9 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Alcalá de Henares: El talismán no pudo salvar el castillo Cultura

Los constructores musulmanes cometieron un gravísimo error que finalmente facilitó la construcción de casi dos hectáreas de ampliación que erigieron en una montaña de arcilla cerca del cerro Ecce Homo, en las afueras de la actual Alcalá de. Henares. Y cuando empezaron a construir la fortaleza en el siglo X, no tomaron en cuenta que solo 350 metros en línea recta ascendían al cerro de Malvecino, un lugar perfecto para instalar catapultas. Así, las tropas del arzobispo de Toledo en 1118 Bernardo de Sedirac Solo tenían que apuntar con prudencia y el castillo de Qal’at ‘Abd as-Salam cambió de manos. Entre 1969 y 2006 se llevaron a cabo las excavaciones de la primera ocupación, ya partir de 2009 se llevaron a cabo algunos trabajos de conservación en la puerta principal y las dos únicas torres supervivientes. Pero ahora los arqueólogos han decidido abrir a más de 100 metros del terreno y ha vuelto a salir a la luz la gran muralla que la defendía, además de otras dos torres desconocidas y un talismán.

La intervención duró tres meses y estuvo a cargo de arqueólogos. Miguel Angel Lopez Marcos en Luis Francisco López en financiado por la Comunidad de Madrid. El Ayuntamiento de Alcalá se encargará a su vez del vallado y mantenimiento del solar. López Marcos explica los hallazgos de la siguiente manera: “Si bien es cierto que algunas de las torres semiderruidas dejaron visible parte del recorrido, la novedad es el descubrimiento de dos nuevas de la época musulmana de las que no se tenía constancia. Parecía muy dañado y necesitaba ser reparado y consolidado. Probablemente estas torres y parte de las murallas cayeron bajo el ataque de la artillería pesada de las catapultas del cerro Malvecino ”.

Tras la toma cristiana de la fortaleza, se reconstruyeron murallas y torres, de modo que el castillo permaneció en pie hasta el siglo XV, cuando fue abandonado definitivamente porque el proceso de demolición del edificio era imparable. Y es que los constructores musulmanes utilizan las múltiples acequias, desfiladeros y hoyos del paisaje para levantarlo, obligándolos a darle » una forma triangular para que tanto en el borde del páramo se ajuste la pendiente hacia el noroeste, otro con menos pendiente, al noreste, y finalmente, el más suave al suroeste, donde se ubica la entrada y por supuesto la mayor cantidad de torres de vigilancia ”, dice el estudio. La fortaleza de Qal’at ‘Abd as-Salam. Restaurar una dignidad perdida (Alcalá de Henares, Madrid), de López Marcos, Manuel María Presas, Elena Serrano Herrero y Mar Torra Pérez

La configuración específica de la masa hace que las torres defensivas no se distribuyan ordenadamente como en otros castillos musulmanes, sino que se ubiquen en las zonas más sensibles de asalto », indicando la escasez de materias primas o la urgencia con la que se llevó a cabo la construcción. fuera, para justificar la reducción a las unidades mínimas indispensables y el desajuste poli-aretico que enfatiza la indefensión de la fortaleza ”, indica el arqueólogo.

Además de las duras bolas de piedra que les arrojan los anfitriones de Bernardo de Sedirac », un proceso erosivo, que aún estaba activo, provocó el deterioro y caída de muros y torres cuando se retiraron los cimientos. “Después de su conquista, los cristianos intentaron fortificar algunas torres con barro, pero no pudieron detener el declive y el ‘peligro de caída’ que continúa hoy.

Y es que los muros de la fortaleza se levantaron con hojas de álamo de época romana reutilizadas para los cimientos, y una mampostería y aserradero combinados con ladrillo macizo para el resto de la fachada. La falta de cimientos, quizás debido a la prisa en el edificio original, lo convirtió en un blanco fácil para los Bolaños que llovían desde los cerros adyacentes. Cayeron grandes secciones de muro y, en algunos casos, solo se encontraron los primeros pasajes. En otros casos, las reconstrucciones y fortificaciones que ya estaban fuera de la era cristiana solo pudieron reparar los muros dañados, pero sin una consistencia que hiciera perdurar en el tiempo la fortaleza ”.

En estas últimas excavaciones, los expertos analizaron el relleno interior de la torre número 5 (tenía nueve en el frente suroeste) a lo largo del arco de entrada. Allí encontraron un pequeño amuleto de la época musulmana. Se trata de una figura antropomorfa incompleta de arcilla blanca, con un fuerte contenido de caliza, según los análisis realizados en el CSIC, de tan solo 10 centímetros, que se ubicó en la construcción. El informe se realizó «con incisiones burdas, reflejando cabello, ojos y boca». Puede pertenecer a uno de los defensores que se aferró a él con la esperanza de que las grandes piedras arrojadas por el arzobispo no acabaran con su vida. Pero un error de cálculo de los arquitectos inutilizó su protección.