20 de mayo de 2024

Actualizado

El independentismo catalán planea celebrar debates electorales fuera de España para que Carlos PuigdemontPodrán participar quienes aún tengan orden de aprehensión en territorio nacional.

Fue presidente de la Generalitat y candidato de ERC, peras de aragón, el que esta mañana retó al presidente de Junts y del PSC, Salvador Illa, a confrontar sus ideas en una pelea televisada que se desarrolla en el extranjero. «Estoy dispuesto a ir donde tenga que ir a debatir con Puigdemont», afirma el republicano, que ha hecho un especial esfuerzo en los últimos días para compensar la atención mediática del fugado.

Esto explica que Aragonés haya presentado en dos semanas su propuesta formal para el acuerdo económico catalán y para un eventual referéndum pactado con el Estado o que pretenda acudir al Senado el próximo lunes para votar la secesión y defender la amnistía, y aprovechando la sesión convocada por el PP para abordar el impacto de la norma que absuelve a los separatistas.

Junts evita concretar de momento si debe recoger el guante de Aragons, pero fuentes independentistas aseguran a este periódico que en el neoconvergente Llevan semanas barajando la idea de exigir la celebración de un debate televisado en Francia, preferentemente emitido por la cadena pública catalana, TV3, para que Puigdemont pueda participar personalmente y en su condición de «presidente Esta idea también llegó a oídos de ERC, aunque no recibieron una propuesta formal de Junts, según confirmaron a este periódico fuentes republicanas, por lo que decidieron tomar la iniciativa.

Cabe recordar que el expresidente de la Generalitat sólo prometió regresar a España para ser «reintegrado» en el cargo si, tras las elecciones, tiene opciones de ser ungido. Lo que descarta un regreso a Cataluña en campaña, cuando aún no se ha aplicado la ley de amnistía.

Puigdemont estima que el periodo de gracia entrará en vigor en junio, un mes después del 12-M, y que su aplicación coincidirá con el pleno del Parlament para una nueva presidente.

Inmediatamente después de que Aragón convocara elecciones anticipadas para responder al fracaso de sus presupuestos, Junts utilizó la calculadora para comprobar que la candidatura de Puigdemont era viable, teniendo en cuenta el calendario de solicitud de amnistía. Tras considerar que el fugado estaría en condiciones de presentarse a la candidatura para ser el candidato secesionista más votado, el secretario general de la formación heredera de Convergència, Jordi Turull, sugirió que Puigdemont sería el candidato y adelantó premeditadamente la candidatura presidente de la Generalitat de las elecciones para dificultar la asistencia del líder de Junts.

El prófugo confirmó su candidatura una semana después con una brillante conferencia celebrada en Elna, la localidad francesa donde se esconden las urnas del 1-O, y este sábado organizó un nuevo acto en la misma localidad para anunciar al resto de presentes su candidatura. Retirada a tierras francesas, y en concreto a la ciudad de Perpiñán -donde Puigdemont ya celebró una multitudinaria concentración en 2020 para aprovechar su inmunidad como eurodiputado- para enfrentarse a Aragoneses y a cualquiera que acepte debatir fuera de España con motivo de unas elecciones autonómicas. Esto está en la agenda del líder moral de Junts.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *