27 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Junts y ERC negocian un desafío de defensa del Gobierno al Estado de Cataluña

El vicepresidente catalán Pere Aragonès (izquierda), el ex presidente del Parlamento Roger Torrent y la exministra Meritxell Serret están en Barcelona el viernes.
El vicepresidente catalán Pere Aragonès (izquierda), el ex presidente del parlamento Roger Torrent y la ex ministra Meritxell Serret en Barcelona el viernes.Albert García / EL PAÍS

La muerte es a favor de un nuevo gobierno independentista en Cataluña. Esquerra Republicana (ERC) y Junts quieren reeditar su alianza de poder, esta vez con los republicanos como su hermano mayor. La coalición sufrió un naufragio en la legislatura anterior debido al desacuerdo, pero la lucha contra lo que ven como su enemigo, el Estado, es más fuerte que las diferencias ideológicas. El acuerdo de esta semana para investir a la candidata de Junts Laura Borràs como presidenta del parlamento autonómico, pese a estar acreditado, abre la puerta al tratado para elevar a Pere Aragonès (ERC) como presidente de la Generalitat.

El independentismo se considera más legal porque la mayoría de diputados aumentó en las elecciones catalanas de febrero -tiene 74 de los 135 escaños en el parlamento- y porque superó por primera vez el 50% de los votos, aunque solo el 26% de los votos. censo, porque la abstinencia era muy alta. ERC, Junts y la CUP quieren reiniciar la carrera independentista tras tu procesas, periodo que comenzó en 2012 y finalizó en octubre de 2017, cuando el entonces presidente Carles Puigdemont -que días después huiría a Bélgica- declaró la separación unilateral de España y el Gobierno central intervino en la Generalitat.

Según el líder de ERC, Sergi Sabrià, los tres partidos dijeron a finales de febrero en Catalunya Ràdio que compartían la estrategia básica de ‘prepararse para el ataque final y sobrepasar los límites autonómicos’. En su discurso inaugural como presidenta de la Cámara, Borràs resumió la filosofía de la entente nacionalista: «La legislatura que estamos iniciando debe ser un punto de inflexión en el avance hacia la independencia de Cataluña, porque así es como la ciudadanía», dijo . La elección exacta de Borràs como presidenta es también una declaración de intenciones: está siendo investigada para adjudicar contratos. Si finalmente es descalificado, la Mesa del Parlamento, de mayoría separatista, podría abrir un nuevo frente de desobediencia a la justicia.

La inversión íntegra del presidente de la Generalitat se celebrará el próximo 26 de marzo. ERC y Junts disponen de dos semanas para acordar el reparto de ministerios y organismos tan importantes como la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, empresa que agrupa a TV3 y Catalunya Ràdio. Puigdemont, líder de los Junts, advirtió el viernes de octubre El Point Avui que no se puede dar por sentado que el acuerdo se llevará a cabo: “Antes de que hablemos de cargos, tenemos que hablar sobre lo que haremos. No se trata de repartir consejos, sino de saber a qué vamos a dedicar el 52% de los votos en los próximos 52 años ”, dijo. El 52% es el porcentaje de votos contados en la elección, que fue a formaciones independientes, incluido el PDeCAT, que no pudo ingresar al parlamento.

Un referéndum de autodeterminación reconocido por el Estado y por la UE, además de una ley de amnistía que los culpables en el juicio de la tu procesas: son objetivos aceptados por los tres partidos del nacionalismo catalán. La ruta difiere especialmente porque es más probable que los junts mantengan la ruta unilateral. Puigdemont destacó este viernes uno de los puntos que más roces arroja entre Junts y ERC: la negativa de los postconvergentes, a diferencia de ERC, a apoyar propuestas del PSOE y del gobierno de Podemos. Para Puigdemont, ambas formaciones deben actuar unidas en el Congreso, algo a lo que se resiste ERC.

Otro obstáculo para la alianza independentista es el tratado que tienen que firmar con la CUP. La formación anticapitalista tendrá que decidir si quiere ingresar al Ejecutivo, o probablemente si se queda fuera del país. Aragonès insistió ayer en que el gobierno negocie entre las tres partes lo antes posible. ERC quiere que la CUP esté en la Generalitat. La elección de personas para ocupar las carteras también puede ser un revés. En concreto, los nombres de los sectores más derechistas de los junts, como Ramon Tremosa, actual director de la empresa, pueden no ser del agrado de la CUP.

La influencia del partido de izquierda radical ya se notó durante las dos semanas de vandalismo callejero en febrero, luego de las protestas por el encarcelamiento del cantante Pablo Hasél. ERC y Junts no solo evitaron la condena de última hora a la violencia urbana, sino que también anunciaron futuros cambios en el control de disturbios de los Mossos d’Esquadra, la policía autónoma.

La división de responsabilidades ejecutivas entre ERC y Junts será un campo en el que las discusiones serán difíciles. El capitán de Junts en el Regla, presumiblemente si acepta la vicepresidencia, será Elsa Artadi. Las dos partes deben ponerse de acuerdo sobre si Artadi será el responsable de la economía de la Generalitat, como lo fue Aragonès cuando ERC era socio junior en la gestión saliente.

Los republicanos no renuncian a mantener la responsabilidad económica, por eso argumentan que Artadi es vicepresidente, pero con otras competencias; concretamente según fuentes de ERC a EL PAÍS, la cartera de relaciones internacionales. La política exterior de la Generalitat fue motivo recurrente de polémica por su actividad propagandística a favor de la independencia. Dejando las relaciones internacionales de la Regla en manos de Junts daría una influencia aún mayor al núcleo de Puigdemont en Bélgica.

Hay ministerios que son especialmente sensibles porque representan una mayor presión sobre el partido que ocupan: el de Sanidad, que tiene que afrontar la pandemia, y el de Interior, que se encarga de la policía catalana. La responsable de Sanidad es Alba Vergès, de ERC, que estuvo en el ojo del huracán durante el año de alarma sanitaria. Los dos últimos concejales de interior eran de Junts y han estado sometidos a una presión constante por el dilema entre los Mossos d’Esquadra de acuerdo con la ley y las directrices políticas de su partido, que están a favor de las movilizaciones de protesta y apoyo. incluso desobedientes a decisiones judiciales contrarias a su disertación.

Los salarios más altos de España

El gobierno catalán cuenta con más de 300 altos cargos que representan una jugosa fuente de ingresos para los partidos en el gobierno. El último presidente, Quim Torra, tenía un salario anual de 153.235 euros brutos. Los directores de la Generalitat reciben una indemnización de 115 000 euros. Más de 180 de estos cargos de la Generalitat ganan más que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o su vicepresidente Pablo Iglesias: el primero percibe un salario anual de 84.845 euros brutos y el segundo recibe 79.746 euros.

ERC y Junts tienen una propuesta para zanjar diferencias que podrían transformar la red de altos funcionarios del gobierno: la idea es crear en cada departamento una dirección formada por el concejal, que vendrá de un partido y un segundo responsable que sería representante del otro socio. EL PAÍS informó el 8 de marzo que esta posibilidad aún debe ser analizada por los equipos negociadores. Esta fórmula, que algunos analistas ven como la introducción de un concejal adjunto, ya se ha aplicado para tomar mejores decisiones entre 2006 y 2010 sobre el proceso de toma de decisiones en el gobierno catalán, el tripartito formado por el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC ). , ERC y los eco-socialistas de ICV.