30 de mayo de 2024

Un pantalón vaquero convertido en mesa o una camiseta convertida en sofá: la nueva era del reciclaje textil

0

Una señal inequívoca del paso del tiempo se refleja en los precios de las cosas. Todo siempre cuesta más de lo que recordábamos. Excepto la ropa. El reubicación de fábricas textiles y materias primas más baratas con el que se confecciona buena parte de la ropa que usamos, hoy es posible comprar una camiseta por cinco euros o un pantalón vaquero por 20 euros dentro de la llamada fast fashion.

Esto ha llevado las compras al consumo excesivo, hasta el punto de que la falta de sostenibilidad (traducida en impacto medioambiental) es el gran problema de la moda actual. Se estima que cada español compra un total de 34 prendas de vestir al año, según datos de la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex). De esos millones de ropa, Cada año se tiran 900.000 toneladas de ropa. según el informe ‘Análisis de la colección de ropa usada en España’, publicado en 2021 por Moda-re, el proyecto textil Critas.

Nueva vida, vida diferente.

Estos residuos textiles se acumulan en los vertederos, descartando su potencial como materia prima para la fabricación de nuevos productos. Ante este problema, cada vez hay más proyectos dirigidos a ello recicla ese exceso de textil para darle una nueva vida. Y no siempre se vuelven a poner ropa. A veces, si se da la combinación ideal entre talento, ingenio e innovación, un vestido viejo o unos vaqueros usados ​​pueden convertirse en un sofá, una lámpara o una mesa.

Esta es la premisa de proyectos como Como objetos mentalizados, El estudio de diseño del artista en Nueva York. Elise McMahon, un lugar donde la creatividad y la sostenibilidad van de la mano. Fundadas bajo los pilares de la economía circular, sus propuestas reflejan claramente este proceso de reciclaje, por ejemplo creando lámparas cuya pantalla está hecha de restos textiles.

Iniciativas en España

En España también han surgido recientemente diferentes empresas que abogan por el rescate de retales textiles para crear muebles sostenibles. Uno de ellos es RUDI 1944, el proyecto liderado por Helena Hinrichs. Hinrichs llevaba años trabajando en textil cuando se planteó reconducir su carrera hacia otros caminos, pero sin desmarcarse finalmente del sector. «Después de ver el impacto de la industria y los consumidores en este sector, pensé que era necesario encontrar una solución. Después de investigar mucho, me di cuenta de que simplemente reciclar textiles no es suficiente, hay que darle una vuelta de tuerca». Ese giro son muebles de aspecto minimalista, sin ningún adorno superfluo, donde la propia pieza es la absoluta protagonista.

Mesas creavalo.

Mesas creavalo.

Otro ejemplo con sello español es crearlo, Un proyecto valenciano de innovación que pretende «promover la circularidad en la industria textil», describen en su web. Nacidas en 2023, apuestan por crear muebles sostenibles a partir de materiales reciclados y a su vez reciclables con el objetivo de construir una verdadera circularidad. «Nos inspira la idea de que la belleza puede surgir de lo que otros consideran basura. Para nosotros, los residuos son un tesoro escondido que merece una segunda oportunidad», explican como filosofía de empresa.

Ropa transformada en mesa o sofá.

En la opinion de María Abajo, fundador de la plataforma Less&Conscious, “la economía circular es sin duda el futuro de muchas industrias”, reflexionando que este tipo de proyectos hacen realidad una frase que se ha convertido en un mantra entre quienes comparten preocupaciones por el cuidado del medio ambiente: “No hay nada más sostenible que lo que ya existe», señala.

Y destaca sobre este tipo de proyectos que “si bien [el producto original] no se hizo responsablemente en ese momento, reciclar para crear otros productos es algo fantástico, espero que haya más iniciativas y proyectos similares».

Atención al ‘greenwashing’

Como en todo, es fundamental mirar la letra pequeña cuando se habla de proyectos que promueven la sostenibilidad como eje de su historia. Hablar de reciclaje textil no siempre es sinónimo de compromiso con el planeta. De hecho, se ha convertido en una estrategia recurrente entre muchas marcas de moda que buscan un cuerpo facial ante las crecientes críticas al modelo de producción de moda rápida.

En ese sentido, Abajo recomienda mirar varios factores. Por un lado, «mira cuánto reciclaje tienen realmente» las prendas o productos identificados como sostenibles y por otro lado, comprobar “si están mezclados con otros textiles”.

banco

Banco Lucas de RUDI 1944.

Aun así, afirma que en de la moda «reciclar o reutilizar en lugar de producir desde cero (aunque sean materiales muy nocivos como el poliéster) es un buen paso. Hay gente que ve el greenwashing como una estrategia de marketing, y está claro así es, pero tengo la esperanza de que si las empresas empiezan a hacer esto sea porque la sociedad exige un mayor respeto a la hora de fabricar y crear los productos y que llegue el día en que, gracias a la presión social, las marcas realmente tendrán que conformarse. Necesitamos regulaciones Para eso».

paso tras paso

En RUDI 1944 están plenamente comprometidos y pretenden dar un paso más apostando por la recuperación de fibras textiles que suelen presentar un plus de dificultad a la hora de reutilizarlas. Así, Hinrichs explica que, en lugar de utilizar algodón, un material «que tiene rentabilidad en el mercado y está más valorado en el sector textil porque se puede volver a reciclar de forma más óptima», se opta por «sustancias con mayor dificultad». . para reciclar como mezclas textiles. mezcla de algodón-poliéster o elastano-poliamida.

Entre las primeras creaciones que vieron la luz se encuentran la mesa de pia, un diseño circular con base cilíndrica elaborado con 39 kilogramos de residuos textiles o lo que es lo mismo, 117 prendas «reencarnadas» (este verbo es clave para la marca) en un mueble de diseño.

Ilumina también el banco lucas, un modelo biplaza que, como el resto de creaciones, está realizado a mano. En este diseño explican que se utilizaron 288 piezas – «reencarnadas». Sus muebles, afirman, son aptos para el frío, las altas temperaturas y los climas extremos.

yo

Lámpara Like Minded Objects.

Este aire minimalista y refinado también se observa en las propuestas de Creavalo, especializada en el reciclaje de prendas confeccionadas a partir de tejido denim, uno de los tejidos con mayor huella hídrica del planeta. Entre sus productos encontramos el ir a la mesa confeccionado íntegramente con denim reciclado y disponible en diferentes acabados y colores, o el alfombra azul, También confeccionado con exceso de denim. Imaginar que los vaqueros colgados en el armario podrían acabar presidiendo un salón es sin duda una de las formas más atractivas de acabar con la moda de usar y tirar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *