31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Coronavirus: gratis, bilingüe y con código de barras: este es el pasaporte de vacunación proyectado por la UE | Sociedad

Una mujer es vacunada el 13 de marzo en Pontevedra (Galicia).
Una mujer es vacunada el 13 de marzo en Pontevedra (Galicia).Europa Press / Europa Press

Según el proyecto de reglamento que la Comisión Europea tiene previsto aprobar el miércoles, el certificado europeo de vacunación se emitirá de forma gratuita; los datos deben aparecer en el idioma oficial del país y en inglés, y tanto en formato digital como en papel deben tener un código de barras que permita su lectura. El proyecto, al que ha tenido acceso EL PAÍS, prevé que el certificado podrá utilizarse para permitir el acceso a un área de personas a las que se les haya administrado una de las vacunas por parte de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). Y permitirá que los países de la UE acepten otras vacunas de forma bilateral, lo que podría facilitar el uso de las vacunas rusa y china.

El proyecto será aprobado, salvo imprevistos de última hora, por la Comisión Europea, apenas tres semanas después de que la cumbre europea de los días 25 y 26 de febrero diera luz verde para la creación de un certificado de vacunación europeo. Hasta cinco comisarios de la UE participaron en la preparación del texto, cuyas implicaciones legales y logísticas van desde la protección de datos sensibles hasta la necesidad de establecer un marco para la interoperabilidad del certificado en los 27 países de la Unión. , y si es posible, con otros sistemas de certificación similares a nivel internacional.

El pasaporte de vacunación europeo, denominado Certificado Verde Digital, no será necesariamente verde o exclusivamente digital. El artículo 3 del Reglamento establece que los Estados miembros también pueden publicarlo en papel. En cualquier formato, debe tener un código de barras «que permita verificar la autenticidad, validez e integridad del certificado», según el proyecto de la Comisión.

El documento se emite de forma gratuita y debe ser verificado y leído en otros países de la UE. Con el pasaporte, puede recoger tres tipos de certificados: la vacunación, el resultado de una prueba o la aprobación del covid-19.

El reglamento establece claramente en su texto preliminar que el certificado «no debe ser una condición para el ejercicio de la libertad de circulación». Y afirma que ‘este reglamento no puede interpretarse como una obligación o el derecho a vacunarse’. El documento de la Comisión establece que las personas que no estén vacunadas o que quieran vacunarse deben disfrutar de la misma libertad de movimiento que las vacunadas, «sujetas a pruebas obligatorias o cuarentena / autoaislamiento, cuando sea necesario».

Sin embargo, el certificado parece estar destinado a convertirse en un pasaporte sanitario por el que puedan pasar las personas vacunadas y que les permita desplazarse dentro de la UE sin someterse a restricciones. El reglamento establece que los Estados miembros deben emitir el certificado a todas las personas vacunadas con alguno de los antígenos autorizados por la Agencia Europea de Medicamentos, que hasta ahora han sido los de BioNTech / Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen.

El certificado también se emitirá a las personas vacunadas con vacunas autorizadas a nivel nacional, como la rusa Sputnik V y la china Synopharm en Hungría o Eslovaquia. Y para los aceptados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, el texto legal estipula que los derechos de cada vacuna no serán los mismos. En el caso de los autorizados por la EMA, todos los Estados que reconozcan su inyección como una acción segura para la libre circulación de sus ciudadanos otorgarán el mismo derecho a los nacionales de otros Estados miembros que estén vacunados con uno de los cuatro medicamentos autorizados por el Autoridades europeas. . Los países que permiten la libertad de movimiento después de la primera dosis de vacunas que requieren dos (todas excepto Janssen) deben otorgar la misma libertad a los ciudadanos de otros estados miembros que también recibieron la primera de las dos inyecciones.

Por otro lado, en el caso de vacunas autorizadas a nivel nacional, este reconocimiento será opcional para cada Estado Miembro. Es decir, un ciudadano húngaro vacunado con la droga rusa o china, como el primer ministro Viktor Orbán, solo podrá viajar sin restricciones a los países de la UE que reconozcan el uso de estas vacunas (ya se está tramitando la autorización de Sputnik V en la EMA).

En todos los casos, el certificado debe contener los datos necesarios de la persona vacunada y el producto utilizado; y toda la información debe aparecer en los idiomas oficiales del país de emisión y en inglés. De los veinte datos inicialmente previstos, hay 11 información esencial en el proyecto. En concreto el nombre y apellido de la persona vacunada, su fecha de nacimiento y la enfermedad para la que fue vacunada. El tipo de vacuna, la marca, la empresa autorizada para fabricarla o comercializarla y la cantidad de dosis requeridas deben aparecer en el producto. Finalmente, el certificado debe contener la fecha y lugar de vacunación y la identificación del emisor.

Los datos serán muy similares a los otros dos certificados, el que recoge el resultado de una prueba y el que certifica que se ha superado la enfermedad. En total, se suprimieron los datos sobre el sexo de la persona vacunada.

El proyecto de reglamento, que se redactó con extraordinaria rapidez, involucró a los departamentos de Didier Reynders, comisario europeo de Justicia; Thierry Breton, comisario de Mercado Interior; Stella Kyriakides, comisionada de Salud; y los de las Vicepresidentas de la Comisión, Vera Jourova y Margaritis Schinas. La Comisión considera fundamental su intervención para evitar que cada uno de los 27 Estados miembros desarrolle su propio modelo de certificación, con el riesgo de que no sean reconocidos de un país a otro. «En particular, es necesario acordar las normas técnicas que se utilizarán para garantizar la interoperabilidad, la seguridad y la posibilidad de verificar los certificados», señala la Comisión en uno de los anexos que acompañan al reglamento.

Tras la aprobación por parte del Órgano Comunitario, el proyecto inicia su camino legislativo en el Consejo de la UE y en el Parlamento Europeo. Bruselas confía en que se procesará rápidamente y que el reglamento se aprobará en junio. El objetivo reconocido es facilitar la libre circulación en verano y así salvar la campaña turística de este año. Los países que más dependen del turismo, como Grecia, Croacia o España, llevan semanas exigiendo la ejecución del proyecto. Bruselas espera tener 400 millones de dosis distribuidas a finales de junio, lo que podría vacunar a 200 millones de personas, es decir, el 54% de la población adulta europea.

Sin embargo, el reglamento por sí solo no es suficiente para el funcionamiento transfronterizo del certificado, que requiere la creación de la infraestructura informática necesaria para que su emisión y lectura sea posible en todos los Estados miembros.