9 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Tomemos como ejemplo la abortada revolución de Kubo | deporte

No había señales de la habitual ventaja de marketing asociada al fichaje de jugadores asiáticos cuando el Getafe decidió en el último mercado invernal apostar por Take Kubo (Kawasaki, Japón; 19 años). Su llegada, junto a la de Carles Aleñá, respondió a la necesidad de mejorar el juego de ataque de un equipo que no estuvo a la altura de las expectativas de su brillante campaña anterior. «Solo había motivos futbolísticos para traerlo al Getafe. Nada más que el fútbol nos llevó a nombrarlo. Por todo lo que vimos en Mallorca el año pasado, teníamos muy claro que es otro jugador que no teníamos en el grupo ”, aseguraron el club deportivo del club madrileño cuando se ha cerrado la cesión con el visto bueno del Real Madrid.

El club blanco posee los derechos de Kubo desde 2019. Un informe urgente de un cazatalentos del Madrid, dado el interés del Barcelona por jugar con él, ha recomendado su contratación para el pago de unos dos millones de euros al FC Tokio. En Madrid, consideran el gasto de un jugador que dejó La Masia porque era uno de los menores para los que la FIFA aprobó al Barcelona con dos ventanas de mercado sin poder inscribir jugadores.

Debido a una entrada severamente inoportuna, José Bordalás del Getafe pasó un tiempo en el césped retorciéndose de dolor antes de poder levantarse y continuar el juego. Kubo fue su primera opción. El descontento del Villarreal, donde también fue cedido, por la poca publicidad que le dio Emery, vio al jugador y al Real Madrid Getafe como el destino ideal para avanzar en Primera División.

El compromiso de Bordalás con Kubo y Aleñá fue tan decidido que el técnico dimitió en el 4-4-2 por primera vez en cuatro años para pasar al 4-2-3-1. Kubo lideró una revolución en línea con lo que le decían los informes técnicos de la dirección deportiva azulona. Versátil para jugar como segundo goleador, aunque fue fichado para jugar en la banda derecha por su gran capacidad para tener desequilibrio en el uno contra uno y para generar mucho fútbol en el último tercio del campo: era lo más rasgos importantes que se le atribuyen desde su nuevo club.

Con tan solo una sesión de entrenamientos, Bordalás regaló al chispeante jugador japonés una media hora en Elche (1-3) en la que participó en dos de los goles. En su primer partido ante el Huesca (1-0), tampoco defraudó. En las siguientes tres ocasiones en las que jugó desde el principio, finalmente se retiró del equipo. Sufrió en un partido muy físico con el Alavés (0-0) y se caracterizó por la fragilidad defensiva que mostró el equipo ante el Athletic (5-1) y el Sevilla (0-3). Desde entonces, Kubo se ha adentrado en el suplente. El sangrado defensivo en un equipo que hizo la característica más fuerte fue por delante de Kubo y Aleñá. Bordalás volvió a refugiarse en el 4-4-2 y con jugadores que más se adaptaban a su estilo. En Alfredo di Stéfano (2-0) ya ha sido relegado al banquillo.

Trabajo de defensa

‘Kubo es un jugador que necesita crecer y mejorar a nivel físico. Es joven, tiene margen de mejora y necesita aparecer en otras partes del campo y unir fuerzas. Poco a poco aportará y ayudará al equipo ”, explicó Bordalás sobre su reemplazo al frente del equipo que posee.

Una semana después, tras la derrota ante la Real Sociedad (0-1), el técnico alicantino ya explicaba el segundo suplente consecutivo de Kubo y Aleñá desde el aspecto defensivo: ‘El equipo encajó muchos goles, no por ellos porque son dos jugadores con una vocación y una calidad ofensivas importantes, pero nuestra fuerza defensiva ha perdido. Recibimos diez goles en tres partidos y queríamos sellarnos a nivel defensivo. ‘La semana pasada en Valladolid, en el 2-1, Bordalás Kubo cedió los segundos 45 minutos. Mejoró el juego del Getafe, tuvo una chance de marcar y generar otra. Pasó de liderar una revolución a merecer como repulsivo.

Puedes seguir DEPORTES Facebook Y Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.