31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Mónica García, la candidata de More Madrid que le dijo que no a Pablo Iglesias | Madrid

Un día antes del último debate sobre el estado de la Comunidad de Madrid, Mónica García salió a pasear por el Parque del Retiro con sus tres hijos. Una desconexión que suele hacer a diario y que, dependiendo de su entorno inmediato, la ayuda a relajarse y repasar la agenda del día siguiente con su jefe de gabinete. Esa tarde de septiembre, Isabel Díaz Ayuso y el viceministro de Salud, Antonio Zapatero, vieron bajo los árboles al reciente candidato de More a la presidencia de la región. La presidenta del Madrid se dirigió al banquillo donde la acababa de ver:

– ¡No me des demasiada caña de azúcar en el debate de mañana, Mónica!

Fue una conversación relajada, pero refleja la imagen de la legislatura. García, de 46 años, fue el diputado más popular en este corto año y medio del mandato de coalición entre PP y Ciudadanos. Su figura política se fortaleció de inmediato. La pandemia sin duda lo promovió como una de las barajas más fuertes contra Ayuso en la Asamblea de Madrid. Hija de dos psiquiatras de izquierda madrileños, tenía muy claro desde el principio que quería estudiar medicina. «Mis padres no me influyeron mucho en la decisión, y si lo hicieron fue en el subconsciente», suele burlarse de su núcleo inmediato.

García siempre ha querido ser traumatóloga, pero fue en la práctica que se dio cuenta de que estaba engrosando el mundo del dolor. Anestesista, licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense en los años 90. Su primera bata blanca le fue entregada en el hospital 12 de Octubre, uno de los buques insignia de la salud pública madrileña. 21 años después, compagina la política con los días en el hospital.

Desconocido en ese momento, su imagen fue repentinamente compartida entre los trabajadores de la salud cuando se desempeñó como portavoz de la Asociación de Médicos Especialistas de Madrid durante la Edad de Hierro de Esperanza Aguirre. Era una de las voces blancas en medio de la tormenta. El 31 de octubre de 2012, el PP de Ignacio González anunció repentinamente la privatización de seis hospitales públicos. Serán gestionados por empresas durante la noche. La creación de la operación fue Javier Fernández-Lasquetty, entonces ministro de Salud y ahora un hombre en la cartera de tesorería en el gobierno de Ayuso.

Los trabajadores de la salud lograron frenar esta maniobra con marchas en todas las calles y frente a los hospitales. Fue una movilización sin precedentes en dos años. García siempre estuvo en primera fila, haciéndose visible públicamente y sin dudar en acudir a los televisores para responder a Aguirre y González. «El servicio público debe ser gestionado por la empresa privada porque es más eficiente que el servicio público», Aguirre dijo un domingo de 2014 El sexto. Siete días después, García respondió en la misma silla en la que estaba sentado el expresidente: ‘No hay pruebas. Sin embargo, la gestión pública debe estar bien gestionada, basada en criterios independientes y científicos. El problema es que los objetivos de nuestros gerentes no son los pacientes, sino los votantes. Por eso hacemos los hospitales que no necesitamos y no llevamos el dinero donde hay que llevarlo ”. La justicia está de acuerdo con los trabajadores de la salud. Lasquetty dimitió en 2014. García, al oír esto, dio el paso. Toma las llaves de la puerta de la póliza.

Embarazada de su primera hija, empieza a conocer algunos grandes nombres de Podemos en Madrid. Las elecciones regionales de mayo de 2015 estaban a la vuelta de la esquina. José Manuel López, candidato a presidir la comunidad por el partido, ahora recuerda por teléfono cómo persuadió a García para que votara por su candidatura:

– Ha llegado el momento, Monica. Debes entrar.

El anestesista se ubicó en el número 22 de la lista. Podemos luego obtuvo 27 escaños y más de medio millón de votos. «Me costó convencerla, pero tenía que ser sí o sí, porque era muy trabajadora en los círculos», recuerda López, que está alejada de la política desde 2016. “Hay parlamentarios que hablan muy bien, pero hay otros que se zambullen entre papeles. Mónica es una de ellas ”, recuerda otro diputado de esa época. Poco después de unirse a la Asamblea, el grupo ve un aumento ardiente en ella.

Apasionada del deporte, durante su juventud practicaba atletismo. Compitió en los 100 metros con vallas, donde alcanzó las semifinales del Campeonato de España. Más tarde, recuerdan en su familia, comenzó a esquiar, donde conoció a Blanca Fernández Ochoa. En 2019, con el ascenso de Más País tras el desvío de Podemos, Íñigo Errejón la quiso desde el primer momento. “Debemos recordar que el candidato de Unidos Podemos estaba en peligro para la comunidad en las listas”, dijo el propio Errejón por teléfono. «Sabíamos que era una figura en ascenso, y por eso también fue el número cinco en la candidatura de More Country a nivel nacional».

“Es una doctora asombrosa y muy combativa, pero nunca la perdonaré por recordarla en la legislación de salud bucal”, dijo José Manuel Freire, portavoz de Salud del PSOE en la Asamblea. «Mónica es una vieja compañera a la que respetamos y con la que esperamos entendernos tras las elecciones», dijeron este martes fuentes de Podemos. En los grupos del PP se dirigen a ella como ‘la pistolera’ por un gesto que envió con el dedo a Lasquetty durante una sesión de control en el parlamento de Madrid. Hace unos meses, la popular solicitó su renuncia porque le pagaron como diputada cuando estaba de baja como anestesista en el hospital 12 de Octubre, hecho que la propia García había advertido anteriormente que la Asamblea debía rectificar. «Mónica tiene un problema de actitud», dijo un diputado de Ciudadanos. “No sabe distinguir entre debate político y enfrentamiento personal. Piensa que todo está dividido en trincheras y que eso significa que no dialoga y quema los puentes de manera radical ”.

Con la pandemia, Más Madrid pudo aprovechar al máximo sus intervenciones en las comisiones de salud en las redes sociales. Un golpe que la colocó seis años después de su ingreso a la política en el primer lugar de la lista en una candidatura de izquierda. «La gente asume los problemas cuando son propios, no cuando les son ajenos», remarcó durante una entrevista con este diario en noviembre del año pasado. “Los baños tienen empatía. Tenemos un sustrato de la sociedad individualista en la que en unos años no nos sentimos con nosotros mismos, que somos nuestros mayores.

Tras la jugada del lunes de Pablo Iglesias, algunos miembros de Unidas Podemos creyeron que García cedería y que Más Madrid participaría en una lista conjunta para las elecciones a la Comunidad. Sin embargo, García respondió ayer con un último golpe: «Nuestras mujeres están cansadas de hacer el trabajo sucio, por eso nos piden en momentos históricos que nos hagamos a un lado». En su estricta oficina en el primer piso de la Asamblea donde tomó esta decisión, tiene un mapa de su próximo propósito: la Comunidad.