27 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Cómo convertir una montaña de basura en un pulmón verde Ecoembes: Eco Space

Bullas es la puerta de entrada al noroeste de Murcia, una parte de la región donde hace fresco por la noche y el calor en verano no es abrumador. Desde la torre del reloj de la ciudad se pueden ver colinas, viñedos y casas bajas. De vez en cuando se escucha el timbre y resuena una motocicleta lejana. Son las tres de la tarde y sus cerca de 12.000 habitantes han terminado de comer. El escenario puede ser de cualquier otro municipio peninsular, pero en un paseo por sus calles surgen elementos inesperados. Una rotonda de vidrio reciclado y un viejo tanque de aceite se han convertido en una parada de autobús. En las afueras hay impecables jardines comunitarios. Y en la cima de una colina se encuentra un bosque que recientemente fue una montaña de basura.

Los toros se distinguen por un compromiso medioambiental diario y muy práctico. Desde hace muchos años lanzan pequeñas iniciativas de mejora y cuidado del medio ambiente, de las que depende gran parte de su actividad económica, basada en el cultivo de la vid y la elaboración de un vino con el mismo nombre de origen. “Nos caracteriza una cantidad de naturaleza que no es tan normal en esta zona de la comarca”, explica María Dolores Muñoz, alcaldesa del municipio. Y estamos tratando de que la gente sea consciente de lo que tiene, la riqueza y la felicidad que tiene de vivir en una ciudad como esta. Y que lo cuidemos juntos ”.

En esta serie de intervenciones llama la atención la restauración del vertedero, un montón de escombros que el gobierno local ha convertido en un pequeño bosque. De lo que era solo una rueda y escombros, una estatua como recuerdo. «Era un punto negro. Aquí no vino nadie ”, dice Elvira Álvarez, de 63 años, dueña de una tienda de ropa para mujeres. «Ahora es un bosque para venir a pasear, descansar y tomar oxígeno».

O la regulación de la capacidad del Salto del Usero, una piscina natural que es el principal atractivo turístico, ‘un claro ejemplo de sensibilidad al medio ambiente y control de acceso’, dice el alcalde. También existe un banco de energía solidario que aprovecha el excedente de consumo de los edificios municipales, alimentados por energía solar, para reducir la factura de los residentes que lo necesitan. A poca distancia del centro hay varias huertas cultivadas por los vecinos, cuyo cuidado se rota. Es una fórmula para revivir espacios abandonados y ofrecer actividades a los jubilados. Uno de ellos es Bernabé del Baño (69), que a pesar del invierno mantiene su parcela en perfectas condiciones. «Es un entretenimiento fantástico», tercero.

«Son cosas normales para nosotros y no parece importar. Pero aquí no son tan habituales ”, comenta Pepe Gea, jefe de servicios municipales de Bullas y un grupo de personas de muchas de estas aventuras ecológicas. Gea destaca la gestión que se ha realizado de los residuos del viñedo, con lo que se embarcó en un proyecto europeo LIFE para devolverlo a la vida mediante el compostaje y evitando su incineración. También buscaban una salida para la poda, un uso común en esta región vinícola. ‘El que poda tiene un lugar para poner plantas, se queda. Luego, un conductor los tritura y hace granos para procesos de calentamiento o industriales ”, explica.

Reciclaje de precios

En Bullas también se recicla. Esta ciudad se incorporó a Reciclos hace unos meses, un sistema que otorga puntos a los ciudadanos que vierten latas o botellas plásticas de bebidas en el contenedor amarillo. En el caso del Ayuntamiento de Murcia, estos puntos se utilizan para contribuir a proyectos locales sociales o medioambientales, como la compra de material sanitario (mascarillas, geles hidroalcohólicos) o el reciclaje del vertedero mencionado. En otros municipios varían los beneficios de almuerzos y cenas en restaurantes locales, compras de productos locales, donaciones a organizaciones no gubernamentales, descuentos en transporte público o bicicletas eléctricas. Valencia fue la última ciudad en incorporarse al sistema, operando ya en Calahorra (La Rioja), Ciutadella (Menorca), la comarca del Pla de l’Estany (Girona) y Sant Boi de Llobregat, Igualada y Granollers (Barcelona).