31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

El museo donde descansan los libros prohibidos | Babelia

los Museo de libros prohibidos (Museo de Libros Prohibidos) se inauguró el 30 de noviembre en Tallin, la capital de Estonia, con el objetivo de ‘preservar los libros que han sido prohibidos, censurados o quemados y contar su historia al público’. Así lo afirma el cofundador y director Joseph Dunningam (Dundee, Escocia, 32 años), en una entrevista telemática con Babelia. The Scotsman señala dos cosas que lo inspiraron a embarcarse en este proyecto: leer a George Orwell cuando era joven, quien despertó un interés en la censura y la libertad de expresión, y un sueño de toda la vida de tener su propia librería.

Las estanterías del pequeño museo ofrecen varios volúmenes diferentes: 1984, Orwell’s, está justo al lado de la novela erótica. Cincuenta sombras de Gray, por EL James, y no muy lejos de ello, son dos gigantes de la literatura estadounidense: Las aventuras de Huckleberry Finn, por Mark Twain, y El gran Gatsby, por F. Scott Fitzgerald. La fila de abajo, por su parte, tiene un distópico estilo feminista. El cuento de la criada, de Margaret Atwood, y la novela gráfica lésbica autobiográfica Casa de la diversión, por Alison Bechdel. De todos estos, el favorito de Dunningam paraíso perdido, por John Milton, «en parte porque se perdió un fragmento».

Vivir en China cuando era más joven también le dejó una gran impresión: «Vi muchas restricciones allí, especialmente lo que se puede y no se puede decir, pero lo más perturbador es cómo la población en general sucumbe a la censura». La colección del museo está dividida por país, con secciones dedicadas a China, Estados Unidos, Rusia, Reino Unido y Estonia. “Cada país tiene una historia y una tendencia específicas hacia la censura. En el Reino Unido, por ejemplo, está relacionado con el sexo; en Rusia, el objetivo es controlar las ideas políticas, y en Estados Unidos prevalece la protección de los niños frente a temas delicados ”, dice el director.

«Espero que pronto también tengamos una sección dedicada a España», dijo Dunningam, quien dijo que estudió con interés la censura durante la dictadura de Franco. ‘No quiero hacerlo sin la necesaria investigación previa. Debe comprender bien el tema, recopilar una gran cantidad de libros y mostrarlos al público primero. Así es como lo hacemos habitualmente ”, dijo el escocés. «Espero poder seguir el profundo acercamiento a la historia de España en el siglo XX».

‘Todos piden Mi pelea «

Dunningam explica que los textos que son meramente controvertidos, controvertidos o debatidos no aparecen en la colección, ni tampoco libros electrónicos, revistas, periódicos, películas, cómics o música. «Estamos tratando de hacer un resumen para profundizar en el tema de la censura». Aquí el museo entra en un área sensible: traza una línea a través de lo que es y no es aceptable para mostrar al público.

«Más del 95% de la colección pertenece a la categoría A. Estos libros se exponen abiertamente con una exposición. La categoría B son los volúmenes que no exhibimos, pero que se muestran bajo demanda. Y la categoría C está reservada para los libros que se conservan pero nunca se exhiben ”, explica el director. Como ejemplo hipotético, Dunningam da un manual para fabricar bombas de la Guerra de Independencia de Estonia: “No lastimo a nadie en él. Lo conservamos porque es historia, pero lo mantenemos fuera de las estanterías ”.

‘Todos piden Mi pelea«, Dice el escocés con aburrimiento. Explica que el manifiesto escrito por Adolf Hitler está en la categoría B y que no es un libro con poderes mágicos que pueda cambiar la mente de quienes lo lean. Piensa que cualquier persona racional puede leer de adultos. «Desde que abrimos, todos los visitantes se han acercado a él así. Entienden nuestro propósito y lo toman en serio. No queremos ser un imán para los seguidores de ciertas ideologías, independientemente de la dirección. Intentamos ser neutrales e imparciales y centrarnos en la historia de los libros. ‘

El desafío de abrir un museo en medio de una pandemia

El mayor problema al que se enfrenta el Museo de Libros Prohibidos en la actualidad no es un sensor, sino un virus. Cuando abrió sus puertas en noviembre, tuvo que cerrar casi de inmediato debido a restricciones sanitarias debido a un aumento de los infectados con covid-19 en Estonia. El país báltico, con una población de 1,3 millones, tuvo unos 3.400 casos y 65 muertes a principios de octubre a unos 66.500 pacientes confirmados y más de 600 muertes a principios de marzo.

“El museo es pequeño y es un desafío mantenerlo abierto, especialmente durante la pandemia”, admite Dunningam, quien explica que la institución está registrada como empresa social y que el dinero recaudado se utiliza exclusivamente para su mantenimiento. Según el director, los ingresos provienen de donaciones, de la venta de libros o mercadería y de su propio bolsillo. El centro estuvo abierto a intervalos en enero y febrero, pero ahora está programado para cerrar hasta abril. También mantiene un club de lectura online en el que se discuten diferentes títulos: Príncipe El de Maquiavelo fue el último.

Actualmente, la colección no recibe ningún apoyo económico de ninguna organización pública o privada. Dunningam admite que puede considerar alguna forma de ayuda financiera en el futuro, pero le preocupa que signifique «presión» o lo obligue a «ignorar un caso específico». Cree que muchas personas en Estonia recuerdan una época en la que no había libertad de expresión y, por tanto, aprecian y defienden el derecho.