7 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Error de cálculo de los ciudadanos: no esperaba que Ayuso rompiera la baraja España

«Los culpables de todo esto están en Génova». En la dirección nacional de Ciudadanos, apuntan al liderazgo de Pablo Casado, liderado por su secretario general, Teodoro García Egea, como responsable de la ruptura total entre los dos partidos que ha dejado caer la dinamita de los gobiernos de Murcia y Madrid. que ambos compartieron. La fundación de Inés Arrimadas dio un vuelco a la política española con su asombrosa decisión de impulsar una moción de censura al PP en Murcia, pero no calculó que su movimiento desencadenaría una guerra generalizada con el pueblo y el Ejecutivo inflado. de Isabel Díaz Ayuso cuando tengamos la información.

El detonante del divorcio entre Pablo Casado e Inés Arrimadas fue un caso local: una denuncia penal del PP al teniente de alcalde de la ciudad de Murcia, Mario Gómez, de Ciudadanos. Pero este final manchó durante meses una relación muy fluida entre el partido Arrimadas y el gobierno de Pedro Sánchez.

¿Habrá elecciones en Madrid? Las claves del enorme lío legal sobre las mociones

Los movimientos de censura presentados por PSOE y Más Madrid pusieron en entredicho las elecciones autonómicas de Díaz Ayuso

Instinto caníbal a la derecha

El mapa y la dinámica política de los próximos años puede depender de lo que suceda en los próximos días en la Asamblea de Madrid.

Moreno: «El gobierno de Andalucía se esfuerza por agotar la legislatura»

El presidente del Consejo (PP) y el vicepresidente (Cs) buscan aislar su coalición del «ruido político del resto de España»

En las últimas semanas, las juntas nacionales de PP y Ciudadanía no han dejado de discutir el declive del gobierno murciano. El vicesecretario general de Cs y mano derecha de Inés Arrimadas, Carlos Cuadrado, se reunió en varias ocasiones con el secretario general del PP, Teodoro García Egea, y le pidió que reorientara los numerosos problemas. «Teodoro, el mío no aguanta más», le dijo Cuadrado. número dos del PP. El popular le dio a Cs un largo tiempo para no revelar la lista de los cientos de vacunas irregulares en la comunidad, incluido el ministro de Salud, quien hizo que Cs renunciara. Los de Arrimadas se pusieron cada vez más nerviosos porque se sentían ‘cómplices’ del escándalo y temían que sin una historia política se posarían en una de sus pancartas, la del renacimiento. “No sabemos quién fue vacunado y quién no. No sabemos. Si no te escuchan, eventualmente sucederá. No vamos a ser cómplices en casos de corrupción, y para nosotros el tema de las vacunas es un caso de corrupción grave. El PP aún no era transparente ”, se quejan en dirección a Cs.

Las tensiones se intensificaron, pero la gota que colmó el vaso fue la denuncia penal interpuesta por el PP hace cinco días contra Mario Gómez, teniente de alcalde de Murcia y portavoz municipal de Ciudadanos. Gómez, que ha entregado más de tres gigabytes de expedientes y contratos a la Policía de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF), es acusado por el popular de delitos de infidelidad en la preservación de documentos y transgresión. de secretos, punible con pena privativa de libertad de hasta tres años. La denuncia fue interpretada en Ciudadanos como bonita casa.

A partir de entonces, Cs decidió proceder con la moción de censura contra el PP. El vicesecretario general de Ciudadanía, Carlos Cuadrado, se comunicó con el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, la tarde de este martes antes de partir hacia Murcia. Bolaños y Cuadrado se conocen muy bien. Llevan meses hablando y negociando, desde defender las condiciones de alarma que apoyaba Cs, hasta los Presupuestos Generales. Bolaños ha intentado en repetidas ocasiones convencer a Cuadrado de que si Cs quiere ser visto como un partido de centroderecha, no puede tener un acuerdo en todas partes con el PP apoyado por Vox. Pero el líder del gobierno se sorprendió por la llamada del lugarteniente de Arrimadas, porque aunque la conversación había salido repetidamente entre ellos, era verde.

Por la noche, pasadas las nueve, Bolaños recibe otra llamada de Cuadrado. La moción se apaga. El tratado solo se cierra por la mañana, ya que Cs insiste en que el líder del PSOE en Murcia, Diego Conesa, se quede al margen del nuevo gobierno. El motivo es que tiene un proceso penal en un juzgado de Totana, con el que quiere dejar claro si estuvo en el juzgado mientras era alcalde de Alhama. Los socialistas resisten, pero finalmente aceptan, y la moción se registra al día siguiente a las diez de la mañana tras una noche de insomnio en las principales fiestas españolas.

Los ciudadanos tienen, y querían, la choque en el PP por su fichaje en Murcia, pero en dirección a Arrimadas no calcularon todo lo que vendría después. En la cúpula naranja, no creían que la reacción de Isabel Díaz Ayuso fuera a botón central del avance de las elecciones en Madrid. «Si lo hubiéramos sabido, ¿por qué no hubiéramos registrado una moción de censura en Madrid esta misma mañana?» Argumentos de la dirección de Ciudadanos. El enfado es grande entre las naranjas con Isabel Díaz Ayuso. «Tenemos un presidente que es una persona inestable», dijeron las mismas fuentes. En el PSOE confirman la tesis de Cs de que el movimiento estaba destinado solo a Murcia. «Si fuera una cosa más organizada y global, hubiéramos presentado todas las mociones al mismo tiempo en todas las comunidades», dicen fuentes socialistas.

Arrimadas quiso darle un toque al PP, mostrar su autonomía y que no quiere que su partido se liquide tan rápido. Jugó y se atrevió, y ahora su relación con el PP se ha disparado. El popular matará. El secretario general del PP, Teodoro García Egea, anunció a última hora de la tarde que lanzaba una OPA hostil contra Ciudadanos: “Estamos abriendo las puertas de esta casa a los militantes y dirigentes de Ciudadanos. A todos los que se sintieron huérfanos en sus valores liberales y en su idea de España. A todos los que están decepcionados porque Arrimadas se suma al destino político de Sánchez e Iglesias ”.

El juez está en guerra. Cualquier cosa puede pasar a partir de ahora. Aunque esta no fue su demanda inicial, Ciudadanos no descarta ahora unirse al PSOE para intentar arrebatarle la presidencia a Ayuso, como las mociones de censura registradas por los socialistas y Más Madrid para adelantar el avance electoral del PP para intentar cortar. líder sea próspero. «No vamos a hacer un presidente socialista de Madrid», dijeron fuentes de la cúpula de Cs, que luego advirtieron: «Pero hay que hablar». El juego cambió tras el divorcio entre PP y Cs.