9 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

‘Pude ver que íbamos a dormir en el hotel. Tan culpables y todos en casa ”| Madrid

Juicio con jurado popular en octubre de 2019 en la Audiencia Provincial de Madrid.
Juicio con jurado popular en octubre de 2019 en la Audiencia Provincial de Madrid.AURORA INTXAUSTI

En las escalinatas de la Audiencia Provincial de Madrid, el portavoz de un miembro suplente del jurado popular dijo: ‘La votación fue 6-3, se estaba haciendo tarde y veía que tendríamos que quedarnos en el hotel un par de veces para dormir’. noches porque nadie dio su brazo para girar. Por tanto culpables y todos en casa. ‘Fue el 30 de septiembre de 2020, y el juicio de un hombre de 46 años acusado de matar a su pareja acaba de concluir con una sentencia que lo condenó a 21 años de prisión. Tras el recurso de casación de la defensa del imputado, basado en la conversación entre algunos miembros del jurado tras el juicio, el Tribunal Supremo de Madrid ha ordenado la repetición del juicio y anulado el veredicto del año pasado.

Los hechos acaecidos tuvieron lugar a finales de mayo de 2017 en el municipio madrileño de Collado Villalba. El acusado, David de Granada. AM regresó de una cena con amigos con su pareja, la rumana Valentina Chirac (38), alrededor de las dos de la madrugada. La pequeña que tenían en común pasó la noche con amigos. En el domicilio de la pareja, el acusado Chirac habría sido golpeado y asfixiado hasta su muerte entre las cuatro y las seis de la mañana. El imputado se fue a trabajar por la mañana y cuando regresó por la tarde, llamó a la policía para informar que habían ingresado a la casa a robar y que su esposa había sido asesinada.

Además del asesinato, también fue acusado de manipular la escena del crimen para que pareciera un robo y agresión sexual. Según la policía, no hubo evidencia de entrada forzada o robo de pertenencias, aunque se encontraron rastros de ADN que no estaban relacionados con el imputado y el cargo de agresión fue desestimado por falta de pruebas. A falta de pruebas contundentes y que el imputado siempre se declaró inocente, el jurado deliberó durante largas horas y se dividió en la votación. Finalmente, gracias al cambio de voto del vocero, se alcanzaron los siete requeridos para la condena.

Tras la votación decisiva, se produjo una conversación entre algunos miembros del jurado ante las puertas del juicio, en la que el portavoz admitió que había cambiado su voto para terminar rápidamente el juicio. Al día siguiente, uno de los participantes en la conversación, que reprochó enérgicamente lo dicho al vocero, se dirigió a una notaría de Galapagar para aumentar el contenido de la conversación a documento público. La comparecencia notarial fue entregada por el ciudadano al magistrado presidente del jurado popular unos días después antes de que se pronunciara la sentencia. Sin embargo, la sentencia se dictó porque no constaban las irregularidades en el veredicto.

La defensa apela el veredicto ante la sala civil y penal del TSJM porque, según ellos, se produjeron irregularidades como consecuencia de las deliberaciones. Tras revisar el recurso de apelación, la Corte concluyó que, a la luz de esta información, «no parece posible garantizar que el criterio de culpabilidad del imputado expresado por el vocero del jurado con su voto, fuera el resultado de una grave y estudio concienzudo de las pruebas «.

El tribunal destituyó al portavoz, diciendo que nunca habría un voto irresponsable por el deseo de no pernoctar en el hotel donde se concentra el jurado si es necesario continuar la cumbre. “Dado que hubo una violación del derecho a un juicio con todas las garantías e imparcialidad, el tribunal anuló la sentencia y convocó otro juicio con un nuevo jurado popular para una fecha aún no especificada.