27 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Zarzuela, Moncloa y PP ya negocian a escondidas el futuro de la Monarquía | España

El rey Felipe VI habla en el Congreso el 23 de febrero con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, bajo la mirada de la presidenta de la Cámara de los Comunes, Meritxell Batet, y del líder del Partido Popular, Pablo Casado.
El rey Felipe VI habla en el Congreso el 23 de febrero con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, bajo la mirada de la presidenta de la Cámara de los Comunes, Meritxell Batet, y del líder del Partido Popular, Pablo Casado.Piscina

La Zarzuela, La Moncloa y el PP iniciaron negociaciones con discreción sobre el futuro de la Monarquía de Felipe VI hace poco más de un mes para darle un «perfil menos opaco», según fuentes familiarizadas con este proceso. Ya se han producido los primeros encuentros, tanto de forma bilateral entre el Gobierno y la Casa del Rey, como en tres partidos con una persona vinculada al PP, aunque no en las políticas activas designadas por Pablo Casado. PSOE y PP se niegan a regular las actividades de la Casa Real con una Ley de Corona, centrándose en medidas de transparencia y fiscalización. El tratado solo se celebrará entre los socialistas y el pueblo.

Con su última aparición en 2020, Pedro Sánchez ya ha exigido que trabaje ‘paso a paso’ con la Casa del Rey para introducir un grado de transparencia y medidas de modernización en su funcionamiento y sobre todo en su rendición de cuentas. Y esto es lo que se está haciendo allí, con los escollos y ralentizaciones que en ocasiones provocan diversas polémicas relacionadas con el emérito del Rey, como la reciente regulación fiscal de Juan Carlos I y la vacunación en Emiratos Árabes Unidos de las bebés Elena y Cristina, hermanas. del actual monarca, durante una visita a su padre.

A principios de febrero tuvo lugar el primer encuentro entre la vicepresidenta primera Carmen Calvo, encargada por Pedro Sánchez para estas charlas, tuvo lugar con el titular de Casa del Rey, Jaime Alfonsín, para diseñar el marco de actuación. Fue días después, a mediados de mes, cuando el mandatario llamó al líder opositor Pablo Casado a un nuevo intento frustrado de renovar el Consejo General del Poder Judicial hace más de dos años.

El punto de resolver la actualización del cuerpo de jueces de los jueces apenas ha avanzado. Pero el presidente aprovechó para discutir la situación con la nueva crisis de la Monarquía con el líder del PP y proponer una discreta negociación sobre cómo impulsar el progreso en la institución. Sánchez le pidió a Casado que nombrara a una persona de su máxima confianza para hacer estos contactos. La decisión de convocar al OB a estos acuerdos viene desde La Moncloa con ‘el reconocimiento’ de Felipe VI, según fuentes implicadas en el proceso.

Pablo Casado estudió la propuesta y nombró a un veterano líder del PP, que ya no trabaja en la política activa y que recibió el visto bueno de la Casa del Rey y La Moncloa «por sus razonables posiciones», según diversas fuentes consultadas. La primera reunión tripartita entre Alfonsín, vicepresidente Calvo y enviado de Casado, tuvo lugar hace apenas un mes. Y con buenos resultados. Su análisis del momento fue muy similar. Los interlocutores tratan de preservar en la medida de lo posible la identidad del negociador del PP para evitar presiones, incluso internas del partido, y que el resultado de los contactos no se frustre hasta que no lleguen a buen puerto.

La Moncloa, el PSOE y el PP coinciden en que ahora es necesario ‘reforzar’ el perfil actual de la monarquía parlamentaria española, una institución que consideran importante en la estructura democrática del Estado, pero en la que algunos aspectos se relacionan pegan con la opacidad y escasez de ella. está preocupado. En las últimas semanas, el presidente Sánchez ha asistido a varios actos e incluso viajes institucionales a Cataluña con el jefe de Estado, que también ha sido protagonista en los últimos homenajes, por ejemplo a las víctimas del terrorismo. El último acto de este tipo, el pasado viernes en los jardines del Palacio Real de Madrid, contó con la presencia del presidente, la mayoría del gobierno, los representantes de los principales poderes del estado y Pablo Casado, que trató al monarca como líder. de la oposición.

En La Zarzuela, afirman que desde que Felipe VI llegó a la cabeza del estado tras la abdicación de su padre, ya ha instituido varias medidas y firmado convenios con la Fiscalía del Estado y la Intervención General en auditorías anuales internas y externas, que el sitio web de la Casa Real. Esta publicado. Pero el Gobierno y el PP coinciden en que estos pasos ya no son suficientes por el momento.

Más controles

Las reformas que se han comenzado a estudiar tienen más que ver con una mayor transparencia en la rendición de cuentas de toda la Casa del Rey y con la mejor reducción de su alcance. Según las mismas fuentes, la idea es ‘tener una institución más conocida y controlada’ y ‘trazar un perfil más parlamentario’.

Otras fuentes familiarizadas con la Casa Real señalan que el control previo sobre determinadas actividades del Rey puede ser aprobado por el Patrimonio Nacional, que es el administrador de los bienes estatales utilizados por la Casa del Rey. Y así el objetivo de controlar el gasto de la institución se logrará sin una acción muy agresiva, pero con los mismos filtros que ahora tiene una dirección general de la Administración.

Por ahora, las conversaciones se limitan a los dos partidos que gobernaban España en esta etapa democrática, y el plan es seguir por el mismo camino hasta que las reformas alcancen un alto grado de consenso entre el PSOE y el PP ‘, los dos partidos del tratado constitucional ”, señalaron fuentes familiarizadas con el operativo. Cuando La Zarzuela, La Moncloa y el PP concluyan el convenio, se someterá el tratado celebrado a otras formaciones, pero que pueden adherirse si lo consideran. Entre el PP y el PSOE, tienen 200 diputados de los 350 en el Congreso. Los negociadores creen que se podrían agregar otros grupos al acuerdo final, que alcanzará a casi 300 miembros no republicanos.

Ni el PSOE ni el PP acuerdan impulsar ahora una ley de la corona, como el partido que quiere Unidos Podemos y Más País, por temor a que estas formaciones quieran aprovechar la situación para tener un debate más profundo sobre el significado de la Monarquía e incluso limita el tipo de actividades y discursos que Felipe VI puede hacer en el futuro. Los dos partidos representantes del bipartidista español planean coincidir con estas mejoras en que no dejarán al actual monarca «en caída libre» por los errores que cometió su padre, según fuentes cercanas a las conversaciones.