27 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

El orgón y la pseudociencia | El hacha de piedra

Acumulador de energía orgónica creado por Wilhem Reich.
Acumulador de energía orgónica creado por Wilhem Reich.BIENVENIDO CONFIANZA

Son tiempos en los que las grietas del método científico están llenas de pseudociencia y otras fantasmagorías. Negadores y frikis Utilizan la pandemia para reunir a los medios, convirtiendo sus opiniones en un ruido de fondo que satura todas las conclusiones científicas.

Sin embargo, la pseudociencia no es nueva. Uno de los casos más representativos de ciencia marginal fue quizás el del psiquiatra austriaco Wilhelm Reich (1897-1957), una verdadera promesa en el campo del psicoanálisis. Discípulo de Freud, fue un excelente lugar en su tiempo; uno de los grandes pensadores europeos que denunció el ascenso de los fascistas nazis y que fue perseguido por el mismo motivo.

Con una ideología radical, postuló la síntesis entre marxismo y psicoanálisis, interpretando el materialismo dialéctico desde lo más profundo de la psique humana, que dio lugar a la corriente llamada Freud-Marxismo. Wilhelm Reich llegó a un final sombrío. Moriría de un infarto en la Penitenciaría Federal de Lewisburg, Pensilvania, donde fue ingresado por el efecto que provocó su descubrimiento del órgano. Según Reich, el órgano es la energía cósmica que forma parte de toda la materia viva.

Reich inventó un acumulador de energía orgónica que era lo más parecido a un gabinete de una sola caja construido con diferentes capas de materiales orgánicos e inorgánicos.

Wilhelm Reich dijo que las enfermedades ocurren cuando baja el nivel de órganos en nuestro cuerpo. Para hacer esto, para recuperar los niveles de orgón, Reich inventó un acumulador de energía de orgón que era lo más parecido a una carcasa corporal construida con diferentes capas de materiales orgánicos e inorgánicos. En el interior, colocó una silla donde el paciente se sentó y esperó para recuperar los niveles óptimos de orgón. Sin ir más lejos, el autor escribe Jack Kerouac en su novela En el camino, describe el acumulador de orgón construido por William Burroughs, representado en la novela por el personaje Old Bull Lee. No hace falta decir que los Beatnicks confiaron en este dispositivo. La contracultura sería el caldo de cultivo donde el acumulador de orgón encontraría fertilidad.

La obstinación de Reich se volvió tan obstinada con su invento que en 1941 él mismo accedió a realizar experimentos con el acumulador de orgón. Pero Einstein no estaba convencido y concluyó que el aumento de temperatura en la olla se debió al aumento de temperatura en la habitación, a lo que Reich no quedó satisfecho con la respuesta, argumentando que el aumento de temperatura en la temperatura de la olla fue el resultado de el orgón. Para zanjar el asunto, Einstein le escribió a Reich: «A través de estos experimentos, creo que el asunto se ha resuelto por completo».

El caso terminaría con Reich en la cárcel y con el acumulador de orgón en una rara pieza que sirve de ejemplo para ilustrar lo que sucede cuando se intenta esconder el método científico con la excavación de la ignorancia.

A pesar de esto, Reich no retrocedió. Como si eso no fuera suficiente, agrega más seguidores cada vez; personas con el cabello más diverso, incluidos estudiantes y escritores como J. D Salinger, que se puso del lado del psiquiatra. El caso terminaría con Reich en la cárcel y con el acumulador de orgón en una rara pieza que sirve de ejemplo para ilustrar lo que sucede cuando se intenta esconder el método científico con la excavación de la ignorancia.

Son cien años, un siglo que Reich tardó en armar su teoría utilizando un mueble. Al parecer tenemos que seguir reconstruyendo la historia del último fotograma, como si se hubiera perdido toda la película anterior. Como si el marco en el que aparece el momento presente en el que vivimos no fuera la repetición de otro momento del que el error nos enseñó algo. De todas formas.

El hacha de piedra es una sección donde Montero GlezCon voluntad de prosa, ejerce su particular cerco a la realidad científica para mostrar que la ciencia y el arte son formas complementarias de conocimiento.

Puedes seguir CASE en Facebook, Gorjeo y Instagramo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.