7 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

La revolución de los dos profesores en el aula hace que el acceso a la educación pública Educación infantil y primaria

Aimar está muy concentrado en escribirse una carta a sí mismo. “Lo abrirá en junio y verá si se ha logrado lo que se ha logrado”, dice su maestra, María Ruiz, antes de inclinarse sobre el niño de siete años y pedirle que lo lea. «Esta tarde, la foto del ejercicio con Osasuna … y mi diente se está moviendo». El aula en la que escribe Aimar, espaciosa, acogedora, muy tranquila, ya que alberga a 20 alumnos de primera y segunda clase, decorada con dibujos y con numerosas ventanas por las que se pueden ver árboles y el río Arga, también parece un aula de la futuro.

Al otro lado de la clase, una segunda profesora, María Martínez, ayuda a Dina a leer una frase del libro de idiomas. «Mira la foto», dice, señalando a una ardilla llorando. Los niños se sientan en parejas. A cada pareja se le entregó una hoja de papel en la que se detallaba la actividad que iban a realizar, que básicamente consistía en leer, escribir o jugar para describir las imágenes que aparecían en una foto a la pareja. Todos los estudiantes están haciendo algo. El ambiente es ajetreado y relajado.

El colegio público Doña Álvara Álvarez de Falces, un municipio de 2.336 alumnos del sur de Navarra, en el que el 39% de los alumnos tienen padres inmigrantes, la mayoría magreb que trabajan en la industria y conservas de la zona. compartido, es decir, con dos profesores simultáneamente en el aula. A diferencia de lo que está sucediendo en otros países desarrollados, hasta hace muy poco era raro ver la fórmula en la red de educación pública española, salvo en los casos en los que un profesor de refuerzo entraba en el aula con el objetivo de ayudar específicamente a alumnos con necesidades especiales. no trabajar. con todo el aula. Pero este curso acelera el modelo con los programas que implementan diferentes autonomías, como Navarra (110 centros), Comunidad Valenciana (80), Castilla-La Mancha y Baleares (que no dan cifra) en aulas ordinarias, en gran parte por a la extraordinaria inyección de fondos que recibieron debido a la pandemia gubernamental para la educación. En otras áreas, como Aragón y Cataluña, también se están desarrollando iniciativas similares en forma de proyectos por parte de los centros educativos.

Más información

Varios profesores que prueban el sistema coinciden con los expertos que estudiaron la llamada codosence, ya que en un principio suscita dudas porque están acostumbrados a trabajar por su cuenta. Pero en general, el cambio convence poco tiempo después: trabajar solo se convierte en trabajo en equipo, se reduce su estrés, el aprendizaje se vuelve más activo y la atención a los estudiantes y el comportamiento en el aula mejora. El principal obstáculo es el costo. Pero esto, dicen los fanáticos de la fórmula, es relativo: una vez que lo saben, dada la opción, prefieren tener más alumnos en la clase con dos profesores que la mitad con solo uno.

“Nos da la oportunidad”, dice María Martínez en su clase en el colegio Falces, “de pasar tiempo con ellos, por ejemplo con la alfabetización, que es lo más difícil para ellos en este ciclo. una cuerda muy larga a la que no todo el mundo puede engancharse ”.

“La co-enseñanza, para mí, te permite hacer del protagonista el alumno y que cada uno progrese a su ritmo, tanto el que más ayuda necesita como el que puede continuar”, prosigue en el mismo aula, David Ruiz. jefe de estudios del colegio Doña Álvara Álvarez, donde el 80% de las clases tienen dos profesores. ‘Hay alumnos que no comprenden el breve esquema de la actividad, y uno de los profesores se acerca y se centra en decirles cómo hacerlo. Y por otro lado, hay otros que no necesitan más que la primera explicación, o para los que incluso basta con darla por escrito ”.

Unas horas más tarde, en Ejea de los Caballeros (Zaragoza), Eva Bajén, profesora de idiomas y directora del instituto público Cinco Villas, sube las escaleras para impartir clases a un grupo de ESO de primer curso. “En general, el comportamiento de los estudiantes es muy bueno cuando se les enseña porque se les visita con más frecuencia”, dice. Durante la siguiente hora, Bajén y su compañera, Pilar Guiu, se mueven por la clase, observan las tareas que están haciendo los niños y organizan el trabajo colaborativo en grupos reducidos, incluyendo una competencia que se desarrolla en varias sesiones, en la que participan los equipos. . intentar adivinar qué palabra, extraída por los profesores de uno de los textos en los que estaban trabajando, define a uno de sus integrantes omitiendo ciertos términos: declarar «gritar», por ejemplo, no pueden, entre otras cosas «gritar» no use «o» miedo «.

Durante el tiempo que dura la clase, no tienen que pedir silencio ni decirle a uno de los niños que se despierte una vez.

El instituto, con algo más de 600 alumnos y un número importante de alumnos de origen inmigrante, concentra la docencia compartida en el primer curso de ESO y en las asignaturas instrumentales, lengua y matemáticas. ‘No hay profesor de apoyo ni director. Ambos tenemos la misma responsabilidad y compartimos las tareas para llegar al mayor número de estudiantes ”, dice el director.

En el pasillo, Victoria Akousa (13) dice: “Me gustan estas clases, porque si solo hay un maestro, hay que esperar mucho tiempo hasta que venga a contestar una pregunta, o no la prefieres, porque hace estás nervioso por hacerlo en voz alta. En cambio, aquí, si las llamas vienen de inmediato y te lo resuelven ”.

Uno de los beneficios de la co-enseñanza es que evita que los alumnos que necesitan refuerzo tengan que salir del aula para recibirlo, con el riesgo de aceptarlo después de cierta edad por estigmatización.

Menos tensión

El sociólogo Mariano Fernández Enguita, autor del libro Más escuela y menos aula. ‘Es mucho más relajado que dar la clase solo, porque no hay que estar 100% enfocado en los alumnos todo el tiempo, soltar un papel y también mirar a Menganito. Esto da lugar a competencias adicionales: puede haber un profesor que sepa mucho de un tema, otro que trate muy bien a los alumnos, otro que sea un buen planificador de actividades … Da continuidad a los proyectos de los centros: no a el profesor se enferma o tira y el proyecto termina. E integrará fácilmente la integración de los profesores en la formación, también llamada enseñanza MIR. Enseñarlos a dos o tres expertos sería muy diferente a hacerlo con uno ”, dice Fernández Enguita.

Casi todos los ejemplos de enseñanza compartida en primaria y ESO se concentraban hasta hace poco en colegios subvencionados, como los jesuitas en Cataluña, señala Enguita en su libro. Aunque el público, agregó, sí tiene experiencia en la co-enseñanza en FP.

“España es uno de los países menos desarrollados que utiliza la coeducación, como señalan los informes internacionales PISA y THALIS, porque no hay tradición de trabajo en equipo”, dijo Miguel Soler, secretario regional de Educación de Valencia. Si no saben de enseñanza compartida, si se les pregunta a los profesores qué prefieren, compartir la clase con un compañero o estar a solas con la mitad de los alumnos, eligen instintivamente lo último. Pero si pronuncias un discurso conjunto, los estudiantes son de hecho algo iguales a 15 o 30, porque te diriges al grupo de manera homogénea. Mientras seas dos, puedes sugerir diferentes problemas según los niveles y ritmos de aprendizaje ”.

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.