9 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Inmigrantes: sin red: pescadores que llegan de Gambia a Canarias Future Planet

Nota a los lectores: EL PAÍS presenta abiertamente todo el contenido de la sección Planeta Futuro por su contribución diaria y global a la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, firme aquí.

El sol se cuela en un halo geométrico entre la perforación de ladrillos que sirven de ventana en un granero donde se ahuma pescado, en Gambia. Una mujer con las manos siempre cortadas húmedas y saladas, esparce el pescado salado sobre los hierros negros, después de limpiarlos en la playa, y espera más cajas, o fregaderos o baldes para retomar la faena. De hecho, lleva ya varios años esperando las sobras que las plantas de harina de pescado chinas no quieren comprar, que se abastecen en grandes cantidades con casi todo lo que cabe en los brazos del adolescente. jefes de los niños. niños y niñas transportando la mercadería recién sacada del mar.

El trabajo no se detiene, pero ahora las mujeres que se ganan la vida procesando productos pesqueros en Gunjur apenas pueden conseguir la mitad de las canastas diarias que compraban: el pescado ha subido mucho en el país. Esto es lo que cuenta Mariama La cineasta polaca Gosia Juszczak, que registra cada movimiento del proceso, desde la entrada a hombros de los pequeños botes en el océano, hasta su cortometraje Pescado robado.

Más información

Nada más bajar del barco, un pescador llamado Abou analiza cómo ha cambiado la forma de pescar: destruyendo grandes embarcaciones que antes eran pescadas a mano por los lugareños y hacerlo sin considerar la época de cría, en la desembocadura de Gambia, justo donde los peces van a desovar, en esa estrecha tierra horizontal, completamente abrazada por Senegal y un tramo del Océano Atlántico. Con cuatro o cinco kilos de pescado se obtiene apenas un kilo de harina -que se procesa rápidamente en Gambia por un puñado de plantas de diversas empresas chinas- y que se utiliza principalmente para alimentar ganado, cerdos o aves de corral en Europa o en Asia. gigantes.

El negocio está tan protegido que hay personas que han sido enviadas a prisión para manifestarse contra la instalación de plantas harineras que ‘les quitan el pescado a las familias de los pescadores para alimentar a los animales de los países ricos’, como en la sesión informativa de una zona con Audiencia de Greenpeace. , atendido por el equipo de filmación. En el encuentro, sin embargo, también hay quienes temen que se queden sin trabajo crear esas empresas.

“Aunque Gambia es una posdictadura, muchas cosas siguen igual, y los ancianos del pueblo, que gozan de mucho respeto, parecen defender la instalación de las plantas de harina de pescado; las grandes empresas chinas lograron persuadir a una gran parte de la población y dividir al pueblo. Entonces, los jóvenes, muy conscientes de lo que está pasando, se enfrentan a amenazas ”, dice Juszczak, en conversación con Planeta Futuro de Guía de Isora, Tenerife, donde asistió la semana pasada para presentar su película en el marco de la 16ª edición. de Festival y Mercado Internacional de Cine Documental Doc mira brevemente.

Los silencios íntimos detrás de las causas colectivas

Con una población de menos de dos millones, Gambia es uno de los últimos países en la lista de las Naciones Unidas que mide el índice de desarrollo humano y entre los países de África Occidental que más sufren por este saqueo del mar. Sin embargo, esta pieza audiovisual de un nuevo director que llega al puerto de Bakau para documentar los motivos colectivos de la emigración también parece alimentarse de silencios íntimos y cosas tácitas sobre el mar.

Porque muchos, muchos de estos jóvenes, hartos de la corrupción en su país, cuya élite negocia acuerdos y comisiones internacionales con el producto de manos extranjeras, hinchadas, quieren cruzar a Canarias y empezar otra vida que les dé un pequeña esperanza. Así lo expresa el joven pescador Abou, cuyo hermano emigró a España y que carga con el dramático peso de su espalda. Pescado robado.

El directivo sostiene que ‘una buena proporción de las personas que llegan a Canarias son pescadores’ que se han visto privados de sus materias primas debido a la sobreexplotación de los ecosistemas. En 2019, cuando su interés por el tema fue suficiente, viajó a Gambia. Allí encontró a los personajes: “Conocí a Abou, porque su hermano era mi vecino en Madrid. Me dijo: «Debes ir con mi hermano, porque es el vicepresidente del Sindicato de Trabajadores de Bakau». Y conocer a Abou fue uno de los regalos de la vida, porque tenía tanto que contar, y sabía cómo hacerlo tan bien … «.

En el documental, que presenta la asombrosa fotografía de Filip Drozdz, hay una escena que es quizás la cinematográfica más valiosa: Abou llama a su hermano por teléfono y el diálogo es tan lacónico que deja al espectador confundido y lleno de dudas. Apenas se escuchó lo que está sucediendo al otro lado de la línea, y se notó que el hermano de Abou, que ha estado saliendo de su país durante más de una década, evita hablar con él, tiene prisa por cortar la llamada, no (o) no puedo) decir lo que está pasando y solo preguntar por la madre. Dice que tiene algo que hacer, y tanto Abou como el público se quedan a medias con la siguiente pregunta.

¿Qué esconden los que podrían llegar a Europa? «Para mí fue muy importante grabar esa conversación», admite Juszczak, «y no fue fácil, porque no se hablaban mucho hasta la película». Crecieron juntos, pero han estado separados por más de diez años y tienen dificultades para comunicarse. Puede ser una vergüenza no estar sano. Después del rodaje, se trataron más entre ellos ”.

Migrantes a un lado de la cámara y al otro

Lo que los autores, el propio autor, aportan en este caso como experiencia de vida y aventura es parte de un diálogo implícito con lo que cuenta la película. Juszczak sabe que es inmigrante: es periodista y traductora polaca, también formada en biotecnología, estudió cine documental en la Escuela Andrzej Wajda de Varsovia y vive en Madrid desde hace cinco años. «También tengo una hermana y este tema de la separación familiar me afecta mucho», dice. Sin embargo, quiere dejar claro lo que siente como una lesión (o privilegio) comparativa por su condición de extranjera europea, que le permite vivir en el país que quiere, sin el Lejos de la cruz instituciones a las que están sometidos otros extranjeros, incluidos especialmente africanos.

“Vivo en Lavapiés”, explica, “porque este barrio tan poblado por migrantes tiene mucho que ver con lo que hago”. Lo que ha hecho hasta ahora son, sobre todo, reportajes audiovisuales sobre derechos humanos, fronteras y diversidad. Entre lo que prefiere resaltar está un mediometraje sobre los porteadores de Melilla y su labor como observadora de derechos humanos en Cisjordania: ‘Ahí tomé fotos, y me faltaba algo, unas herramientas para contar lo que hacen. yo y encontré el audiovisual, que puede transmitir más capas de realidad ”.

Luego, en el discurso, aparece la revelación: «Seguimos con Abou, que será el protagonista de mi primer largometraje, para el que ya me siento preparado». Porque lo que paso despues El fin del documental anterior también es una película: ‘Abou decidió arriesgarse y viajar a Europa en barco. Fue muy inesperado, porque me expresó mi miedo; Sabía que mucha gente muere en el mar y es una persona que piensa bien en todo, pero logró llegar a España. Su viaje duró nueve días hasta las Islas Canarias (un poco más de una semana que suele durar). A su llegada fue interceptado por la policía, le quitaron el teléfono y pasó una semana en un celular sin contactar con su familia, aunque los menores que habían abandonado anteriormente el centro eran familiares de pudieron avisar a las personas. barco que todos sobrevivieron a la travesía ”.

Abou aterrizó en España en noviembre de 2020, pero su hermano ya no está en España. Es un pescador que sabe leer y escribir, y espera poder completar pronto los papeles como solicitante de asilo: “Su caso es muy complejo, pero ha sufrido allí persecución política. Denunció la corrupción del gobierno y la complacencia en los medios. Es un líder en su comunidad y se opone a otras injusticias en su sociedad, como los recortes femeninos, porque él mismo tiene una hija pequeña ”, dice Juszczak. Hacer una película también significa que se acompaña a sí mismo en esta quijotesca aventura para conseguir una cita, al menos una cita, para dar el siguiente paso hacia una existencia legal, porque lo cierto es que todos los migrantes hacen peticiones diarias para escuchar pacientemente lo que en realidad. No lo es secretos, además del colapso de la Administración que hoy en día suele sufrir también el resto de ciudadanos.

Para Juszczak, «esta es una oportunidad para mostrar la otra cara de esta historia colectiva». Además, según el director, Abou ‘es un personaje que le gusta a la cámara, que atrae. Quiere transmitir cosas y afrontar situaciones de mucho dolor, pero también tiene mucho humor ”. Durante los coloquios, después de las proyecciones en el festival Doc mira brevemente, Aparece Abou en Skype y el público le hizo preguntas: «La gente aplaudió cuando se enteraron de que estaba en España». Según Juszczak, la película también se proyectó en colegios e institutos de Tenerife y Abou, “estaba completamente inclinado a responder lo que querían preguntar los chicos, desde cómo es estar en un barco o cuando alguien muere, hasta qué comer allí «.

«Llevamos dos semanas filmando, pero esta historia tomará forma poco a poco», continúa Juszczak. escindir de Abou, el pescador de Bakú.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo, Facebook y Instagramy registrarse aquí a nuestro ‘boletín’.