27 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

El penúltimo paso de la batalla judicial de Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana | Gente

Si Arantxa Sánchez Vicario finalmente se divorcia de Josep Santacana, solo tienen prueba los tres magistrados del artículo 12 de la Audiencia Provincial de Barcelona que deliberaron el miércoles y tomaron una decisión al respecto. El veredicto, que recibirán los abogados de ambas partes en las próximas semanas, dejará claro si el divorcio de la expareja es correcto para tramitarse en España, como solicita Santacana, o por el contrario, es competente Estados Unidos. , como pidió Sánchez Vicario, y podría poner punto y final a una larga batalla legal que el extensor y el empresario llevan dos años teniendo.

Todo se remonta a marzo de 2019, cuando un juzgado de Esplugues de Llobregat (Barcelona), donde Santacana solicitó el divorcio, hizo efectiva la disolución del matrimonio. Sin embargo, Sánchez Vicario está apelando la sentencia debido a su incansable lucha por resolver el divorcio en Miami (Florida, EE. UU.), Donde se tramitó inicialmente y donde viven ambos y sus dos hijos. Son ahora los magistrados de la Audiencia Provincial de Barcelona los que han decidido pactar con uno u otro. Que este caso llegó a su fin cuando se conoció el contenido de las deliberaciones, sin embargo, es relativo, pues si una de las dos partes no está satisfecha con la nueva resolución, tienen la posibilidad de un recurso definitivo ante el tribunal. . Presidente del Tribunal Supremo de Cataluña. “El proceso judicial puede extenderse en el tiempo”, aseguró Ramón Tamborero, abogado de Arantxa Sánchez Vicario, EL PAÍS, quien estima que no recibirán la sentencia dentro de ‘diez, quince o veinte días’.

Si los jueces finalmente acuerdan con la extenista y anulan la sentencia de divorcio dictada por el juzgado de Esplugues de Llobregat, la expareja tendrá que solucionar sus problemas maritales en Miami, objetivo que ha perseguido la deportista desde el principio por ignorar a Santacana y no a la. problemas económicos que tiene el ex socio. Cuando se disuelve el matrimonio en España entra en vigor el acuerdo de divorcio, ambos firmados antes de contraer matrimonio, y que están sujetos al régimen vigente en Cataluña. Sin embargo, este tratado no es válido en Estados Unidos, por lo que al empleador le interesa que el asunto se resuelva en España. Son precisamente los activos económicos que son habituales los que ‘forman parte de la estrategia por la que’ apelamos ‘a primera vista’, afirma el abogado de los forasteros sin querer dar más detalles.

Sánchez Vicario y Santacana se casaron en 2008 y se divorciaron tras diez años de matrimonio y dos hijos. Según el abogado del ex tenista, el primer caso que presentó el empresario para disolver su matrimonio fue en Miami, donde vivían en pareja. Sin embargo, finalmente lo retiró por un corto tiempo después de presentarlo en Barcelona. «Alegamos que sus acciones son presuntamente un fraude a la ley, y que el tribunal competente para resolver el matrimonio es el de Florida», agregó Tamborero. En el caso de que la decisión del juez sea a favor de Sánchez Vicario, el trámite que seguirá su defensa será presentar una solicitud de divorcio en Florida y se le pedirá ‘averiguar dónde están los supuestos bienes de Arantxa, quien según ella dice, han desaparecido ”, resume su abogado.

Independientemente de lo que se decida, esta última sentencia de divorcio no afecta a la tutela y vigilancia o manutención de los dos hijos del excónyuge, tal y como explica Tamborero “porque los hijos no viven en España, todo el proceso de remisión judicial a menores aún está pendiente. pendiente. de los tribunales de Florida ”. El hogar en Miami de los niños de 10 y 12 años parece ser el único punto en común al que llegan los aún casados. La extenista y el empresario recibieron una especie de supervisión conjunta antes de que se interpusiera el caso de divorcio, y debido a que su nivel de capacidad es mayor, es ella quien tiene la responsabilidad de traspasar una cantidad a su todavía esposo para la manutención de los menores ya que vivir con él.

Paralelamente al divorcio, Santacana y Sánchez Vicario libran otra guerra económica con el Banco de Luxemburgo (BDL), que el pasado mes de noviembre exigió una pena de cuatro años de prisión por la liquidación de bienes a la exinquilina y su exmarido y una indemnización. de 6.170.942 euros a los que hay que sumar intereses y costas procesales y que la expareja se sentará en el banquillo de los acusados ​​cuando se fije la fecha del juicio.

Mientras tanto, tanto el extenista como el empresario continúan en Miami, donde viven, y no tienen que viajar a España, aunque sus abogados reciban la sentencia, o si alguno de ellos interpone un recurso. Cada uno seguirá su propio futuro a distancia.