4 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Dani Rovira, un año después de su cáncer: «La vida es el mejor regalo, disfrútalo» | Gente

Hace exactamente un año, el 18 de marzo de 2020, apenas cuatro días después de que se determinara el estado de alerta de la pandemia de coronavirus en España, Dani Rovira recibió la peor noticia: le diagnosticaron cáncer, concretamente un linfoma de Hodgkin que los médicos habían detectado tras una En su clavícula apareció un bulto extraño y varios amigos especialistas lo despertaron. Solo una semana después, el actor lo anunció en sus redes sociales, y desde entonces no ha dejado de recibir miles de mensajes de apoyo y cariño de amigos y compañeros y también de extraños.

Ahora, un año después de que su vida cambió y se recuperó por completo de su enfermedad, quiso pensar un poco en sus meses más difíciles y guardó algunos de los mensajes en forma de dibujo que estaba recibiendo en ese momento. «Hoy ha pasado solo un año desde que me diagnosticaron cáncer. Parece que se acabó toda una vida. Después de haberme recuperado por completo, solo tengo palabras de agradecimiento para quienes me amaron incondicionalmente. La vida es el mejor regalo, disfrútalo ”, escribió el ganador de un Goya. Ocho apellidos vascos en Instagram.

Como se refleja en las ilustraciones que acompañan su mensaje optimista, Rovira ha estado acompañado todo este tiempo por sus mascotas, sus tres perros adoptivos y la actriz Clara Lago, a quien ha definido en varias ocasiones como su «pareja» sin precisar si tienen el La relación romántica que se reunieron durante cinco años se reanudó. La publicación ha traído consigo muchas caras conocidas que se han animado a felicitarle por este ‘cumpleaños’, como ha subrayado la imparable fundación antileucémica. Su amigo, el humorista Arturo González-Campos, Mari de Chambao o Roberto Leal, creador de uno de los dibujos publicados por Rovira, también quisieron dejarle sus mensajes de aliento y orgullo. También el doctor Carlos Mascías, quien comentó: “Ese ‘cambio de piel’ que te puso en mi camino. Feliz con este ‘cumpleaños’, amigo ”.

Medicina y sonrisa de felicidad para el malagueño que anunció a mediados de agosto del año pasado que había superado la enfermedad. Durante los seis meses de la batalla, Rovira siempre fue muy optimista y nunca bajó la guardia. En cuanto se entera de que el cáncer ha desaparecido, vuelve a ponerse las zapatillas deportivas para retomar su afición por el running, que ejercita casi a diario, y rápidamente vuelve a su rutina laboral, donde era imparable.

Fue puesto al mando de Marcel Barrena (para quien ya trabajaba) Cien metros) en el rodaje de Mediterráneo, la película sobre los colaboradores de Open Arms que se estrenará este año. También volvió al teatro, con la segunda temporada de su monólogo Odio, el mismo que Netflix estrenó en su plataforma digital hace apenas un mes. Comienza el programa de comedia Mi año favorito en Podium Podcast y estuvo al frente de uno de sus últimos proyectos audiovisuales y también de humor, La noche D, Martes en TVE. ‘Es una pequeña ventana, unas pocas horas a la semana de aire fresco, en la que puedes sentarte en el sofá y olvidarte un poco de tus problemas, porque creo que el mundo ha sido demasiado complicado para verlo en televisión en los últimos años. no hay alternativa al humor y la música. […] Además, la responsabilidad de trabajar en una televisión pública, eso es lo que pagan todos los españoles, quiero hacer humor para todos ”, admitió el humorista en una entrevista con este diario hace unas semanas.

Mientras tanto, Rovira no ha olvidado su trabajo más solidario y continúa al pie del desfiladero con la Fundación Ochotumbao que co-creó con Clara Lago. En noviembre pasado, el actor-presentador celebró su 40 cumpleaños e ignoró la crisis de la mediana edad en un charla que tuvo recientemente con Sara Carbonero. ‘Al final llegué a los 40 y la crisis se convirtió en un pedazo de pan en comparación con la llegada en vivo. Antes de que te ocurra una enfermedad como esta, pensamos que somos inmortales y creemos que las balas siempre llegan a los demás. Cuando se trata de ti, es una gran humildad cruel ”, admite el humorista en Radio Marca.