30 de mayo de 2024

Tener la regla bien entrada la cincuentena: «Es un fastidio, toca hablar de sofocos, no de compresas»

0

Mira, el día que tengamos edad suficiente para aparcarnos en un dormitorio, nos pondrán un pañal y a ti en un comprimir«Mi amiga Rosa le dijo esto a una tercera mujer que lleva años desesperada por la menopausia. Misión imposible. Cumpliendo 54 años, con cerveza en mano la conversación entre mujeres gira en torno a bayas de Goji para los sofocos y esa triste hoja de lechuga que se posa en tu cintura para nunca desaparecer – por no hablar de la pegajosidad de una patata frita – tiene algún afortunado, el que se encuentra en casa del pensionista, que ve entrar, todavía, como un promesa de eterna juventud, su cita puntual con su período. ?feliz? «Estoy enfermo y cansado».

como ella Lola Bonilla, La protagonista de este reportaje cambió el pañal de sus nietos y su propio libro casi simultáneamente. Es la fila interminable y la menopausia que no llega por mucho que la esperes, como Godot, porque «esa etapa es un dolor», dice Lola. uno que cuando extender Vives más solo que el último de los mohicanos. «A quién le importa que te duela si ninguna de tus amigas recuerda el tema; que molesta niña, siempre con lo mismo. Cuando llega el momento de pensar en los sofocos estás ahí con tu dolor de ovarios, tus granos premenstruales y el estado de ánimo de tu perro». , sí cambia, pero para peor», bromea Rosa.

Cómo afrontar la menopausia tardía

Esto no es habitual; De hecho, este es un fenómeno muy raro. El menopausia tardía, la que llega después de los 55 años afecta sólo al 2-3% de las mujeres, porcentaje que se eleva al 32% a los 51 años. Por eso, aunque es raro, «provoca bastante preocupación», afirma el ginecólogo. Luciana Bergamaschi, directora médica de Máxima, centro especializado en menopausia que acaba de abrir sus puertas en Barcelona. «Las mujeres asocian este sangrado menstrual con patologías y llegan a pensar que algo anda mal», añade. En su consulta, recuerda, una paciente de 60 años estaba lidiando con su período. “Trabajamos mucho con ella para asegurarnos de que sus ciclos fueran regulares y ella lo hizo. sangrado controlado. Cuando lo alcanzamos, hizo su transición, muy feliz», señala. Porque cruzar la marca de los 50 cambiando de libro no sería patológico, pero sí un dolor.

«Era Harto, toda mi vida con el tema. vino a mi gobernante Acabo de cumplir 11 años, así que siempre pensé que se iría tan pronto como llegara. Eso es lo que se supone que debe hacer, ¿verdad? Di adiós a las molestias del sangrado, al dolor, al cansancio, a los cambios de humor…, al olvido de hacer la maleta comprimir y tampones, porque mi período habría sido irregular«Nunca he podido calcular cuándo me decepcionarían, con una excepción, las vacaciones, porque ponerse el bañador y salir corriendo a buscar un tampón era una misma cosa, cuando y donde sea», afirma. . Lola Bonilla. “Pero nada, no había manera. Un día le pregunté a dos primas mías: ‘¿Y cómo es, qué está pasando aquí?’ No sé por qué lo pregunto: una tuvo su tiempo hasta los 58 y la otra cambió toallas sanitarias hasta los 60″.

Lola Bonilla

Lola BonillaSergio Enríquez-Nistal

Está en tus genes

Asuntos familiares. «El menopausia La latencia puede responder a varios factores, incluida la genética. Mantener un estilo de vida saludable, una dieta equilibrada y hacer ejercicio regularmente también influyen», explica el médico. Marta Sánchez-Dehesa, Especialista en ginecología y obstetricia. Incluso el sobrepeso, ya que el tejido adiposo puede producir estrógenos, lo que prolonga este momento en las mujeres que tuvieron a sus hijos a mayor edad y en aquellas que tuvieron un mayor número de embarazos en primer lugar tienen un menor riesgo de padecerlo. osteoporosis y fracturas, ya que los estrógenos juegan un papel muy importante en la salud ósea. Además, menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, debido al efecto protector de hormonas sobre el corazón y los vasos sanguíneos», añade. Como parte de los aspectos negativos, están los «sofocos, sudor turnos de noche, cambios de humor y alteraciones del sueño, que pueden ser más intensas y prolongadas», dice el dr. Sánchez-Dehesa. La menopausia no sólo llega más tarde, sino también con más fuerza.

«Cuando todos mis amigos ya se han olvidado del gobernante, Seguí cambiando mis toallas sanitarias. Incluso más que antes, porque cuando era joven apenas me manchaba, menstruación Fue una cosa insignificante, sólo tres días y ya. Pero luego fue todo lo contrario, tuve que cambiar todo el tiempo. Por si fuera poco, haré el hierro en el suelo, pensé, por eso estoy tan cansado. Seguir con la regla durante tantos años es un peso”, afirma Lola.

Las alarmas están sonando

Su ginecólogo da testimonio del agotamiento de Lola, julia james, especializada en Ginecología Regenerativa y sexóloga Hospital San Rafael de Madrid. “Cuando una mujer sigue menstruando a los 55 años debe acudir al médico para una evaluación exhaustiva del cuello uterino, del endometrio, del útero, de los ovarios…, y también se deben realizar algunos perfiles. hormonal «Para descartar un problema que pueda estar provocando este sangrado», aconseja el experto. «Esto menstruación Esto puede provocar anemia, y esto conduce a fatiga, que a su vez puede provocar fatiga y dolores de cabeza, e incluso provocar síntomas depresivos. También son pacientes que pueden tener un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama». alarmas, ya no se trata de lidiar con los granos premenstruales como una adolescente o incluso de llorar por la sección de deportes de las noticias cuando las hormonas lo apetece. «Lo que pasa es que un mayor riesgo no significa que vayan a tenerlo», asegura el Dr. James.

Hay alguna síntoma ¿O condición que sugiere que una mujer tendrá la menopausia tan tarde? «Hay tantos factores que pueden influir en el momento en que la paciente deja de tener la regla que es prácticamente imposible predecir ese momento», responde. Julio James. Si este es el caso, sólo queda intentar aliviar los síntomas cuando esta etapa no afectada moleste tanto o más que en sus primeros años. “Conviene consumir alimentos ricos en fitoestrógenos, como la soja, la linaza, el sésamo y los garbanzos. Incluir también en la dieta calcio y vitamina D, esenciales para la salud ósea; lácteos, pescados grasos y verduras de hoja verde, sin olvidar alimentos antioxidantes como frutas y verduras frescas y evitar alimentos picantes, cafeína y alcohol, que pueden provocar sofocos”, aconseja el médico. Marta Sánchez-Dehesa.

?Sofocos?, pero ¿no estamos hablando de casi tener la regla hasta que te cambias el pañal? Más alarmas. “Tuve la regla hasta febrero, y en marzo y sin previo aviso aparecieron los primeros sofocos y un insomnio Terrible: abrí el ojo a las tres de la mañana y me fue imposible volver a dormir. «Todo así, de un día para otro».

gran esperanza

El gran aliado vuelve a ser, como ocurre con casi todo, el ejercicio físico. «Practicarlo regularmente preserva los huesos, reduce el riesgo cardiovascular y mejora el estado de ánimo y la calidad del sueño», explica. Marta Sánchez-Dehesa, que sugiere «yoga, meditación y terapia cognitivo-conductual para controlar el estrés y los cambios de humor».

julia james Apunta al entrenamiento de fuerza para desarrollar fuerza. masa muscular y controlar tanto «los sofocos como el sudor, el cansancio y la debilidad que acompañan a esta etapa». Es importante cuidar la alimentación y mantener un correcto peso previo, porque con la menopausia la metabolismo Se ralentiza y tiende a aumentar». También es importante no sufrir en silencio el resto de síntomas que afectan a la zona urogenital o la disminución de la libido, que son habituales. «Actualmente existen tratamientos hormonales, a los que llamamos ‘terapia de sustitución’. ‘. Nosotros podemos usar estrógenoprogesterona e incluso testosterona, algo que está muy de moda aunque genera cierta polémica; Con esto, sin embargo, obtenemos una muy buena respuesta terapéutica», dice James. Al final, agradecémonos a nosotros mismos, a los testosterona imponer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *