27 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Cinco hombres en bicicleta | El país semanal

La moto vivió un árbol en 2020: Giant, el mayor fabricante del mundo, celebró el crecimiento en todos los mercados; en España esto se tradujo en un aumento del 38% en la facturación. La alta demanda y la barrera han hecho que tengas que esperar semanas o meses para conseguir algunos modelos. La pandemia ha ayudado, pero este boom del ciclismo lleva ya algún tiempo en marcha. Más de la mitad de los españoles (50,7%) utilizan la bicicleta con cierto grado de frecuencia, según el último Barómetro de la Bicicleta de 2019. Este medio de transporte ya aparece en los planes de movilidad de las ciudades y en el imaginario colectivo de finales del siglo XX que impregna la moda. tendencias urbanas e incluso masculinidad. En la última década, los ciclistas en España han aumentado en 4,5 millones; los hombres representan casi el 60% del colectivo. El primer vehículo que se ha conducido suele ser una bicicleta. Una relación que continúa en la adolescencia. Con la mayoría de edad, algunos lo abandonan. Otros la abrazan. Hay toda una generación que ha decidido paliar la crisis de los 40 con una moto sublime de más de 3000 euros. Si en 2019 se vendieron una media de 3.400 bicicletas al día en España, un 2% más que el año anterior, el sector estima en 2020 que el incremento será del 30%. ‘En las bicicletas de alto rendimiento, el aumento de las ventas fue el esperado. Pero urbano y eléctrico era más potente ”, resume José Alix, triatleta de 23 años y trabajador de la marca internacional de bicicletas Specialized. Una tendencia que se repite en muchas partes del mundo.

José Alix: «Puedes llegar a la nueva normalidad en bici»

Para José Alix, de 23 años, la bicicleta es parte de su memoria, de su profesión y de su ocio. «Es pasado, presente y futuro», resume. Practica triatlón desde pequeño, empieza «a los 8 o 9 años». A los 16, se vuelve «más serio». Actualmente compite en la categoría élite: entre los 100 mejores de España. “Nos dejan practicar, pero la sensación es que todo está en el aire”, explica. Una incertidumbre que le hizo preocuparse: «Para un deportista la disciplina es importante, perderla puede provocar el caos».

Para evitar la mezcla de frustración y tensión que vuelan por el aire, Alix intenta concentrarse en el entrenamiento. Hace esto dos veces al día: hay días en que se despierta en el pasillo; otros que sale de la piscina al borde de la medianoche.

«Tengo cuatro bicicletas propias», dice. «Y en casa todavía quedan algunos, viejos», añade. Hoy viste el de la competencia: un Tarmac SL7 especializado con un cuadro S-Works. ‘La gama alta’, apunta, por si queda alguna duda cuando veas esta nueva moto por unos 8.000 euros. Trabaja para ese fabricante de Tres Cantos, donde también pedalea: ‘Nos dan una bicicleta industrial. Tienen una flota para animarnos a trabajar en ella ”.

La pandemia devastó algunos de sus eventos deportivos, pero al mismo tiempo despertó un interés rotundo por el ciclismo. «Los números están ahí», dice. «Hay un boom. Fue de tal índole que se generó un problema de stock ”, prosigue. También cree que viajar en este medio de transporte no debe ser peligroso ni provocar el sentimiento. Y recuerda que muchas ciudades se han aventurado y realizado grandes cambios. pide más impulso ciclista: «Vienes con la bici a la nueva normalidad».

Alix, que habitualmente se entrenaba en ropa deportiva -su favorito era escalar el Paso de Morcuera, en la Sierra de Guadarrama- o trabajar por el estilo más casual, se sorprendió al verse de traje. “Yo no suelo ir así, pero no está nada mal”, dice. «Todo es por la moto».

Alberto Montenegro: «No me imaginaba yendo al colegio en bicicleta»

Alberto Montenegro, de 34 años, nunca ha tenido una bicicleta en la ciudad. Eso cambió en diciembre de 2018, en su 32 cumpleaños. Sus amigos le obsequiaron un regalo que no esperaba: un modelo Finna Velodrome monovelocidad (monovelocidad), montado en Barcelona y que cuesta más de 500 euros. Recuerda sus primeras giras por Madrid como ‘algo estresantes’. «Tienes que acostumbrarte a compartir el espacio con los coches», dice. Desde entonces, camina todas las mañanas hasta la escuela de Addis en el barrio de Villaverde. Allí trabaja como docente en la escuela secundaria: imparte geografía e historia, valores éticos y cultura clásica a niños de entre 12 y 16 años. «Me pongo ropa y me la pongo», dice.

Durante el encarcelamiento, tuvo que dejar de pedalear y cambiarse a YouTube: por eso grabó videos para sus alumnos que ocultaban la genealogía de los dioses griegos o resumían el giro de la tierra. Prefiere las clases presenciales. Va al colegio con tranquilidad: ‘Estamos abiertos con las ventanas y puertas y no hemos tenido un brote desde el inicio del curso.

Nadie más en su instituto anda en bicicleta. Ni estudiantes ni profesores. Pero Montenegro ya ha despertado cierta curiosidad: ‘Los niños siempre me preguntan. Hago 14 millas de ida y vuelta. Les parece mucho, pero al mismo tiempo ven que es factible. Es una forma de abordar la movilidad sostenible y el deporte ”, explica. «¡Oh! Otro maestro me preguntó por la bicicleta, me dijo que lo estaba considerando», agrega. Describió su viaje al trabajo como una explosión de energía. «Sentí que me estaban dando algo muy valioso; una bicicleta te ofrece un mundo de posibilidades ”, explica.“ No me imaginaba yendo en bicicleta al colegio; ahora no me puedo imaginar. hacerlo de otra manera ”.

Héctor Muñoz: «Tenemos que replantearnos cómo nos movemos»

El taller de Héctor Muñoz, de 40 años, se esconde en un sótano de una zona acomodada de Madrid y aparece lleno de repuestos, engranajes, una impresora 3D … Allí Muñoz repara bicicletas y desarrolla sus proyectos para reciclado. “Coges una bicicleta vieja, cambias algunos componentes y la pones de nuevo en marcha. Se trata de hacer algo nuevo con un producto abandonado; una iniciativa consciente relacionada con la economía circular ”, explica sobre la marca que fundó en 2010, Manual Art Work.

También forma parte del colectivo fabricante (extensión de la filosofía del hágalo usted mismo basada en la tecnología). “Me relaciono con mi entorno que resuelve sus problemas”, prosigue, “con las bicicletas o con la imprenta”. Acaba de colaborar en la composición de la exposición. materia gris, una selección de piezas de artistas que han dado un paso radical en la búsqueda de nuevos materiales como el tejido de algas o una silla de bioplástico 100% vegetal. “Siempre he tenido una gran sensibilidad medioambiental. Creo que la gente ha mirado para otro lado durante demasiado tiempo ”, reflexiona. «Como sociedad, necesitamos repensar cómo consumimos, los residuos que generamos o cómo nos movemos».

Tiene casi una docena de motos propias: una Schindelhauer bastante personalizada, una Redline Chopper (edición limitada de la que solo quedan 1.500 en el mundo) o la inglesa Raleigh Chopper con la que aparece en la foto (valorada en unos 1.200 euros). Viene de finales de los setenta. Era la bicicleta más genial que podía tener un niño inglés en ese momento. Interviene drásticamente Mira oro que asiente por CuadrofeniaDice, refiriéndose a la película basada en el álbum de The Who.

Fernando García García: «Tenemos una relación íntima con nuestras calles»

Fernando García García (49) está harto de su calle. Este experto en marketing y publicidad, que trabaja para Paradores, vive en el centro de Madrid, cerca de la Plaza de España. Una vez que salga de su portal, encontrará «coches, coches y más coches». «Con la pandemia, nos dimos cuenta de la necesidad de cambiar las cosas. Pero la inercia no es fácil de romper. Sugerí que la gente se interese por algo que les toque de forma íntima y cotidiana: la calle por la que pasan todos los días.

Así comenzó un movimiento que requería del peatón de ellos. Algunos sábados, García y sus vecinos cortaron la vía para reclamar espacio público. En la segunda convocatoria, ya se habían incorporado otras dos carreteras de su distrito. “Llegamos a seis en los próximos y de diferentes barrios”, añade García, cuya iniciativa, Revuelta Vecinal Madrid, se inspiró en otros movimientos cívicos como Revolta Veïnal y Revuelta Escolar, ambos de origen barcelonés y que pretenden ser prólogo. sobre coches en el diseño de ciudades

Considera que las políticas de movilidad en muchas ciudades de España son ‘cochistas’. Especialmente en la capital: “Incluso aquí, la bicicleta es el medio de transporte más competitivo. El problema es que el ayuntamiento no invierte en carriles seguros ”. García pisa un pliegue eléctrico, un Monty EF39 de 1.369 euros que tiene desde enero de 2020. ‘Me toma 12 minutos llegar al trabajo. Menos que en metro, taxi o coche ”. Eligió hacerlo plegable porque no tiene dónde dejarlo. Eléctricamente, por una cuestión práctica: ‘Tengo prisa y es cuesta arriba. Además, es más cómodo si mantengo reuniones y se hacen más gestiones ”. No se define a sí mismo como activista: ‘El llamado a mejoras en el espacio público o la reducción del ruido, la contaminación o el espacio dedicado a los automóviles en las ciudades me parece más sentido común que una pelea’.

Fernando Arias: «En bicicleta hay más oportunidades para hablar con la gente»

Australia, Cuba, Tailandia, Myanmar (Birmania) … En sus 65 años de vida, Fernando Arias – ‘A menudo me llaman Nano’, nunca dejó de viajar: ‘Hay muchos lugares maravillosos, pero estoy en sintonía con el desierto: con Argelia y con el Sahara. Quiero mirar al vacío y no ver nada ”. «Tal vez sea porque viví allí», agrega, casi hablando solo. Nació en Sidi Ifni, capital hasta 1960 de la antigua colonia española en el norte de África, y vivió hasta 1973 en Villa Cisneros, hoy Dajla. ‘Fue dos años antes del nacimiento [del territorio a Marruecos]», recuerda.

Luego se trasladó con sus padres y sus diez hermanos a Madrid, al barrio de Batán. Allí regresó hace cinco años, después de jubilarse. Al poco tiempo, consiguió una bicicleta plegable. Un amigo me lo vendió. Lo tenía en el almacén y no lo usó. Era nuevo ”. Desde entonces, ha estado practicando una forma específica de ciclismo: carga su bicicleta en el maletero, se dirige a su destino y luego pedalea: ‘Es un placer. Aparcas y te olvidas. La bicicleta es parte del viaje ”. Así visitó Ribadesella, Isla Cristina, La Manga, Pontevedra, Valverde de la Vera …

“Cuando andas en bicicleta, la gente asume que eres parte del lugar; tienes más oportunidades para comunicarte y hablar ”, dice Arias, quien tiene dos hijos:“ El menor y el mayor. “Ha pasado más de un año desde su última escapada, cuando fue a visitar la geoda gigante de Pulpí en Almería. La encontraron en la mina local. Por suerte la tiraron de un costado y parecía un huevo abierto sin romperse. . El resultado: 8 o 12 metros de cristales de yeso brillantes ”, explica.“ Es la geoda visitada más grande del mundo. Señala.

Tiene muchas ganas de que pase la pandemia: “Sobre todo, seguir viajando; mi cuerpo lo pide ”. Mientras tanto, pasea por la Casa de Campo, toma una copa en la posada El Pastor -un referente en la zona- saca miniaturas precisas o sueña con una bicicleta eléctrica (en la foto, con un Peugeot Et01 D10 que cuesta 3.199 euros). ‘Este es el siguiente paso; La poca ayuda que te ofrece la electricidad es notable y en la ciudad es conveniente encajar. ¡Más con la edad! ”.