27 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Una web desvela los 1.322 refugios subterráneos de la guerra civil en Barcelona Cataluña

El primer bombardeo de Barcelona durante la guerra civil el 13 de febrero de 1937 fueron los proyectiles lanzados por el destructor italiano. Eugenio di Savoia contra la fábrica de materiales de guerra Elizalde, que provocó 18 bajas en las inmediaciones de Gràcia. Un año, el primer bombardeo severo, provocó seis muertos más y 39 heridos a los aviones Savoia S-79 Con sede en Mallorca, utilizarán las primeras luces del día para sembrar el miedo y el terror en la población. Y a partir de entonces, Barcelona fue la primera ciudad occidental en ser bombardeada sistemáticamente desde el aire, aunque estaba por detrás. Durante los tres años de la guerra sufrió un total de 194 bombardeos, arrojando 44 toneladas de bombas y matando a 1.816 personas y 2.710 heridos, en una ciudad de un millón de habitantes. El último bombardeo fue el 24 de enero de 1939, dos días antes de que las tropas franciscanas dirigidas por el general Yagüe entraran en la Diagonal.

La Generalitat creó el Consejo de Defensa Pasiva de Cataluña el 9 de junio de 1937, que junto con el Ayuntamiento planificó, subvencionó y supervisó la construcción de un centenar de albergues para que la población estuviera segura. Pero cientos más se hicieron por iniciativa de sus propios vecinos e individuos, sindicatos, empresas y partidos políticos, que cavaron túneles debajo de sus casas y locales (a menudo utilizando materiales de edificios vecinos). Los refugios creados durante la Guerra Civil albergaron a 250.000 y 300.000 personas, ayudaron a salvar miles de vidas y redujeron significativamente la devastación de los vuelos con muerte y destrucción. Actualmente existen 1322 en toda la ciudad (además de los túneles del metro), que a partir de ahora se pueden consultar y con la ayuda de la tecnología en un nuevo sitio que incluye 20 años de trabajo. Fue instituido por el Consejo de Memoria Democrática de Barcelona dirigido por Jordi Rabassa. Se presentó esta mañana, que coincide con los bombardeos más sangrientos que sufrió la ciudad los días 16, 17 y 18 de marzo de 1938, matando a 270 personas cuando una de las bombas detonó un camión lleno de dinamita en el cruce de la calle. Gran Vía. Un evento que fue portada de muchos periódicos internacionales.

El sitio fue acogido este jueves por la concejala y Carme Miró, responsable del Pla Barcino del Servei de Arqueología de Barcelona. Tiene una gran cantidad de información que permite recorrerlo todo (en un mapa de Barcelona de 1935) y conocer la documentación; archivos, planos, imágenes y fuentes orales de los que allí se esconden y los objetos que se encuentran en ellos. Sobre todo, los restos de suministros, como botellas, suelas de zapatos, bombillas, latas, pero también herramientas para construirlos o carteles que informen a la ciudadanía cómo actuar: «No corras», «Quédate sentado», «Tranquilo». , que ilustra la angustia de los que se esconden allí porque no sabían qué iba a pasar con sus vidas y qué encontrarían si pudieran irse.

‘Teniendo en cuenta que la mayoría de los hombres iban a la vanguardia, los albergues los hacían mujeres, niños y ancianos’, dijo Miró, que califica estas construcciones como ‘la obra más importante que realizan los ciudadanos de Barcelona’ y web, como herramienta y punto de partida para encontrar seguramente más refugios en Barcelona ”.

El sitio también contiene los refugios ya construidos durante la dictadura de Franco hasta 1948. «Sobre todo en las zonas más importantes de la ciudad, como el Paseo de Grácia, el único objetivo a proteger frente a un posible bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial es sólo una parte de la población», según Miró. Entre el construido en la planta baja, donde hoy se encuentra la tienda Apple en la Plaza de Catalunya. Y también los 14 que tuvieron una segunda vida, como la conocida como Refugio 307 que se dedicó al cultivo de hongos hasta su apertura al público.

El experto arqueólogo recordó que solo se pueden visitar tres de ellos: el Refugio 307, en Nou de la Rambla, en las laderas de Montjuïc, regentado por el Museo de Historia de Barcelona; los de la Plaça del Diamant, en Gràcia y los de la Plaça de la Lira, en Sant Andreu. «La unidad subterránea de los Mossos d’Esquadra y los bomberos no permiten el acceso a muchos de los refugios, ya que estos espacios de confinamiento no cumplen las condiciones», dijo Miró, quien aseguró que el que hace unos años en la Torre de la Sagrera, junto al lugar donde se construyó la estación del AVE, se visitará a continuación. «Porque está dentro de una instalación municipal», recuerda Rabassa. Porque los albergues, como todo subterráneo, están bajo la ley de la Generalitat, pero si el acceso es dentro de fincas particulares, vecinos o empresas, tienen el control ”, aseguró Miró. Afortunadamente, habilitas el sitio para crear un recorrido virtual por tomando siete de ellos después de hacer una reconstrucción en 3D de ellos.