31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

MIS-C: El extraño síndrome que golpea a algunos niños un mes después de la infección por coronavirus | Ciencias

Un mes después del primer brote de la pandemia de covid, los pediatras de toda España detectaron casos de un síndrome tan extraño que no tenía nombre. Ha quedado claro que el SARS-CoV-2 causa enfermedades graves, especialmente en los ancianos o en personas con enfermedades previas. Por eso era tan raro encontrar niños que enfermaran entre cuatro y seis semanas después de la infección, cuando estaban completamente sanos, con fiebre persistente, inflamación generalizada y otros síntomas que ponían en grave peligro su vida.

“Eran niños de 8 a 14 años que acudían unos días con fuertes dolores abdominales y fiebre”, recuerda Alberto García-Salido, pediatra de la UCI del Hospital Niño Jesús de Madrid. ‘No tienen síntomas respiratorios como los adultos. Lo primero en lo que pensamos fue en la apendicitis; luego, que fue un síndrome inflamatorio por una infección bacteriana ”, dice.

Los pacientes también presentan ojos rojos, debilidad, fiebre persistente, náuseas, vómitos y presión arterial baja. En unos días, la situación podría complicarse al obligar a estos niños a acudir a la UCI. Aunque esta condición podría atacar los órganos principales, la mayoría tuvo complicaciones en el corazón. Inicialmente se pensó que podría tratarse de la enfermedad de Kawasaki, una enfermedad infantil sin causa que provoque el incendio de los vasos sanguíneos. Más tarde se entendió que se trataba de una nueva afección asociada con el SARS-CoV-2. Era un conjunto de signos y síntomas más que una enfermedad específica, que los médicos conocen como síndrome.

«Nos enfrentamos a una enfermedad muy, muy rara»

Alfredo Tagarro, pediatra de Infanta Sofía

Organización Mundial de la Salud le dio a la nueva dolencia su nombre en mayo Frente a la creciente lista de casos en el Reino Unido, EE. UU., Francia o Italia: síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C). Desde entonces, muchos médicos han comenzado a investigar este extraño síndrome, pero las causas y los factores que determinan que un niño sufra una infección casi sin síntomas y un mes después pueda enfermarse al extremo que vive su vida pueden ver peligro es aún no está claro.

«Estamos ante una patología muy, muy rara», advierte Alfredo Tagarro, pediatra del Hospital Infanta Sofía de Madrid y coordinador del registro pediátrico nacional sobre este nuevo síndrome en España. En un estudio que acababa de presentar en el Congreso sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas, su equipo analizó datos de 52 hospitales españoles. Desde el inicio de la pandemia, solo se han detectado 90 casos de MIS-C en nuestro país, lo que representa el 0,02% de todas las infecciones registradas en personas entre 18 y 18 años, explica Tagarro.

MIS-C es la complicación pediátrica relacionada con el coronavirus más grave registrada en esta pandemia y la principal causa de ingreso a la UCI en niños. Entre los 90 casos, hubo dos muertes, ambas con enfermedades previas.

El tiempo de retraso entre la infección y el inicio del síndrome es muy variable, puede durar hasta cuatro meses después, explica Cinta Moraleda, pediatra del hospital 12 de Octubre de Madrid y colíder del estudio. “Estamos tratando de averiguar por qué sucede esto, cuál es el mecanismo inmunológico. Por el momento, pensamos que la infección por SARS-CoV-2 funciona como el detonante de un arma que desencadena la respuesta inmune en pacientes con predisposición ”, enfatiza.

La prevalencia de este síndrome extraño en España es similar a la de otros países. Hay tan pocos casos en España que es muy difícil sacar conclusiones estadísticamente válidas, incluso si afecta más a los niños que a las niñas (el 62% de los casos son niños). Todas las complicaciones que se detectan aparentemente responden a la misma causa: una respuesta descontrolada del sistema inmunológico provocada por el virus. Esto es algo similar a lo que ocurre en los pacientes mayores, la llamada tormenta de citoquinas, que provoca un COVID severo y puede acabar con la vida del paciente.

Se sabe que los niños están infectados con coronavirus al igual que los adultos, pero sufren mucho menos los síntomas del kovid. La respuesta del cuerpo a la infección tiene dos brazos grandes. Uno es congénito, la primera reacción y el otro es adaptable porque contiene moléculas especializadas como anticuerpos y linfocitos que pueden neutralizar el SARS-CoV-2 y eliminar las células infectadas. En los niños, la reacción congénita es mucho más activa que en los adultos, lo que puede explicar por qué detienen la infección antes de que cause complicaciones o incluso síntomas leves.

El síndrome poscovid en niños es similar al ya conocido en adultos

En MIS-C, esta respuesta inmune innata es deficiente. En lugar de detener el virus de manera efectiva, el cuerpo produce una inflamación común que puede atacar los pulmones, el hígado, los ojos, el cerebro y especialmente el corazón. Es posible que el virus permanezca en un órgano y reaparezca después de algunas semanas. Hay datos que respaldan esta posibilidad. «Un mes después de la infección, solo el 15% de los niños tienen una PCR positiva», explica Tagarro. «Por otro lado, el porcentaje entre los niños en riesgo de MIS-C se eleva al 45%», agrega.

Los médicos tratan este síndrome con corticosteroides para suprimir la respuesta inmunitaria agravada y con anticuerpos intravenosos que contienen inmunoglobulina. “Ahora que sabemos a qué nos enfrentamos en cuanto tenemos un vínculo con el coronavirus, comenzamos a aplicar el tratamiento y la respuesta es muy rápida, con una clara mejoría en tan solo 12 horas”, explica García-Salido. «En la gran mayoría de los casos, el síndrome se cura y no deja consecuencias», enfatizó.

El síndrome en los niños es similar a las complicaciones poscóvidas ya conocidas en los adultos. De cualquier forma, la tasa de mortalidad asociada es muy baja, menos del 2% de los casos, recuerda Federico Martinón-Torres, pediatra del hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. Según él, la situación en la primera ola fue mucho peor que en la segunda y tercera fases, cuando la comunidad médica ya se estaba dando cuenta. «Ahora caminamos con la mosca detrás de la oreja», explica. «Pero aunque es un síndrome muy raro, también enfatiza la importancia de vacunar a los niños», concluye.

El equipo de Tagarro se ha desarrollado un sistema en línea para calcular el riesgo de padecer este síndrome. Se basa en marcadores comunes, como una alta concentración de proteínas inflamatorias en la sangre, la falta de glóbulos blancos y la anemia.

Puedes seguir SUJETO en Facebook, Gorjeo, Instagram o suscríbete a nosotros aquí Boletin informativo