31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Batalla decisiva en el centro derecha | España

Pablo Casado arriesga su futuro político y apuesta por el del PP nacional a la tentativa ajedrecística de Isabel Díaz Ayuso a Pedro Sánchez en Madrid. No hay muchos planes más. En el piso más noble de Génova 13, el entorno del líder popular resume así su única estrategia para el partido durante las urnas en Madrid el 4 de mayo: “El gran error del gobierno y los socialistas fue intentar matar a Ayuso a toda costa. . y así crear una muestra. Y han conseguido el efecto contrario ”. Tras una semana agitada y lo que podría ser determinante para el futuro del centro-derecha en España, y tras ceder la sainte murciana con la frustrada moción de censura debido a los tres desertores de Ciudadanos, ya consideran la formación liderada en el PP de Inés Arrimadas.

Con ello coinciden los diez dirigentes que consultaron a EL PAÍS, tanto del equipo de Pablo Casado como de veteranos, críticos y barones regionales. Muchos de ellos aconsejan a Casado que no se deje engañar por el peculiar entorno político madrileño y apuestan a que, incluso en el caso de que Ayuso se trague todos los votos y escaños de Ciudadanos, el PP no se verá tentado a sumarse al Gobierno de abajo. Sol con el extremo derecho de Vox.

Tras el alboroto provocado por el terremoto político en Murcia, el miedo se instaló durante unas horas en las oficinas de la sede central del PP. Y no fue solo la pérdida de poder en una zona popular como Murcia, donde el secretario general del partido, Teodoro García Egea, siempre entra en el centro de atención; A esto le siguió la cadena de movimientos inesperados de desconfianza y sobre todo el giro de los acontecimientos en la joya de la corona: la Comunidad de Madrid.

La operación, como reconoció la dirección del PSOE, buscaba romper el sueño de Casado de reconstituir los tres partidos de centroderecha bajo sus siglas. El pánico se ha reestablecido en el equipo de Casado, que ha vivido detrás del calendario y las crisis desde que ganó su liderazgo hace casi tres años.

Lo que están viendo ahora en el PP, cerca de Casado, en las baronías regionales y en los sectores más críticos y escépticos, es la muerte de Ciudadanos como ocurrió con la UCD. Y también la complicada relación futura con Vox, sobre todo en función de la distancia que se mantenga Isabel Díaz Ayuso de los 69 escaños que serán la mayoría absoluta en el encuentro madrileño. De momento solo tiene 30. Todos los análisis del futuro del PP pasan por lo que le pasa a Ayuso el 4 de mayo.

Andrea Levy, miembro del actual Comité Directivo Nacional y compañero de piso de Casado desde que Mariano Rajoy fichó en 2015 para intentar renovar su ejecutivo, lo explica así: ‘Estas elecciones autonómicas van a ser completamente nacionales y qué es lo mejor para Ayuso. y Casado es que va a demostrar que está pulverizando el proyecto Ciudadanos y que el PP se está apoderando de todo el centro. El mensaje a 4-M será el resultado de lo que sucederá en el centro-derecha, con Vox justo en el extremo derecho.

José Luis Ayllón, exjefe de Gabinete de Rajoy, ahora consultor político, destaca la idea de todos los consultados de que la entelequia de la fusión de los tres partidos en el espacio de centro derecha se acabó esta semana: ‘Ciudadanos estaba en liquidación y ahora va a desaparecer y el PP, que estaba en el medio, ahora puede quedarse solo representando todo, pero para eso debe demostrar que tiene la capacidad de ganar y gobernar y que todavía le falta: nadie se siente si Sánchez no estuviera, las cosas irían mejor con Pablo Casado ”, dice.

La falta de un liderazgo sólido aceptado por los votantes transversales como una verdadera alternativa al gobierno de Sánchez y Pablo Iglesias es expuesta por varios líderes del anonimato. Pero las críticas internas se han atenuado bastante esta semana después de que sintieron que el PP había sido atacado en un operativo que dicen fue diseñado por La Moncloa y traicionado por Arrimadas, por quien Casado quería tanto cuidado estos meses.

Uno de los veteranos con la mayor elección del partido, desde la época de Manuel Fraga hasta Rajoy, ve riesgos y beneficios «en esta marcha sin retorno e imposible de recuperar con Ciudadanos». Eso sí, dependiendo de lo que quieran hacer Ayuso y Casado tras la elección del 4-M con Vox. Y el exministro añade: ‘Si Ciudadanos, como aparece en las últimas encuestas, no entra al parlamento, Ayuso subirá y recogerá gran parte de los votos, pero no alcanzará la mayoría absoluta. Y entonces Vox tendrá la difícil posición de permitirle ser presidenta con su abstención, en una segunda votación, o votar en contra y explicar a sus votantes que están gobernando la izquierda ”.

Dilema

Nadie prevé que esto pueda pasar, porque también se concluye que Ayuso no cortó sus relaciones con Vox y menos con sus electores. El reduccionismo del parlamentario de que «votar por Ayuso es gobernar con Vox» se opone al PP: «No votar por Ayuso es votar por Iglesias».

Francisco Núñez, presidente del PP de Castilla-La Mancha, de la generación de Casado, tiene claro cuál es el dilema que hay que plantear: “Aquí habrá una elección entre Ayuso y Sánchez, entre el PSOE y Podemos o seguir con las propuestas de un presidente que apuesta por hacer que Madrid sea más fuerte en sus locomotoras para el conjunto de España ”, afirma.

García Egea destacó ayer la única estrategia para las elecciones a la conclusión de un congreso de partido en Córdoba: ‘Madrid no quiere un gobierno en miniatura de Sánchez e Iglesias, la peor pesadilla y preocupación de Sánchez es un PP muy unido, que retoma todo el de Sánchez bien, que es mucho ”. El número dos del PP interpreta que el partido se presenta por toda España esta importante semana con «un sentimiento de orgullo por pertenecer a un acrónimo». Y junto a él, Juan Manuel Moreno, el presidente andaluz, destaca su malestar con Sánchez ‘por el juego de mesa, ajedrez y tronos’ que patrocinaba, según La Moncloa, en plena tercera ola de la pandemia.

Tras la debacle del PP en las elecciones catalanas, que le dejaron con cuatro escaños y sin grupo propio, se abrió un minidebate en el partido sobre su definición ideológica y discursiva. Algunos hablaron de la necesidad de un congreso de restablecimiento y el asunto terminó con una reunión para el otoño. Ahora espera el debate sobre qué hacer sobre la relación con Vox y el modelo de implantación en España.

Alfonso Rueda, vicepresidente de la Xunta de Galicia y candidato a suceder a Alberto Núñez Feijóo, presenta su fórmula: ‘El PP se consolidará en toda España si se hace en todas las comunidades, que no son las mismas, y se combinan enfoques nacionales con acciones a la medida de las zonas ”. Y sobre Vox, apunta: «No debemos obsesionarnos, debemos aprovechar rápidamente la desaparición de Ciudadanos, hacer el partido más grande y, como se ve en Galicia, un partido útil, con posibilidad de gobernar».

Esteban González Pons, portavoz popular en Europa, pone lo que ahora parece una quimera: “Es el sistema y los partidos que han traído la democracia los que están en crisis; Hay que hacer una convención para la reconstrucción del proyecto, porque no puede ser que no seamos una formación fronteriza con el PSOE con la que tendremos que tender puentes ”. La misión de Núñez es ‘expandir el PP fuera de Madrid a través del nivel de base, pueblo por pueblo, con más protagonismo de los afiliados en las juntas locales’.