20 de mayo de 2024

Actualizado

Peter Higgs (Newcastle upon Tyne, 1929), el ‘padre’ del bosón de Higgs, falleció a los 94 años en su casa de Edimburgo. La famosísima partícula que describió teóricamente muchas décadas antes de que los físicos experimentales pudieran demostrar su existencia se conocía comúnmente como la partícula de dios, a pesar de las quejas de muchos científicos, que no son partidarios de que se llame con ese nombre.

En 1964, el físico británico escribió junto con el belga François Englert y en colaboración con Robert Brout la fórmula original mediante la cual propuso la existencia teórica de esa partícula que fue bautizada con su nombre, una especie de ‘cemento’ que une los ladrillos subatómicos de la materia. De forma simplificada, describieron un mecanismo que contribuye a comprender el origen de la masa de las partículas subatómicas. El llamado mecanismo de Higgs predijo la existencia de una nueva partícula, el bosón de Higgs, considerada la partícula más buscada en la física moderna. Y eso ciertamente no fue una exageración.

La fascinante e innovadora teoría planteada por Higgs sobre la supuesta existencia de este bosón se detalla en el artículo Simetrías rotas, partículas sin masa y campos de mediciónpublicado en septiembre de 1964 en la revista Letras de Físicaal lado del trabajo Simetrías rotas y masas del bosón de calibre. que apareció un mes después en Cartas de revisión física. Y la comunidad científica entró en acción.

Durante décadas, físicos de todo han intentado sin éxito encontrar esa partícula que Higgs describió teóricamente.. Se buscó demostrar su existencia y para ello se utilizaron aceleradores de partículas. Pero todos los intentos fracasaron durante muchos años debido a las enormes dificultades experimentales que implicaba su detección precisa e inequívoca.

Después de muchos experimentos, el bosón de Higgs finalmente fue encontrado en 2012 en el acelerador de partículas del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN), en Suiza, uno de los aceleradores más grandes y potentes d. Él El 4 de julio de 2012 pasó a la historia de la ciencia como el día, gracias a La colaboración de los instrumentos ATLAS y CMS en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) del CERN anunció el descubrimiento de una nueva partícula con propiedades que coinciden con las del bosón de Higgs.

Al año siguiente, en 2013, recibió el Premio Nobel, que compartió con el belga François Englert, por «su descubrimiento teórico de un mecanismo que contribuye a nuestra comprensión del origen de las partículas subatómicas con masa». «Espero que este reconocimiento a la ciencia fundamental ayude a crear conciencia sobre el valor de la investigación», afirmó Higgs tras recibir el premio más prestigioso.

También ese año compartió el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2013 con el belga Franois Englertel y el Centro Europeo de Física de Partículas (CERN), por sus contribuciones al bosón de Higgs.

Peter Higgs estudió Física en el King’s College de la Universidad de Londres, donde se doctoró en 1954. Ese año se trasladó a la Universidad de Edimburgo, donde inició su labor docente e investigadora y, salvo un paréntesis de cuatro años en Londres, Desarrolló toda su carrera y en 1980 alcanzó la cátedra de Física Teórica. Desde 1996 es profesor emérito de esta universidad.

Higgs tuvo dos hijos, Chris y Jony, y dos nietos. Su ex esposa, Jody, murió en 2008.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *