31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Ana Obregón, 66 años y una que lo ha cambiado todo Personas

«No lo voy a celebrar», declaró Ana Obregón el jueves en el que cumple 66 años. La actriz y presentadora tiene su vida en doodloopstraat luego de la muerte de su único hijo, Álex Lequio, el 13 de mayo debido a un cáncer y parece que quiere seguir así al menos por ahora. Desde entonces tu cuenta de Instagram fue el reflejo más directo de sus sentimientos. 57 publicaciones en 46 semanas que supusieron un antes y un final para Obregón. De estos, 42 están dedicados a su hijo, a su ausencia, al recuerdo, al poder al que se aferra para mantenerse viva, a los momentos de meditación en los que se sumerge pensando que continuar tiene un significado para ella después de la procesión. de la persona más importante de tu vida. También al proyecto que ahora impulsa su energía por encima de todas las cosas: la fundación de la Fundación Aless Lequio, organización desde la que quiere impulsar la investigación para combatir el cáncer, y a la que ya ha declarado que recibe parte de los ingresos que recibe. es a través de entrevistas exclusivas en revistas o mediante promociones publicitarias en redes sociales.

Apenas cuatro días antes de su aniversario, publica uno de sus últimos recuerdos de su hijo, acompañado de una foto en la que se ve sonriente y feliz en los ojos de Alex cuando era pequeño mientras se bañaba en el mar: ‘Si si tienes un hijo, necesitas un espejo. Eras el espejo donde me miraba para seguir viviendo. Diez meses sin ti ”. Un día antes de su cumpleaños, Obregón publicó una foto de ambos en sus Historias de Instagram, que decía: «Mañana te extrañaré insoportablemente».

A pesar de las dolorosas palabras que comparte, Ana Obregón ha recuperado la compostura tras el tsunami, lo que significa una pérdida como la suya, y demuestra que está tratando de continuar con sus proyectos desde la calma y sin la ausencia del olvido. El primer paso se dio al acoger la Nochevieja de Anne en TVE con Anne Igartiburu, justo al final de un momento difícil para los españoles y para el mundo por las secuelas de la pandemia del covid-19. Su representante, Susana Uribarri, confirmó a mediados de enero que Obregón estaba «en un momento de absoluta paz» y que había recibido muchos proyectos, pero ninguno que se llevaría a cabo en el corto plazo. «Estudiaremos todo con detenimiento, pero no se ha decidido nada porque Ana está ahora en modo silencioso», agregó.

Personas cercanas a la artista confirman que ella nunca volverá a ser la misma de antes, ese torbellino aparentemente siempre feliz que contaron las anécdotas que alguna duda y su actitud anual hizo en bikini o traje de baño, creando una imagen icónica y metafórica que ha dado inicio a las vacaciones de verano. .

Su supuesta frivolidad pública también se transformó en conciencia de los problemas que enfrenta la investigación, o en reclamar la responsabilidad de todos ante la pandemia. En el Día Mundial contra el Cáncer, por ejemplo, Obregón se acordó de su hijo y exigió más ayuda del gobierno para la investigación de esta enfermedad, además de rendir homenaje a quienes la combaten. Su lección de vida debe llegar al corazón de tanta gente que se queja de las restricciones, los miles de adolescentes que aún hacen fiestas ilegales, los políticos que se han vacunado sin tocarlo, la falta de un capitán en el gobierno para liderar esta pandemia. … ”, dijo en una publicación en su perfil de Instagram, donde tiene 733 mil seguidores.

En sus 66 años de vida, que apareció en los medios como la muy joven novia de un Miguel Bosé casi barbudo, se retrataba mayoritariamente con una sonrisa, pero la enfermedad y muerte del único chico que tuvo con Alessandro Lecquio, aún no se cumplía. el único de sus dramas. Obregón estudió biología, estudió veterinaria durante tres años, diez años de ballet clásico en el conservatorio y varios cursos de danza moderna y jazz en Inglaterra y Estados Unidos.

Su grato discurso a lo largo de estos años dio una expresión que reflejaba el lado alegre y exagerado de esta mujer que estaba decidida a continuar en el sitio: «Eres como Anita La Fantástica». Una definición que tiene que ver con unas anécdotas contadas por ella misma y que ha alcanzado el máximo nivel de troll por real que fuera: la paella que preparó el director Steven Spielberg en Los Ángeles (hay evidencia gráfica) cuando tenía dos años. años en la casa de Julio Iglesias en Miami tras ser asaltada en su apartamento, o cuando Victoria Beckham le gritó en un gimnasio porque estaba celosa de su relación (¿amistosa?) con su marido David Beckham, entonces jugador del Real Madrid.

Es cierto que tuvo muchos sueños en los ochenta y que no dudó en estudiar Arte Dramático en el prestigioso Lee Strasberg Theatre Institute de Nueva York o probar suerte en Los Ángeles, donde interpretó un papel en la película. Bolero, protagonizada por Bo Derek, y un gran éxito de taquilla en 1983. También es cierto que lo intentó como actriz, como presentadora e incluso como bailarina y que vivió momentos estelares. Que apostamos, al ser compañero de Ramón García en el carillón de varias Nocheviejas o dar vida a un dulce estriptista que cuidó de los numerosos descendientes de un viudo ocupado en Ana y los siete. O que hizo una maestría en Gestión Inmobiliaria y de la Construcción en 1990, porque cuando no rodó, ayudó en la empresa constructora familiar, Jotsa, un imperio inmobiliario que flaqueó con la crisis económica y puso sus cimientos en el padre. de la tribu, Antonio García Fernández, que actualmente tiene 95 años y fue uno de los fundadores de la exclusiva urbanización madrileña de La Moraleja.

La cara B de Ana García Obregón no fue solo su moderado éxito como actriz. De adolescente contrajo un tumor en el duodeno que la mantuvo en cama durante mucho tiempo y fue la mecha que, como ella misma admitió, encendió su desbordante imaginación. A los 28 años, la enfermedad reaparece con un tumor uterino. Ana Obregón, fantástica o no, siguió con una vida que tanto se derrumbó sin prestar atención a valores ni accidentes. Su vida amorosa refleja la rueda gigante de momentos brillantes y tiempos de ausencia. Los verdaderos amores de la actriz forman un rosario de nombres de diferentes orígenes: desde Miguel Bosé hasta el jugador de baloncesto Fernando Martín, el futbolista Davor Suker, la modelo Darek, el actor Miki Molina y el padre de su hijo, Alessandro Lequio. En otros, los que se han quedado en el nivel del rumor, se puede crear el guión para una telenovela larga. Pero entre los más importantes, la fidelidad no fue seña de identidad, y el otro sueño familiar, que chocó con Lequio, quedó en vano en más de una ocasión.

Todo quedó en otra dimensión tras la desaparición de su hijo. Su gente espera que Ana Obregón reaparezca de su propio dolor y vuelva a empujar la rueda de su vida como parece decidida a hacerlo.