31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Francia: el juicio de Sarkozy por financiar ilegalmente la campaña de 2012 se pospone a May International

El ex presidente francés Nicolas Sarkozy volverá a ser responsable de la justicia de su país. Ahora se enfrenta a un nuevo juicio cuando lo acusan junto con otras 13 personas, por presunta financiación ilegal de la campaña presidencial de 2012, que acabó con su derrota ante el socialista François Hollande. El conservador Sarkozy se enfrenta a una pena de un año de prisión y una multa de 3.750 euros. El que fue presidente de la República entre 2007 y 2012 enfrenta el caso luego de ser condenado a tres años de prisión a principios de marzo por corrupción, sentencia contra la que apeló, que se mantiene.

Tras la inauguración el miércoles del juicio por la denominada Caso Bygmalion, el tribunal decidió posponerlo hasta el 20 de mayo. La razón es que el abogado del acusado, Jérôme Lavrilleux, subdirector de la campaña de 2012, está enfermo de covid-19. los Caso Bygmalion El nombre se deriva de la empresa de medios y eventos que organizó los mítines en la campaña de reelección. Entre los acusados ​​están los responsables de la empresa, el equipo de campaña del entonces presidente y la Unión por un Movimiento Popular (UMP), nombre del partido de Sarkozy, que se restableció en 2015 como los Republicanos, el actual.

Como reconocen algunos implicados, el partido y el equipo del candidato superaron con creces el techo de gasto de 22,5 millones de euros. Sarkozy gastó 42,8, casi el doble. Para ocultar esto, la UMP aceptó una gran parte del costo en lugar de la campaña. La operación se disfrazó con facturas falsas emitidas por Bygmalion, que contenían servicios que no existían, como conferencias o eventos que nunca tuvieron lugar.

Sarkozy, que no asistió a la primera sesión del juicio el miércoles, afirma que desconocía la contabilidad de la campaña. Y de hecho, los investigadores no pudieron demostrar que el expresidente organizó o conocía la trama. Pero la orden del juez de instrucción señala que el expresidente, por su experiencia electoral, «más que nadie, debió conocer, respetar y hacer cumplir las disposiciones legales de su equipo» en cuanto al financiamiento de la campaña. Y se aprovechó del presunto fraude al tener más dinero del que permite la ley.

El 2012 fue una campaña desviada. Sarkozy estaba al fondo de las urnas contra Hollande, pero lo suficientemente cerca para remontar. Por eso, decidió pisar el acelerador. En lugar de las dos semanas de manifestaciones planificadas, celebró 44. Fueron mítines colosales, con escenarios y pantallas gigantes, miles de fanáticos transportados en el tren de la autopista de todo el país como resultado de la campaña y una infraestructura digna de un recorrido. de los Rolling Stones. Según los periodistas Gérard Davet y Fabrice Lhomme en el libro, había buffets de lujo, duchas e incluso un mayordomo. El gallo (Odio), una crónica de las guerras civiles de la derecha francesa durante los años de Sarkozy.

Más reuniones, más viajes, más público: los fondos de la campaña no se dan por sí solos, los gastos estaban fuera de control. Los asesores de campaña idearon el sistema que podían condenar: una parte de los gastos cargados a la UMP, entonces dirigida por Jean-François Copé, un político que tenía la ambición de reemplazar a Sarkozy como líder de derecha en caso de ‘una derrota’.

Copé, ya liberado en este caso, era amigo de los jefes de Bygmalion. Este caso, cuando se dio a conocer el caso en 2014, lo acusó de sospechas, alimentadas por sus competidores dentro de la UMP. Otro candidato a suceder a Sarkozy, su primer ministro François Fillon, participó en la pelea, que tras su frustrado intento de presidencia en 2017 sería condenado en 2017 a cinco años de prisión por la obra ficticia de su esposa. Fillon apeló la condena. los Caso Bygmalion es la historia de la lucha fraterna en la UMP primero y luego en Los Republicanos. Una batalla de varias bandas en la que Sarkozy, Copé y Fillon, un todos contra todos lo que contribuyó a la travesía del desierto del que la derecha no se recuperó.

Sarkozy, a su vez, tiene más cuentas pendientes con el poder judicial. Tras la condena del 1 de marzo por corrupción cuando intentó extraer información de un fiscal a cambio de favores, está previsto que se lleve a cabo otro juicio en el que pedirá la absolución. Y en un tercer caso, se le imputa el supuesto financiamiento de la campaña que lo llevó al poder en 2007 con dinero de Libia de Muammar Gaddafi.