20 de mayo de 2024

ACB: Un guión insólito: Deck, por segundo partido consecutivo, da la victoria al Real Madrid sobre la bocina | ACB 2023

0

Actualizado

El Real Madrid de la «duda», incluso reconocido por Chus Mateo, de las derrotas inesperadas, del juego sin mucha regularidad y de las dificultades. También el Real Madrid de los increíbles, porque en él no hay nadie como él, ese ADN para las remontadas o para las canastas imposibles. Gaby Deck dos triples sorteados tan parecidos como insólitos, del jueves al domingo, de Kaunas al WiZink, de Llull a Llull y de triunfo en triunfo. Al sonar la bocina, el argentino remató a un Joventut digno, que se levantó pero no pudo escapar de su crisis. [98-95: Narracin y estadsticas]

Para saber mas

Habría sido otro tiro en el pie, otra derrota en ACB para estropearlo todo antes y reforzar aún más el liderazgo que aún mantiene el Unicaja. Deck (y antes del triple apellido Hezonja), evitó el mayor mal desde la esquina, escondido cuando todos miraban a Llull para aprovechar la última oportunidad. Acabó con el Zálgiris en la Euroliga y acabó con el Joventut -que debutaba- dani miret en el banquillo tras cinco derrotas seguidas y casi despedirse de los playoffs, para evitar el tercer revés consecutivo.

«Él decide los partidos», afirma Mateo de Deck, que también admite las «distracciones» de su equipo, esta vez sin campazzo, gordo y otra vez vago, por momentos a merced del Joventut. Nuevamente fue una primera parte inquietante para el Madrid. Esto ha estado sucediendo repetidamente últimamente y obviamente no es una buena señal. Apatía, falta de control, poco énfasis en la defensa. La Penya, que surgió del final de la época Carles DuránSe encontró cómoda en el WiZink tras superar el mal presentimiento inicial.

Cuando el joven Dani Miret impulsó sus rotaciones y el hermano al partido visitante, el Madrid quedó preocupantemente petrificado. Lideró por siete (17-10) y se fue al descanso ocho abajo y con las caras largas (37-45). Nada reactivó al equipo de Chus Mateo, que observó las transiciones verdinegros como meros espectadores viendo pasar un avión. Paso de baloncesto que el Joventut no desperdició, con puntos de Tomic en la pintura y acierto desde el perímetro.

Tomic, contra Tavares, en WiZink.

Tomic, contra Tavares, en WiZink.Javier LizónEFE

Hubo reacción a la vuelta del vestuario, porque no podía ser de otra manera. Arren de orgullo, fisicalidad e intensidad que no duró tanto. Un parcial de 16-3, liderado por Musa, en poco más de tres minutos equilibré la tarde en Palacio. Pero fue un espejismo, ya que la Penya no tardó en reconstruirse, con la osadía de Andrés Feliz. Un tramo final de 10-2 dejó al Madrid con una ligera ventaja de cara al escenario final. Los triples de Hezonja fueron el hueco en su espesor.

Ese ir y venir en el marcador va a ser la tónica de toda la segunda parte. El impulso del Joventut, la inconsistencia del Madrid. Cuando apretaba un poco más (y en ese tramo un triple de esos que hicieron frotarse los ojos a Llull) y parecía saborear la victoria (88-79), con el quinto acierto de Hezonja, la Penya volvió a remontar, también desde abajo. perímetro, el veterano Pau Ribasel joven (otro de la cantera) Ruzicel americano andres andres (91-90, queda 1:15).

A la costa. «Podríamos haber ganado», admitió Miret, que observó con calma la polémica, un bloqueo ilegal de Hezonja a Andrews que no fue ilegal tras su revisión. El delantero hizo lo mismo desde el tiro libre, pero en la última posesión su equipo murió. Asistencia de Llull, triple de Deck. Por segundo partido consecutivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *