31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Cuando tus abuelos fueron la base de la economía circular. Da el siguiente paso | Ecoembes: Eco Space

No es necesario mirar a Bruselas, la capital de la que parte la política de sostenibilidad de la Unión Europea, para entender y aplicar la economía circular, que ahora está tan de moda, en nuestro día a día. Nuestros abuelos, en su contexto histórico, ya eran expertos en el tema: se aseguraban de que la basura no terminara en la naturaleza, reutilizaban todo lo que podían y aprovechaban al máximo cada producto, reduciendo consumos innecesarios. Para adaptar estos hábitos al siglo XXI, que quizás ya puedas llevar a cabo sin saber que es la base de este nuevo modelo de consumo, es fundamental establecer definitivamente. «La ciudadanía es la clave de su éxito», dijo Herminio Sastre, director de la cátedra de economía circular de la Universidad de Oviedo y profesor de tecnología ambiental. Sastre confía en que esta economía, basada en un modelo cíclico similar al ciclo que controla la naturaleza, transformará los patrones de consumo, mejorará la eficiencia energética y promoverá nuevos negocios basados ​​en el uso compartido y la reutilización. ¿Se suman los ciudadanos a esta forma de vida? ¿Tú lo haces? ¿Conoce los primeros pasos que debe dar? ¿O ya tienes una idea y quieres seguir adelante?

Desde separar los envases para su reciclaje hasta alquilar ropa en lugar de comprarla, en este informe ofrecemos una guía práctica (tanto para principiantes como para expertos) sobre cómo comprender las tres R en las que se basa la economía circular. Reducir, reutilizar Y Reciclar.

¿Realmente necesitas lo que ha estado en un cajón durante 20 años?

Reducir (por primera vez) este consumo es la clave más importante de la economía circular, también uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos en nuestro hogar: saber gestionar nuestros gastos, especialmente los de alimentación. Es común que si no te organizas bien, siempre haya un alimento que se eche a perder y que tengas que tirarlo. Por otro lado, tendemos a recolectar artículos que muchas veces tiramos en un cajón y ya no los recordamos durante 20 años: revistas, folletos de reparto de comida, ropa vieja, artículos electrónicos. Esto implica una gestión de residuos innecesaria que ocupa espacio y tiempo.

No compre lo que no va a utilizar. El primer paso es aprender a decir «no» a uno mismo, y dejar de comparar todo lo que no necesitamos o no sabemos. Para evitar que se tiren los alimentos en mal estado y se compren más, el congelador puede ser un buen aliado, pero también establecer un presupuesto en una lista de Excel (o un cuaderno) con los alimentos que realmente consumes cada semana. También es interesante notar cuánto estamos desperdiciando. Hay puesta en marchacomo Winnow, quien desarrolló inteligentes medidores de basura que ayudan a los chefs de restaurantes a usar los alimentos y reducir los desechos a la mitad. Una iniciativa que pronto podrá aplicarse al uso doméstico.

Cuidado del consumo energético. Instale bombillas de bajo consumo, regule la calefacción correctamente, evite abrir las ventanas para dejar pasar el calor y siempre llene la lavadora. Un caso práctico es que si envías todas tus facturas y tickets de tus compras por correo, entonces reducirás el consumo de papel. Para aquellos que quieran ir más allá y pensar en trabajar en casa, pueden instalar reductores de caudal de agua en grifos y duchas, que ayudan a reducir el consumo de agua en un hogar hasta en un 47%.

Evita la nostalgia y deshazte de lo que no estás sirviendo. Debemos aprender a deshacernos de todo lo que ya no es útil en nuestra vida diaria, aunque todavía tenga valor. La primera opción es dárselo a un conocimiento que pueda ser útil, y la segunda es venderlo a una tienda de segunda mano para que alguien más pueda darle una nueva vida. Recuerda que existen muchas aplicaciones de venta en línea entre individuos. Para otros artículos inútiles, evita la nostalgia y recíclalo.

Alquile todo lo que pueda. Hay empresas de ropa, como la marca holandesa Mud Jeans, que alquilan pantalones en lugar de venderlos. Los clientes eligen el que más les gusta y, a un precio inferior al precio de compra, lo usan hasta que lo desean. Luego lo devuelven y la tienda repara el material para crear otras prendas. Ahorro de recursos, menor contaminación en el proceso de fabricación y menor desperdicio textil en vertederos. Al igual que la ropa, también están los alquiler de coches, la venta de videojuegos en formato digital o las plataformas audiovisuales de Actual.

Empresas de otros sectores ya se plantean hacer lo mismo, como alquilar teléfonos móviles de la misma forma que alquilar un coche. El usuario compra el teléfono a un precio menor y lo devuelve cuando está obsoleto. La empresa utiliza los componentes del antiguo aparato móvil para nuevos modelos, de lo contrario los vende a otras empresas para fabricar electrodomésticos como lavadoras o refrigeradores. La extracción de cobalto, por ejemplo, sería menor y reduciría la chatarra electrónica.

De la ropa de segunda mano a la reutilización de prendas cocinadas

Después de reducir el consumo está el concepto de reutilización (la segunda R), también se aplica a multitud de acciones que realizamos a diario:

El ejemplo más común: ropa. En lugar de comprar ropa nueva, intente ir a una tienda de segunda mano. En la mayoría de los casos, el material es de alta calidad, cómodo y de moda. Contribuirás a reducir los residuos de la industria textil, la segunda más contaminante del mundo después del sector del transporte aéreo, según un estudio de la Universidad Aalto de Finlandia.

Use el resto del guiso nuevamente. El uso de alimentos cocinados (la elaboración de recetas con sobras de otros platos) está íntimamente ligado a la economía circular. Los excedentes de comida preparada no son una opción; Úselo para hacer otros platos. Los ejemplos son múltiples, desde la ropa vieja del cocido hasta hacer una olla con las puntas y sobras de las partes menos nobles del atún que utilizabas para hacer un tártaro. En Internet puedes encontrar interesantes alternativas con las que experimentar.

Abono casero y agua de ducha. Si tienes espacio, puedes reutilizar los residuos orgánicos para hacer compost casero. Compre un contenedor de abono en una tienda de jardinería y llénelo con cáscaras, verduras y frutas. Luego use el abono resultante en sus plantas. Hay ciudades como Vitoria que ofrecen servicios de compostaje a la comunidad para quienes viven en un piso y no tienen espacio para compostar. El ayuntamiento instala estos dispositivos en determinadas zonas de la ciudad y los usuarios solo tienen que deshacerse de los residuos orgánicos allí. También ofrece formación introductoria gratuita, materiales y asesoramiento.

Otro uso para reutilizar es mantener un balde de agua en el baño y antes de ducharse, deje correr el cabezal de la ducha hacia adentro hasta que el agua se caliente. También es recomendable hacer lo mismo con el agua de lluvia. Luego puedes usarlo para mojar las macetas, entre otras cosas.

Recupera y dale una segunda oportunidad. Saber usarlo de nuevo es una filosofía que no solo consiste en reparar una silla de madera que encontraste en la calle y darle una nueva oportunidad. También apuesta por los productos que se rompen, e intenta arreglarlos para alargar su vida útil. No solo produciremos menos residuos, sino también empresas locales. ‘Esta economía implica actividades productivas que generan empleo y beneficios. Debemos promover profesiones como los recicladores y reparadores ”, enfatiza Sastre. Recuerde, si un ventilador ya no funciona, tiene una cremallera atascada o se ha roto un músculo del cinturón, no lo tire. Hazlo bien. Eventualmente ahorrará dinero y ayudará al medio ambiente.

Sobre todo reclamaré el primer mandamiento

El reciclaje es la base de la economía circular, ya que logró la dignidad académica como nuevo modelo de producción hace tres décadas, en una oficina del University College de Londres. Se trata de industrias que fabrican sus productos sin extraer materias primas. Sastre confirma que el ciudadano común debe ser consciente de la importancia del reciclaje y mirar la basura de otra manera. «Si los residuos en la economía circular se consideran un recurso, ¿por qué tirar algo valioso? Los vecinos deben comprometerse con la separación de residuos, algo que es fundamental para reintroducir esta materia prima (componentes electrónicos, papel y cartón, vidrio, envases …) en el proceso productivo ”, explica el experto.

El hecho de que los ciudadanos decidan separar los residuos en el hogar y en el trabajo podría tener un gran impacto en los próximos 20 años, no solo para establecer la economía circular (si los consumidores separan y demandan productos reciclados, las empresas invertirán más en ello), sino también para reducir la huella de carbono, según Naciones Unidas. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estima que se contaminará un 70% menos de contaminación, la extracción de materias primas disminuirá en un 70% y los residuos urbanos disminuirán hasta en un 60%.