9 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

La familia Falcó a un año de la muerte del marqués de Griñón | Gente

Carlos Falcó tenía 83 años cuando falleció el 19 de marzo de 2020 tras contraer el covid-19. Sucedió apenas cinco días después de que España se detuviera, con civiles confinados en sus hogares, tratando de detener la ola de ingresos hospitalarios y muertes que se apoderaron incluso de los más optimistas. Una muerte que sorprendió incluso a su propia familia porque Falcó rebosaba de energía y ninguno de ellos pensó que el virus se lo pudiera llevar. En otro momento, el funeral del polifacético y enérgico Marqués de Griñón, Grande de España, Marqués de Castel-Moncayo, descendiente del Gran Capitán, cofundador del Club Siglo XXI, empresario y productor de vinos y aceites, Presidente de El Club Círculo Fortuny habría sido polivalente y reunió lo mejor de la alta sociedad, empresarial y otros en los que se movió debido a las múltiples facetas que cultivó y en las que destacó su pasión por los vinos y aceites.

La pandemia impidió la gran despedida y solo dos miembros de su familia pudieron recoger sus cenizas días después de su muerte para transportarla al lugar donde la amaba, la finca familiar de Malpica del Tajo, en Toledo. le dejó su legado, abuelo materno, Joaquín Fernández de Córdoba, para hacer realidad sus sueños con respecto al país. El funeral, que fue anunciado para el fin de la pandemia, sigue pendiente, pero la vida de su familia siguió su curso y en él cambiaron muchas cosas en este año en el que se produjeron las pérdidas. Un año después, sus cinco hijos recibieron el legado del aristócrata que ahora dirige Manuel, el primogénito que ya se había ocupado de muchos de los asuntos de su padre en vida, con el apoyo de su hermana Xandra y el apoyo del resto. Todo el proceso de la herencia se manejó con discreción y si hubo choques, no se llevó a cabo. La distancia social al menos les permitió soportar el dolor con privacidad que la mayoría de ellos nunca quiso perder.

En este momento, Tamara Falcó, fruto del segundo matrimonio de Carlos Falcó con Isabel Preysler, es la que ha estallado en los medios. Abunda en televisión desde que ganó el partido en 2019 MasterChef Celebrity. Estudió en el Instituto Marangoni de Milán con una licenciatura en moda y se especializa en Visual Merchandising en la Universidad de Navarra, pero desde que la estufa irrumpió en su vida, ha copresentado programas y colaborado en El Hormiguero con Pablo Motos y fue jurado en el partido de Antena 3 El reto. También se ha convertido en un prescriptor en las redes sociales que las marcas son sorteadas y seguidas por un millón de personas en Instagram que hacen más que rentable sus actividades en internet. La vida también le sonríe a nivel personal. A los 39, parece haber encontrado un socio estable en Iñigo Onieva, un diseñador industrial de 31 años. Compró un ático de lujo cerca de la casa de su madre en la exclusiva urbanización Puerta de Hierro y heredó un título inesperado: el título de Marquesa de Griñón. Sobre ella, dijo su padre en una entrevista con este diario en 2015: «Tamara es dulzura, transparencia, alegría y sensibilidad». El mismo que mostró al agradecer ‘el honor’ que pensaba en ella para seguir siendo el marqués que más amaba.

La burbujeante felicidad de Tamara tiene poco que ver con lo que le pasó a su hermana Xandra, de 53 años, y a la menor de los dos hijos que Carlos Falcó tuvo con Jeannine Girod. Solo seis meses después de la muerte de su padre, su esposo, Jaime Carvajal, falleció repentinamente por un problema cardíaco. Esto sucedió a principios de septiembre de 2020 nada más regresar de sus vacaciones de verano en la casa que poseen en Valldemosa, Mallorca. Cuando, tras la muerte de su padre -que expresó milagros de la energía y visión de su hija ‘- se centró en asumir la presidencia como presidente del Círculo Fortuny, la asociación que su padre había creado para el sector del lujo español, tras la muerte de su mayor preocupación es criar a sus tres hijas. Desde 2018 ha parado con los toldos de Griñón en las bodegas y dimitió como directora general, responsable de exportaciones de márketing y gerente comercial de Marqués de Griñón Family Estates SA «No estoy en el directorio desde 2018. Los accionistas son el grupo que ha sido socios de mi padre y de la familia desde 1995, no solo mi hermano, aunque es la mayoría» , explicado a Vanitatis.

El hermano es Manuel Falcó, el hijo mayor, 56 años, marqués de Castel-Moncayo y Grande de España, titulado por Tiempos financieros como uno de los diez financieros más influyentes de Europa. En conversación con EL PAÍS, su padre lo retrató como «un buen banquero y un gran hombre, que no se nota». En septiembre de 2018, fue nombrado codirector global de banca de inversión para Citi Group, pero para su padre fue socio de caza, asesor financiero y socio comercial. Aunque vive en Londres la mayor parte del año con su esposa, Amparo Corsini, y sus tres hijos, tiene su propia casa en la finca Malpica de Tajo que tanto amaba a su padre y que todavía está vinculado a sus negocios. En el mensaje de agradecimiento que envió tras su muerte se decía: ‘Ten la absoluta certeza de que continuaremos con tu proyecto, como mi padre quería que hiciéramos. Mi compromiso personal es continuar el negocio que mi querido e irrepetible padre fundó hace medio siglo. Seguir creciendo y mantener vivo su espíritu emprendedor y el compromiso con la calidad que nos ha transmitido ”.

Los dos hermanos menores, los que tuvieron el marqués con Fátima de la Cierva, Duarte y Aldara, siguen desaparecidos y son anónimos. El primero de ellos tiene 26 años, es el más politizado de los hermanos y no dudó en declararse activista provida y ‘neoliberal libertario’, como se describe en una entrevista en La razón. Es vicepresidente de la asociación Fundación + Vida y presidente de RedTdah, entidad que se ocupa de la integración de personas con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), síndrome que él mismo padece. En 2015, dejó sus estudios en Economía y se fue a trabajar como voluntaria en Camboya. Lo único que se sabe profesionalmente de él es que se está planteando dedicarse a la fotografía.

El menor de los hermanos Falcó, Adara, es el mayor desconocido del grupo. Su padre dijo que era muy inteligente y práctica. Un Brainiac ”. Habla inglés y francés y está estudiando filosofía y matemáticas en la Universidad de Viena. Aunque su relación con el campo y el esfuerzo que aprendió de su padre hicieron que valiera la pena para él tomar decisiones como pasar parte de sus vacaciones de verano con cerezas en Vancouver, Canadá, como sucedió en 2019 o enseñar matemáticas a otros alumnos para 15 euros la hora.

Seguramente todos mantendrán activo al grupo del que hablaron en todo el mundo. La forma en que le gustaba a su padre.