31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

«Me voy de Madrid»: los motivos por los que me voy de la capital | Madrid

“En 2013 volví a la ciudad por la primera crisis, y ahora he vuelto por segunda vez. ¿De qué sirve estar en Madrid si no tengo que ir a la oficina y tú no puedes hacer nada? Pregúntale a Sara, de 32 años. En marzo del año pasado, su empresa de comunicaciones, como tantas otras, envió a los trabajadores a casa y en abril los despidió con la promesa de volver a emplearlos una vez que se aclarara la situación. «Me quedé en mi casa ese mes, pero luego decidí volver con mi madre para ahorrar dinero», explica. Desde entonces vive en su ciudad de La Mancha, y aunque fue reelegida en octubre, no tiene previsto volver a la capital hasta que sea necesario volver a la oficina o volver al ocio y la cultura antes de la coronavirus. .

Decenas de personas han abandonado Madrid desde que comenzó la pandemia hace un año. Sara’s refleja la historia de una generación marcada por dos crisis, pero hay mucho más. “Esta es una opción que está estrechamente ligada a la posibilidad del teletrabajo, y no todo el mundo puede permitírselo. ‘Como en muchas otras materias, se caracteriza por la diagonal que divide a Madrid en un sureste de trabajadores cuyas ocupaciones no son tan fácilmente transferibles, y un noreste con más ocupaciones en las que es posible trabajar’ ‘, la socióloga y profesora de la Complutense Margarita Barañano.

Es el caso de Juan Gutiérrez, abogado astoriano casado de 35 años y padre de dos niñas con una tercera en camino. “La idea de volver a Oviedo fue algo que siempre nos atormentó. Para mí, Madrid ha sido durante mucho tiempo una ciudad hostil. Me encantan los deportes y es más difícil practicar allí, y cuando tuve a mi primera hija nos dimos cuenta de que las posibilidades de relajación eran limitadas con ella ”, dice por teléfono. Pudieron mudarse porque la firma estadounidense, de la que tiene sucursal en España, está dispuesta a implementar el teletrabajo y porque el negocio de su esposa también está en esta situación desde marzo. “Compramos una casa aquí y en mi zona también volvieron tres parejas de amigos y trataron de impulsar el negocio en Asturias”, dice.

En el primer semestre de 2020, período marcado por la pandemia, la Comunidad de Madrid tuvo un saldo migratorio interno negativo por primera vez en diez años. En otras palabras, había más personas que se iban a otras comunidades que las que llegaban allí. Específicamente 1.264, según el INE. «Desconocemos la magnitud de este fenómeno, pero no creo que sea masivo ni que dure en el tiempo», apunta Barañano. «Las empresas se dan cuenta de que el teletrabajo es recibido con euforia inicial, pero no todo el mundo está emocionalmente dispuesto a estar aislado durante tanto tiempo», dice Hermógenes del Real, economista y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid. “La realidad es que las telecomunicaciones están más arraigadas en los países del norte de Europa en comparación con un uso menos frecuente en los países del sur y del oeste. Aún es pronto para determinar qué porcentaje puede volverse estructural y, en todo caso, dependerá de determinados sectores productivos ”, sostiene Ana López, vicedecana del Colegio de Economistas de la Comunidad de Madrid.

El hecho de no tener que ir a una oficina motivó esta mudanza en la mayoría de los casos, unida a la falta de opciones de ocio asociadas a las grandes ciudades y los altos alquileres en Madrid. El metro cuadrado se paga casi 15 euros en la capital, un 8,6% menos que hace un año. según el portal Idealista. El hecho de que el 70% de los habitantes de Madrid propio contribuye a una menor movilidad. “Esta salida de la ciudad fue posible en mayor medida en un grupo de edad con menos responsabilidades familiares y que vivía en alquiler”, dice Barañano. La mayoría de los especialistas están de acuerdo en que una pandemia no será suficiente para grandes cambios de población. ‘Esta es una situación muy excepcional. El cambio social requiere mayor profundidad y creo que la opción de irse se dio en un grupo reducido ”, dice Luis Alfonso Camarero, profesor del Departamento de Teoría, Metodología y Cambio Social de la Universidad a Distancia.

Este es el perfil de Alicia Velasco, una madrileña de 38 años que trabaja en el sector de los servicios sociales. En diciembre, ella y su pareja Pablo Gutiérrez del Álamo, un periodista de 41 años, hicieron las maletas y se instalaron en Alicante, a cinco minutos de la playa. “Alicia tenía que salir de Madrid de vez en cuando, pero sin la pandemia, no creo que hubiera sido tan fácil convencerme”, dijo Pablo. Allí encontró trabajo y él puede trabajar desde donde quiera. En septiembre, después de las vacaciones, se dieron cuenta de que preferían algo más pequeño y tranquilo. «Sin la oferta cultural, Madrid sigue siendo una ciudad enorme con mucha contaminación», dice.

Conscientes de esta realidad, las autoridades madrileñas han intentado favorecer hasta cierto punto las actividades culturales y lúdicas. Es una de las pocas comunidades que aún no ha cerrado por completo su industria hotelera, y además que teatros, cines y salas de conciertos han permitido excepciones para expandir las actividades más allá del resto de los negocios.

Algunos se fueron para no regresar nunca, y otros nuevamente. Pero la ciudad seguirá aquí y esta pandemia también es una oportunidad para entender qué modelo urbano va a venir. “No son solo los trabajos los que nos hacen urbanos, sino también la cultura y la forma en que administramos los servicios de bienestar, que se concentran en las zonas urbanas. Eso es lo que hay que tener en cuenta, porque el problema metropolitano es un problema global ”, defendió Luis Alfonso Camarero, de la UNED.

Sara menciona mentalmente los 90 kilómetros que separan muchas veces su ciudad manchega de Madrid: ‘Es genial para mí estar con mi madre para ahorrar dinero, pero en cuanto la normalidad vuelva al mínimo, quiero volver. Incluso extraño la tensión del Madrid ”.