9 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Marcos Alonso: «En Madrid no tuve paciencia para pelear» deportes

Nieto de un futbolista – Marquitos, cinco veces campeón de Europa con el Real Madrid – e hijo de otro jugador – Marcos, internacional por Atlético y Barcelona, Marcos Alonso Mendoza (Madrid, 30 años) es el tercero de la dinastía Alonso que ha hecho carrera con el balón. Para ello, el lateral de 19 años (Bolton Wanderers) tuvo que dejar el Madrid rumbo a la Premier League y dejar huella en el fútbol italiano (Fiorentina) antes de regresar a Inglaterra por la puerta del Chelsea. Formado en la cantera del Real Madrid, no jugó más de tres minutos en su único Primer partido con los blancos, y hoy se enfrenta al Atlético.

Pedir. A pesar de ese rostro juvenil, ya tiene 30 años. El niño de la casa ya no es un niño.

Responder. Lo manejo bien. Me encuentro como nunca antes. Hace mucho que no dejo de ser niño. El paso más importante fue cuando salí de España. Yo tenía 19 años. Entonces comencé a darme cuenta de lo feliz que estás cuando estás en casa y cuando yo mismo comencé a recoger las castañas. Fui a otra cultura solo, fuera de mi país, y supe crecer como persona y como futbolista. Estoy feliz en Londres después de la extraña mudanza.

pag. Dejar el Real Madrid a los 19 años para fichar por el Bolton no debería haber sido fácil, ¿verdad?

R. Fue una decisión importante de lo necesario. Quería jugar y crecer como futbolista, y ahí le resultó difícil. Cuando les dije a mis padres que me iba, no sabía si les gustaba, pero me apoyaron. Mi papá sabe por su experiencia como profesional cómo se siente jugar y sentirse importante. Mi madre lo entendió menos, pero también me apoyó. Para un niño que sale de la cantera, siempre es complicado. En ese momento, no tenía paciencia para luchar. Lo que quieres a esa edad es jugar. No entiendes que se acerca el domingo y estás jugando, eso es lo que has estado haciendo hasta ese momento. Estuve en el mejor club del mundo, fue increíble, pero a esa edad, entre mi hambre y mi poca paciencia, quería jugar en todos lados y decidimos salir. No lo siento. El comienzo fue difícil.

pag. Realmente es un emigrante del fútbol español. Su experiencia en España no dura más de un año en Segunda B con el Castilla y un partido en Primera con el Madrid.

R. Yo soy yo soy. Total, total, 11 años ya me fui. No jugué en tercer o segundo lugar. Pasé el tiempo de Segunda B en algún lugar entre dos temporadas y el juego en el primer equipo. Mi carrera está fuera de mi país, pero no olvido el día de mi debut. Fue muy especial porque fue en El Sardinero. Mi familia es de Santander. Mi abuelo y mi padre jugaron allí. Viví allí cuando mi papá era entrenador del Racing. Y algunos miembros de la familia estaban en el campo. Mi abuelo no pudo, porque ya era regular, pero ciertamente lo disfrutó mucho. Fueron tres o cuatro minutos. Entré por Higuaín. El entrenador fue Pellegrini. Estaba tan nervioso que no estaba muy atento a lo que me decía. Simplemente no quería entrar. Vine a la izquierda.

pag. En su familia, el equipo se dividió en grupos. Su abuelo era madridista; su padre, del Atlético y del Barça. ¿De dónde es?

R. Yo, de Madrid. Ese era el equipo en el que jugaba. También fue siempre del equipo donde se entrenaba mi papá.

pag. Dividido en tres fases, lleva ocho años en la Premier. ¿Qué tiene en común este campeonato que todos los que lo practican ahora?

R. Cuando llegué en 2010, ya me di cuenta de que era diferente a lo que había experimentado. El ambiente, los campos, el trato del jugador. La forma de vivir el fútbol. Su intensidad. Este es otro mundo.

pag. También jugaste en Italia, en la Fiorentina. ¿Qué te enseñó?

R. Algo diferente a lo que aprendió en Inglaterra. Me encontré como un futbolista más competitivo, más táctico. En esa Fiorentina, la primera temporada también me costó. Montella, la entrenadora, ni siquiera me conocía. Fueron el ala izquierda de la selección italiana, Pasqual, que fueron de allí, el capitán y el peruano Vargas, que sonó por el Madrid. Me costó jugar y me cedieron al Sunderland. Regresé. El entrenador fue el mismo y le dije que si no contaba conmigo, me diría a mí mismo para buscar otra solución. El dijo que sí. Los dos últimos años han sido muy buenos. Jugué con grandes futbolistas: Salah, Savic, Joaquín, Giuseppe Rossi, Mario Gómez, Borja Valero … Completé mi estilo de juego. Jugué competición europea. Cualquiera puede golpearte. No podías dejar los juegos. Vengo de Italia como mejor jugador.

pag. ¿Y cómo es practicar con Joaquín todos los días?

R. Increíble. Cambia tu forma de vivir. Te permite disfrutar dentro y fuera del campo. Está subestimado por lo futbolista que es. En un club con mayor proyección que el que jugó, habría sido un futbolista de talla mundial. Puede que tenga esa espina …

pag. Cómo puede cambiar la vida de un futbolista de una temporada a la siguiente. El último y al comienzo de éste, con Lampard apenas jugó y ahora con Tuchel es innegable.

R. Esto sucede en algún momento de sus carreras con casi todos los jugadores. Son momentos de sufrimiento. Solo hay una habitación: ejercítate más que nunca. Lo hice. No me di por vencido. No me solté; Si lo hubiera hecho, habría estado de acuerdo con el entrenador. Tuve esa experiencia antes y a los treinta años ya sabía cómo manejar la situación. Al final de la temporada pasada, finalmente jugué y muy bien porque lo gané. Marqué goles que ayudaron mucho al equipo. Pero estaba claro que el entrenador me hacía dudar, no confiaba en mí del todo y esta temporada empezaba con la misma situación. No sabes qué hacer. Ves que el entrenador no cuenta contigo, el equipo está décimo y ya dudas. Fue entonces cuando encontré el apoyo de la familia y me convencí de que la situación podía cambiar. Así sucedió con el nuevo entrenador. Estoy jugando ahora. Ver al equipo invicto es muy satisfactorio.

pag. ¿Por qué cree que estaba condenado a desempeñarse mejor que el ala de largo alcance en la defensa de tres centros?

R. Porque aquí es donde he estado jugando más últimamente. Con Sarri jugamos unos partidos con una línea de cuatro y demostré que puedo jugar perfectamente. La verdad es que no me importa, pero creo que soy más un defensor ofensivo que un defensor.

pag. ¿Qué pensaste cuando Correa se pasó todo el partido del primer partido ante el Atlético cubriendo la banda como si fuera un equipo?

R. Cuando vi a once de ellos, pensé que casi todos tienen un perfil muy ofensivo y que van a atacar más que otras veces. También es cierto que hicimos un buen partido, controlamos bien y tal vez se quedaron tan atrás por nuestra iniciativa. Fue más nuestro mérito que su culpa. Sabemos de la dificultad que nos vamos a encontrar en este otro juego. No tomamos nada por ganado. Tendremos que hacerlo incluso mejor que en las primeras etapas para tener éxito.

pag. Con el 0-1, al Atlético solo le falta atacar sí o sí.

R. No sé qué hará. Vamos a ir por el juego, por supuesto.

pag. Aparentemente, su equipo ahora está usando algunas palabras clave para decirle al socio lo que va a hacer o lo que debe hacer él …

R. [Se ríe] No sabía eso. No sé de dónde lo sacan. No sé nada de palabras clave.

pag. Se acerca una semana de elecciones. ¿Te has olvidado de La Roja?

R. Uf, no lo sé. Es complicado. Me encantaría volver. Llego un poco tarde y lo siento. Creo que podría haberle dado mucho a la selección nacional y ojalá pueda darlo algún día. No lo descarto, pero no será fácil porque las cosas han ido tan lejos. Mi esperanza se ha ido un poco, pero no puedo dar mucho. Los recuerdos que tengo son muy bonitos: la victoria por 6-1 sobre Argentina el día de mi debut, después del partido de Wembley, donde jugaron mi abuelo y mi padre … Pero quiero una oportunidad más, porque creo que la tengo. Ganado.

Puedes seguir DEPORTES Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.