20 de mayo de 2024

Un juez escribe una carta a la hija de una mujer maltratada tras abolir el régimen de visitas de su padre: «No hace falta ver al hombre que la hizo daño»

0

Actualizado

un juez que Se suspendieron las visitas de un padre a su hija. nueve años y afirmó que la patria potestad corresponde a la madre, víctima de violencia machista y vicaria. Luego le escribió una carta a la menor diciéndole: «No te preocupes, seguirás viviendo con tu madre y no tendrás que ver ni hablar con el hombre que no la lastimó».

Esto es lo que acordó el juez Isabel Gimnezsustituto del juzgado de primera instancia número 19 de Barcelona, ​​en una sentencia en la que también se informa al padre que lo multará si continúa utilizando sus recursos para invocar el Síndrome de Alienación Parental, una supuesta campaña de denigración, que psicólogos y psiquiatras la calificaron de «fraude pseudocientífico» y «otra forma» de violencia contra las mujeres.

En la resolución, el juez rechaza la modificación de la sentencia que concedía a la madre la patria potestad sobre la niña y también suprime el régimen de visitas del padre, concluyendo que Se ha demostrado que el trastorno de estrés postraumático por parte del menor “a raíz de los recuerdos traumáticos de la vida con su padre”.

La jueza, de acuerdo con la Declaración de Derechos Civiles y con el derecho a que las sentencias se redacten de forma comprensible para sus destinatarios, incluye un apartado con un lenguaje que ella misma define como «fácil de comprender» para explicarle la decisión que había tomado a la niña.

«Mi nombre es Isabel y soy la jueza que decidió con quién vivirás. Nuestros jueces tienen la obligación de proteger los derechos de niños y niñas y me gustaría explicarles la decisión que tomé de una manera que puedan entender», dice.

“Lo primero que quiero decirte es que no te preocupes, que Seguirás viviendo con tu madre. y además que no tienes que ver ni hablar con el hombre que lastimó a tu madre (tu padre biológico) y que él tampoco puede acercarse a ti y que eso se lo dijimos para que puedas salir a la calle o ir a escuela con calma y sin miedo», explica.

Además, el juez añade: “Para mí Fueron muy importantes tus explicaciones a los profesionales. que te escucharon y déjame saber que tienes malos recuerdos de vivir con él. «Fuiste muy valiente al contarnos las cosas que te asustan y que la razón por la que no quieres estar con él es porque tienes mucho miedo de que vuelva a lastimar a tu madre».

“Sé que has tenido que responder muchas preguntas y estoy seguro de que has tenido muy cansado y dolorido; «Pido disculpas, pero teníamos que hacer esto para poder tomar la mejor decisión para ti, para que pudieras vivir en paz y sin miedo al lado de tu madre, quien también fue muy valiente al escucharte y cuidarte. cuando tenías miedo», añade el juez.

De hecho, el juez destaca que hay indicios de que en este caso también hubo violencia indirecta, Por tanto, para proteger a la menor, también prohíbe al padre acercarse a menos de 500 metros de la niña y cualquier tipo de comunicación con ella, ya sea escrita, verbal o visual, a través de cualquier medio de comunicación, informático y telemático.

Además, si el hombre sigue insistiendo en utilizar el Síndrome de Alienación Parental en futuras alegaciones o recursos, también se expone a una multa de hasta 6.000 euros por «mala fe y abuso de derecho», según el juez, que también aparta de la niña procedente de España, salvo autorización judicial o consentimiento expreso de ambos padres.

Tras los informes psicológicos de la niña, la juez cree que obligarla a ver a su padre «podría poner en peligro su salud física, mental y emocional», por lo que la juez señala que no ve ningún motivo que no justifique el cambio de vida cotidiana. de la niña y obligarla a ver a su padre, ya que eso la desestabilizaría.

En este sentido, los informes de los especialistas que trabajan en el caso señalan que la niña, que no ve a su padre desde 2018, sufre «miedos generalizados» y que incluso dijo a los psicólogos que tiene «miedo de que venga el mal». . «»Señor que casi mata a mi madre.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *