30 de mayo de 2024

Actualizado

Un informe de la Centro de Estudios, Formación y Análisis Social del UEC (CEFAS) analizó la irrupción de Bildu como favorito en las próximas elecciones vascas y lo relacionó con su «legitimación fraudulenta» sin siquiera exigirle que renunciara a la ideología que sustentaba la actividad terrorista de ETA, y achaca la política implementada por PNV, PSOE y PÁGINAS.

«Bildu encarna no sólo la mentira sino también el desprecio por los valores democráticos y constitucionales», reza este informe titulado La legitimación democrática de ETA: causas, responsables y consecuenciaslo que destaca que esta formación continúa sin condenar los crímenes del grupo terrorista.

El trabajo fue coordinado por María San GilDirector de Observatorio CEU de Víctimas del Terrorismoy preparado por Carlos UrquijoDirector de Proyecto de la Fundación Villacisneros; Rogelio Alonsoprofesor de Ciencias Políticas de la Universidad Rey Juan Carlos; y Fernando Lázaroperiodista .

El informe alerta contra la identificación «simplista» de la huelga de ETA y su derrota, ya que «continúa la legitimación de la ideología que permitió el terrorismo y de quienes lo justificaron».

En concreto, realiza un repaso cronológico y se centra en la etapa de negociación con los terroristas del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ya que, dice Rogelio Alonso, «le dio una salida airosa en lugar de un final por exterminio».

«No fue sólo el PNV el que acudió en ayuda de ETA iniciada en 2004, sino también el PSOE al impedir la realización de un escenario que sí planteaba el fin del terrorismo a través de su propio colapso, sin los beneficios objetivos y simbólicos que el «Informe de negociación», sostiene, antes de añadir que esta negociación «favoreció la legitimación política y social de la izquierda nacionalista, que no se ha visto interrumpida por seguir negociando a través de intermediarios desde 2008».

«Fue la herencia envenenada que asumió el Partido Popular cuando Mariano Rajoy ganó las elecciones en 2011, continuando aspectos fundamentales de la política socialista antiterrorista que tanto había criticado la oposición», dice Alonso, en referencia a la legalización de la actividad política de ETA. brazo, la derogación de la Doctrina del loro y la liberación de Josu Uribetxeberría Bolinaga.

Entre las declaraciones citadas por el autor del informe destaca la de Borja Smper, diputado y portavoz del PP, cuando afirmó que «Bildu no es ETA» en una entrevista de 2013, «para normalizar el desvío que supone la naturalización democrática de terroristas.» .

El análisis llega a los tiempos actuales de los gobiernos de Pedro Sánchez, ya que «no hicieron nada para revertir la legitimación implícita del terrorismo y la rehabilitación política y social de sus promotores iniciada por sus antecesores». «Al contrario», afirma, «profundizó en la legitimación de los testaferros de ETA».

«Desobedientemente, en 2013, PNV, PSE y PP aprobaron un ‘suelo ético’ basado en una serie de principios que Bildu se negó a aceptar, pero sin consecuencias para la formación, lo que demuestra una vez más la ausencia de rendición de cuentas», prosigue tras criticar que la «prohibición de un partido con un proyecto antidemocrático» nunca había sido investigada, y la comparó con el caso del DNP alemán.

En este sentido, se repasa la evolución histórica de EH Bildu y sus marcas anteriores para analizar cómo es posible que alcance la hegemonía en el mercado. País Vasco con el PNV a pesar de ser una opción política «basada en la violencia, la extorsión y la desintegración de la unidad del España«.

La batalla de las ideas

«La legalización, legitimación y aprobación democrática de Bildu, toda ella fraudulenta y antidemocrática, muestra el rechazo de muchos políticos y ciudadanos a librar la batalla decisiva de las ideas políticas contra el terrorismo nacionalista», prosigue.

En consecuencia, los autores advierten que actualmente «el nacionalismo ejerce su hegemonía en el País Vasco sin condenar ni abandonar la ideología de deslegitimación con la que ETA mata y coacciona».

La presentación del informe este lunes en la Fundación Universitaria CEU San Pablo se centró en las próximas elecciones vascas del 21 de abril, cuando por primera vez en democracia EH Bildu tiene posibilidades de ganar pese a ser un partido que es ilegal con otras denominaciones.

Los autores del informe recuerdan que la integración en el juego democrático del partido liderado por Arnaldo Otegi, «con un protagonismo cada vez mayor en la vida política española», esconde la «emisión» de quienes siguen matando a cientos de españoles legitimados. .

Por ello, condenan la imposición de un «relato falso que favorece el blanqueo político de ETA y aleja a los españoles de la verdad de lo ocurrido tras cincuenta años de terrorismo nacionalista».

«Hoy se hace política como si ETA no existiera, gracias a la tolerancia y la impotencia de quienes tienen que defender activamente la democracia. Por eso, honrar a las víctimas requiere mucho más que complacencia e indignación por los espasmos cada vez que una de ellas se manifiesta. … las humillaciones de EH Bildu», afirma Rogelio Alonso.

Para el profesor, «la legitimación pasada y presente del terrorismo se cierra mientras se difunde el espectro de una derecha fascista inexistente».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *