9 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Didier Reynders, comisario europeo de Justicia: «Esto no es un pasaporte de vacunación, sino un certificado COVID» | Sociedad

El comisario europeo de Justicia Didier Reynders (Lieja, Bélgica, 62), que pasó varias semanas preparando el pasaporte de vacunación de la UE sobre la marcha, se vuelve hacia el otro lado de la pantalla: ‘No es’ un pasaporte, es un certificado ”, repitió. durante una entrevista con EL PAÍS y otros tres medios europeos celebrada el martes, un día antes de que la Comisión Europea aprobara el miércoles el proyecto de reglamento. La idea, según él, era crear un documento, el denominado Certificado Verde Digital, que habilita a los ciudadanos a viajar siempre que demuestren que han sido vacunados, que han pasado el COVID o que han dado negativo. en una prueba; y al mismo tiempo tratar de prevenir la fragmentación entre los estados miembros, lo que les ha dado la oportunidad de tomar medidas unilaterales en sus fronteras durante su pandemia.

Pedir. ¿Será obligatorio el certificado?

Responder. Es una obligación para los países implementar esta herramienta. Por eso, decidimos aprobarlo a través de un reglamento, un reglamento real, para no tener el mismo problema que con las recomendaciones sobre libre circulación, porque hay países que tienen viajes restringidos, a diferencia de lo recomendado. Palabra.

P. ¿Permitirá que viajen todas las vacunas, incluso las vacunadas con vacunas que no han sido aprobadas por la EMA?

R. Si se trata de una vacuna autorizada por la EMA, como la de Pfizer-BioNTech, es obligatorio que todos los demás Estados miembros la reconozcan. Si actualmente es una vacuna que no ha sido aprobada, como la rusa Sputnik V o la china Sinovac, que ha sido aprobada en Hungría, por ejemplo, los estados miembros decidirán si la aceptan o no. Intentamos trabajar sin discriminación alguna.

P. El certificado suscita dudas sobre la discriminación: este es el argumento esgrimido por los países que se mostraron reticentes a introducirlo hasta que no se vacunó a un alto porcentaje.

R. Esta fue una de nuestras mayores preocupaciones. Por eso no queremos un certificado que solo considere vacunación, porque la vacuna no es obligatoria, y hay personas que se niegan a vacunarse o no pueden recibirla, por las prioridades en las diferentes estrategias. No es un pasaporte, sino un certificado con tres posibilidades: recuperación, vacunación o prueba.

P. Hay grupos de población, como los jóvenes, que no se vacunan, y si quieren viajar tendrán que hacer pruebas caras, y tal vez cuarentenas. ¿Lo considera discriminatorio?

R. No. Por eso dije desde el principio que es un certificado y que no solo están considerando la vacunación. Es un certificado certificado que describe la situación de los ciudadanos en relación con esta enfermedad. De esta forma se evita la discriminación: es una elección personal de los ciudadanos.

P. Incluso puede ser un incentivo para sufrir la enfermedad.

R. Sé que puede estar diciendo esto como una provocación. No aconsejo a los ciudadanos que se enfermen. Desafortunadamente, muchas personas pasaron el covid-19. Por lo tanto, también es posible utilizarlo en el certificado si tenemos conocimiento de salud de que los anticuerpos se producen después de la reparación.

P. ¿Qué garantías médicas existen contra los cuerpos vacunales y la inmunidad a la vacuna?

R. Trabajaremos con la evolución del conocimiento en salud. Deben especificarse dos preguntas: la duración de la inmunidad y si una puede ser contagiosa incluso después de haber sido vacunada. Si algunos Estados miembros consideran que existe un riesgo, pueden decidir realizar una prueba rápida de antígenos en los vacunados. Esto fue propuesto por España en una reunión la semana pasada.

P. ¿Cuándo espera que comience el certificado?

R. Será para el verano. Por supuesto, todavía tenemos que pasar por los legisladores, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo, con quienes ya hemos negociado. Por supuesto, esta es una vía rápida. También estamos bastante seguros de que será posible tener la herramienta digital antes del verano, tal vez en junio. Para desarrollarlo, se proporcionarán estados financieros a los Estados Miembros, ya que algunos pueden organizarlo y otros pueden experimentar más problemas.

P. Hay personas que creen que este certificado es un primer paso para incluir datos personales en el certificado en el futuro.

R. No. Esto solo estará limitado en el tiempo para la crisis del covid-19. Desaparecerá después de la decisión de la Organización Mundial de la Salud de que la pandemia ha terminado. Aunque tenemos una nueva pandemia el próximo año, que no esperamos, hemos habilitado un proceso para reactivar esta herramienta.

P. ¿El certificado solo se utilizará para viajes o puede tener otros usos?

R. Esta será una decisión de los Estados miembros. En algunos países existe un debate sobre cómo se puede utilizar el certificado para asistir a un concierto, ir al teatro o ir a un restaurante. Ese no es el objetivo. El objetivo es la libre circulación de personas. Por supuesto, no hay problema si los Estados miembros establecen más prácticas posibles, aunque veríamos si esto da lugar a alguna discriminación. Pero no participamos en la discusión.

P. ¿Por qué no?

R. Intentamos ser lo más simples posible. Defina la herramienta en exclusiva, pero no vaya más allá. Porque entonces abrimos la puerta, la caja de Pandora, a las distintas visiones de los Estados miembros y tenemos un bloqueo. Es un equilibrio. Queremos un instrumento vinculante, pero sin ir demasiado lejos para tener una posibilidad real de que sea aprobado por los Estados y el Parlamento.