20 de mayo de 2024

Actualizado

Muestre el rumbo del país, todos vamos atrás, le dijo el primero el jueves pasado. lehendakari Juan José Ibarretxe a Imanol Pradales. Entre ellos estaba Iigo Urkullu y los tres tenían fuera del Parlamento Vasco junto a un retoño del árbol de Gernika. La foto institucionaliza al nuevo, pero no joven (hoy Pradales cumple 49 años), candidato a lehendakari con la recuperada presencia de Ibarretxe, autor intelectual de un plan soberanista que el PNV nunca ha desbaratado. Por el contrario, el inventado por Ibarretxe más el llamado nuevo estado de Urkullu será el centro de una abrumadora abertzale y soberanista, como advirtió EH Bildu durante la campaña.

Nunca, en más de 40 años de autonomía, los partidos independentistas han alcanzado el 75% de representación en el Congreso Vasco que hoy les auguran todas las encuestas.

Euskadi decide la gobernabilidad del Ejecutivo vasco pero también las mayorías parlamentarias que determinarán el contenido de un nuevo Estatuto que sustituye al de Gernika, que fue aprobado el 25 de octubre de 1979 con el 58,8% de los votos en referéndum. La legalización de Un poco -el partido liderado por los líderes de Batasuna con estatutos legales- y la creación de la coalición electoral Bildu facilitó a las fuerzas independentistas tener una mayoría aplastante en el Congreso Vasco, como reiteraron los líderes de la izquierda abertzale.

El domingo amanece con una gran duda sobre el ganador, con PNV y Bildu empatados. Pero el resultado global sí parece anunciado. Las últimas encuestas preveían entre 55 y 56 escaños juntos para el PNV y EH Bildu, mientras que el PSOE-PP obtendría alrededor de 17 representantes, es decir, sólo el 22,6%. Bailarán dos asientos como máximo, si Vox y/o Sumar/Vamos reviven este domingo.

La legislatura que se abre formalmente a partir de la tercera semana de junio -fecha límite estimada por los líderes de los partidos vascos- es tanto para el PNV como para Bildu una ventana de oportunidad -lo anunció Otxandiano en el debate principal-, porque Pedro Sánchez necesita sus votos y ha ya comprometidos a abordar el problema de la territorialidad. El PNV liderado desde 2001 por Juan José Ibarretxe aprobó un nuevo estatuto político el 30 de diciembre de 2004 gracias a los votos de Sozialista Abertzaleakliderados por Arnaldo Otegi y los fugados Josué Ternera. Los partidos soberanistas tenían 40 escaños (33+7) y el plano ibarretxe También atrajo a tres delegados de la CEBOLLA apellido vasco Javier Madrazo.

El PNV tiene la plano ibarretxe después de que el Congreso rechazara su promulgación por una gran mayoría (313-29) y, cinco años después, la lehendakari Urkullu activó el llamado nuevo estatus político. Bildu lanzó una propuesta de cinco puntos en la campaña para activar la presentación parlamentaria encargada del nuevo estatuto en tres meses y aprobar un texto articulado en el plazo de un año.

Del Burgo: ¿Cree que existe el Estado español en el País Vasco?

El secretario general de Sortu – el acrónimo de los izquierdistas abertzale-, Arkaitz Rodriguez, también buscó la foto del roble de Gernika para reivindicar que este pueblo y este país necesitaban un salto de autogobierno, de soberanía. EH Bildu no sólo comparte con el PNV que el autogobierno, la soberanía, es sinónimo de libertad, sino que confirma las bases y principios que los dos partidos aprobaron en el Parlamento en 2018 para redactar el futuro estatuto de soberanía vasca y que Arnaldo Otegi describe como un paso histórico.

Autogobierno, sinónimo de bienestar, reza el apartado del programa electoral (páginas 68 y 69) del PNV en el que se defiende el nuevo estatuto. Al igual que Bildu, los nacionalistas de Ortúzar Reclaman que se reconozca la identidad nacional del pueblo vasco, el derecho a decidir con un ejercicio pactado con el Estado que mantendrá una relación bilateral y que excluye el arbitraje del Tribunal Constitucional en los conflictos jurisdiccionales. Van a volver a ponerse de acuerdo con ellos (Bildu) sobre un proceso soberanista como en Cataluña? ¿Sí o no?, preguntó Eneko Andueza (PSOE) al candidato del PNV, Imanol Pradales, en el debate de ETB. Otxandiano le advirtió que el próximo parlamento vasco con más de 55 escaños sería abrumadoramente soberanista. Y Pradales apuntó a Andueza el documento que Sánchez firmó con el PNV en el que se compromete a entrar urgentemente en una nueva fase que otorgue más poder a las instituciones vascas.

¿PNV y Bildu reactivarán su pacto de soberanía tras el 21-A? Nunca han archivado esas bases y principios, sino que por el momento los han guardado en un cajón, advierte. Jaime Ignacio del Burgo. El político y jurista navarro formó parte del grupo de cinco expertos encargados de redactar el nuevo estatuto vasco a lo largo de 2019. Con el ‘nuevo estatuto’ quieren que el País Vasco sea un Estado soberano con un vínculo confederal, un hilico con España, advierte Del Burgo, firme defensor de la formalidad dentro del Constitución Español. El abogado navarro teme que la polarización de la campaña entre PNV y Bildu PSOE y PP se debilite aún más y explica estilo gallego ¿Por qué ninguno de los dos partidos nacionalistas se independiza? ¿Cree que actualmente existe el Estado español en el País Vasco?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *