de una «galaxia digital de extrema derecha», que se ha vaciado de contenidos orgánicos y de una convocatoria de apoyo diseñada para el secretario general , que reflexiona en La Moncloa qué hacer. Autobuses fletados por las distintas federaciones socialistas transportaron militantes en masa a Madrid. No se veía nada parecido desde que el PP de Galicia enviara autobuses a las residencias de mayores cada jornada electoral.

Cuando Flix Bolaos Entré temprano en Ferraz, encontré a un hombre enamorado de una mujer. Ella estaba entre la pequeña multitud que se levantaba temprano tratando de ponerse en posiciones para ser inmortalizada con un autofoto su momento revolucionario: «¡El pueblo unido nunca será derrotado!» cantó mientras tomaba la foto. Por un brevísimo momento aquel hombre debió pensar en dimitir, en enviar un WhatsApp a su trabajo y decirle a sus jefes que no puede más, que necesita cinco días libres para al menos desenamorarse y retomar la vida. Sé que estás interesado en el final de esta historia, pero primero lo primero:

«Peeeeedro, Peeeedro» fueron las primeras palabras que coreó la multitud. los amantes de Espectáculo Seguramente esperaban que apareciera Pedro después de todo esto. Almodóvar entre las caras de la gente como aquella vez que le dieron el Oscar. El director afirmó esta semana que lloró tras conocer la carta de su presidente: «No hay hombre que pueda soportar lo que ha sufrido el más resiliente de nuestros presidentes en los últimos años», escribió. «No me sorprendió que se rompiera y me dejó tan indefensa que comencé a llorar como una niña».

Pero allí no apareció ningún Pedro, al menos ningún famoso. Hay una cosa peculiar acerca de las emociones, y es que normalmente sólo se excitan en una dirección. Así lo explicó una mujer, encapuchada para protegerse de la lluvia: «No va a haber nadie mejor que él», dijo Sánchez sobre Pedro.

A medida que la procesión avanzaba hasta las puertas de Ferraz se podía vestir con los complementos pertinentes. Una joven, cigarrillo en boca, repartía banderas para que nadie se quedara sin la suya. El hombre también se enamoró de ella desde el principio. «Qué suerte, qué suerte», dijo un hombre mientras observaba a otros manifestantes levantar pequeños carteles que decían un significativo «Sí». El carácter plebiscitario de este Comité Federal quedó reflejado en aquella hoja de papel sujeta a un pequeño y frágil mástil, sí; Pero quién sabe si eso será suficiente para que Sánchez se quede.

Cuando María Jesús Montero Empezó a hablar en el Comité Federal, en Ferraz sólo había más socialistas. Según datos del propio PSOE, allí había 10.000. Y puede serlo. A los lados de la calle no se oían las pantallas. Una vez que estuvieron en el medio, se descubrió que eran un poco pequeños. A falta de un discurso, también sonaron las primeras vuvuzelas. Con todo, la conexión espiritual entre el vicepresidente y el público fue digna de unos versos San Juan de la Cruz. El sol salió. «No vamos a permitir que España retroceda», gritó Montero. Y los asistentes responden: «¡Por supuesto que no!».

Al parecer, María Jesús Montero se presenta como la sucesora natural del Sánchez que dimite, salvo que finalmente quede el Sánchez que no dimite, que nunca será el mismo. Si se produce la separación, José Luis Rodríguez Zapatero. Será el líder en la sombra de Montero. Quizás por eso, el vicepresidente y también ministro de Hacienda se benefició de la gestión económica del Gobierno. En la calle, lo cierto es que este discurso apenas generó ilusión, por lo que los participantes optaron por corear «No estás solo, no estás solo». La gente quería hablar de Sánchez, no de Eneko Andueza, como siguió haciendo Montero. «Peeeeedro, Peeeeedro.» Fue difícil calmar el ánimo de una multitud eufórica, pero el vicepresidente puede hacerlo.

A nadie le pidieron licencia para entrar en la calle Ferraz, pero hubo clases. «Presidente, sí, vale la pena que ganen los buenos», concluyó la vicepresidenta en medio de la alegría, por supuesto, de los buenos. Si usted, querido lector, aún no ha asistido a la demostración, sepa que podría ser uno de los malos.

Contra todo pronóstico, quien levantó pasiones fue Eneko Andueza, líder de los socialistas en Euskadi. «Pedro», le dijo a Sánchez, aunque no estaba presente, «hay que pensar en todos esos socialistas que están en las cunetas». Los ojos de los manifestantes se abrieron como platos. «Hay que pensar en todos esos socialistas que tenían que mirar debajo del coche cada vez que salíamos a la calle por si no volvíamos a casa. Y las banderas empezaron a ondear y sus portadores empezaron a saltar. Según los discursos escuchados durante la campaña electoral en Euskadi, uno podría pensar que el terrorismo y la guerra civil eran cosa del pasado, que había que mirar hacia adelante, pero nunca se sabe lo que es bueno.

Entonces un dron sobrevoló la calle Ferraz. «Ayuso«¡No nos esperes!» gritó un señor con gafas de sol que se enamoró del aparato, pegó etiquetas a unas señoras en Sevilla. Vale la pena. Contaron los sevillanos que llegaron ayer y regresaron esta tarde. «Si eso no es socialismo, ya no lo sé», dijo uno. Y ese esfuerzo indica amor, y qué es hoy la democracia sino amor.

Empieza a hablar Enfermo y encontremos la hora de la manifestación. Algún animador se dio cuenta de que el tiempo pasaba factura en los cuerpos, por lo que se puso a tocar el clásico “No pasarán”, que también tuvo su efecto clásico. La alegría reapareció en el núcleo radiante de Ferraz, tanto dentro como fuera del edificio. «Me dicen que hay más de mil personas en la calle», se escuchó en las pantallas Peaje Milagros, presidente del Comité Federal. “¿Sólo mil?”, se sorprendieron afuera. «¡Diez mil!» —corrigió Tolón. Y la multitud se volvió loca. «Aún quedan 19 intervenciones», anunció por megafonía. «Sean breves, camaradas, para unirse a los que están en las calles».

La frase del día, sí, fue Teresa Riberael único socialista respaldado para la lista europea, como número uno. «Nos pueden llamar perros porque somos fieles y leales», gritó. Al principio, hay que admitirlo, hubo cierta confusión en la calle. La comparación no convenció a varios. Llegó tras denunciar la «deshumanización que está sufriendo el presidente por parte de la derecha». Pero Ribera repitió la palabra perro y la gente empezó a tirar. «La culpa es de Ayuso», afirmó una joven. Nuestro marido también se enamoró de ella.

La manifestación/protesta/declaración de amor cívico a Pedro Sánchez llegó a su fin mientras se escuchaban gaitas entre las banderas de Asturias. A las 12.15 horas el secretario general de Organización del PSOE, Santos Cerdán, cortó las intervenciones que estaban pendientes. ¿Para qué? Para que los dirigentes salieran a la calle a disfrutar de los manifestantes, de los socialistas, de los militantes, de «el pueblo».

Mientras María Jesús Montero besaba al público y se golpeaba el pecho, sonaba la mítica canción de Rigoberta Bandini: «Me gustaría ser el perro de un perro».

Nuestro hombre, en definitiva, seguía enamorado de todas aquellas mujeres, que en su cabeza se llamaban Rosa, las rosas del PSOE. Pero sus Rosas, ay, estaban enamoradas de otro hombre, estaban enamoradas de Pedro Sánchez. Estaban enamorados de la democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *