20 de mayo de 2024

El 5,4% de las horas cotizadas no se trabajan por baja laboral, frente al 4% antes de la pandemia

0

A 5,4% de las horas cotizadas a la Seguridad Social en el último trimestre de 2023 realmente no fue trabajado como resultado de un excedencia por incapacidad temporal (IT), Antes de 4% en el mismo periodo de 2019, antes de que estallara la pandemia.

De acuerdo con él Informe de horas cotizadas y horas realmente trabajadas Actualizado este jueves por el Ministerio de Seguridad Social a partir de datos de Hacienda, el número total de horas cotizadas se situó en 7.117 millones en el último trimestre del año pasado, de las que 386,69 millones no fueron trabajados por culpa de TI, es decir, al estar en una situación en la que la persona está imposible temporal para trabajar enfermedad -general o profesional- o accidente -trabajando o no-, así como por interrupción del embarazo u obstrucción de la menstruación.

Si se comparan estos datos con los registrados en el último trimestre comparable antes de la pandemia, el último de 2023, un 10,5% de aumento en el número total de horas listado y un Aumento del 48,3% en el número de horas en TI, de ahí el aumento hasta el 5,4% del porcentaje de horas en las que no se acude a trabajar como consecuencia de una baja por enfermedad o accidente. El número de horas en TI creció cuatro veces más que el total de horas cotizadas.

Los datos también muestran que el aumento de horas en TI No responde a que ahora haya más trabajadores registrado en la Seguridad Social, ya que el número de horas de baja TI por empleado pasó de 17,4 de media en el cuarto trimestre de 2019 a 23,7 en el último trimestre de 2023, 36,4% más que antes del covid. Sin embargo, este ratio está por debajo de las 26,4 horas de retiro por aportante registradas en promedio en el primer trimestre de 2022, el peor de los últimos años.

La evolución de las bajas es motivo de preocupación para los agentes sociales -porque sufren directamente- y también para las instituciones económicas más importantes a nivel internacional -desde los bancos centrales hasta el Fondo Monetario Internacional-, ya que es el productividad trabajo, el crecimiento de actividad económico y finalmente en el empleo.

Para saber mas

Hay muchos razones lo que puede explicar este aumento de las bajas laborales por TI, incluida la envejecimiento demográficamente, con un mayor porcentaje de trabajadores de mayor edad y más propensos a enfermedades o accidentes; él dinámica económica, Desde que la economía va bien y el empleo crece, los trabajadores tienen menos miedo de tomar bajas por enfermedad y ausentarse de su trabajo; el generosidad de los beneficios cobrados en comparación con los de otros países; el mas grande conciencia sobre la salud que hay después del covid-19 o la saturación de servicios de salud lo que impide acelerar las inscripciones.

Más horas trabajadas

El número de horas que los empleados no trabajan también ha aumentado porque reciben otros beneficios -por ejemplo, por nacimiento de un hijo-, que pasó de 2,9 a 3,5 horas por trabajador; y el horas en ERTEque, si bien han registrado una caída muy fuerte desde los peores momentos de la pandemia, todavía se encuentran por encima de los niveles de 2019: ahora es de 0,28 horas por cotizante frente a las 0,27 de 2019.

Este aumento de ausencia’justificada’ -principalmente por bajas laborales por IT y, en mucha menor medida, por otras prestaciones o por encontrarse en situación de ERTE-, no impidió sin embargo que número total de horas realmente trabajadas por persona permaneció constante en el 409,2 horas por trimestre (un promedio de 6,8 horas diarias), mismo nivel que tenían en el último trimestre de 2019. En términos absolutos, las horas efectivamente trabajadas pasaron de 6.131 millones a 6.668 millones en este período, pero las cotizaciones también aumentaron de 14,98 millones a 16,29 millones, por lo que el ratio se mantiene constante.

El Seguro Social utiliza información de citas que pagan las empresas por elaborar estas estadísticas y por calcular las horas efectivas trabajadas, deducir las horas de los trabajadores en situación de ERTE, de incapacidad temporal y de los que perciben otras prestaciones (como nacimiento y cuidado de menores, riesgo durante la lactancia y riesgo durante el embarazo). ).

El Ministerio que dirige Elma Saiz también preparar un índice basándose en la media móvil de cuatro trimestres para evitar la volatilidad que existe entre los distintos trimestres y poder apreciar la evolución a medio plazo, según la cual el número de horas efectivamente trabajadas se situó en 109,1 puntos en el último trimestre de 2023 , 100 es la cifra correspondiente al último trimestre de 2019, lo que significa que las horas efectivas trabajadas experimentaron un aumento del 9,1% respecto al nivel prepandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *