9 de febrero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Jill Biden no quiere hablar de su ropa People

Hace tres meses, casi nadie sabía quién era Jonathan Cohen, pero Jill Biden vestía un abrigo morado hecho con materiales reciclados la víspera de la inauguración presidencial. «Supimos responder de manera oportuna y hacer más producción para cumplir con los pedidos», dijo la joven diseñadora al diario. Ropa de mujer diaria, donde también señaló una pregunta fundamental: «Lo que se agota en nuestro sitio son productos baratos, como máscaras». Algo parecido le sucedió a Sergio Hudson, que llevaba el cinturón (no el traje de dos piezas) que lució Michelle Obama el día de la inauguración. Esto no es algo nuevo; La moda norteamericana se ha trasladado tradicionalmente al entorno de la clase media y las líneas de transmisión y, en muchos casos, la proyección de los medios sirve para llegar a un público más amplio con productos más asequibles y prácticos. También es un sector que no está atravesando su mejor momento, no solo por el claro descenso de las ventas, sino también porque hace unos años que no lleva grandes nombres del diseño fuera de los círculos minoritarios y la relevancia de los principales. La plataforma, New York Fashion Week, se ha visto obligada a reinventarse para generar la anticipación de antaño.

Jill Biden visitó varios jardines de infancia en Pensilvania hace unos días. Horas después, Michael LaRosa, su jefe de comunicación, resumió esta comparecencia a la prensa e hizo una explicación: a partir de ese momento, y por supuesto con la excepción de, no se darían detalles sobre los puntos que lleva la primera dama. Una decisión que es controvertida porque revela cuestiones conflictivas. Por un lado, está el hecho indiscutible de que ninguna figura pública que no esté a la altura de su imagen debería ser obligada a hacer declaraciones sobre ella, aunque a las mujeres les ocurre en muchas ocasiones de manera diferente: cuando en 1993 Hillary Clinton hizo su primera apariencia como primera dama, los medios instantáneamente apodaron ‘La Conferencia Rosa’. La acusan de querer suavizar su imagen, pero si usaba un tono diferente, la acusan de otra cosa. El problema es que no tenemos un uniforme público para pasar desapercibidos ”, escribe el editor de moda de la El Correo de Washington, Robin Givhan, periodista que solía leer entre líneas y analizar los mensajes implícitos que los líderes envían con su ropa.

Es cierto que estos mensajes están ahí y son escudriñados sin que tengas que conocer las marcas que firman la ropa. El hecho de que no se mencionen es ya un tema muy poderoso relacionado con esta cuestión para desviar la mirada de la estética de la mujer y por supuesto para transmitir un mensaje de sobriedad y acercamiento a la población en tiempos difíciles. Se trata de una idea muy similar a la que utiliza la persona más notoria en España, la reina Letizia, a la hora de repetir su outfit y elegir prendas básicas de marcas más accesibles. Y una idea que está muy en conflicto con la idea que introdujo la antecesora de Biden en el cargo, Melania Trump, cuando vestía descaradamente la ropa más exclusiva, firmada en su mayoría por marcas de lujo europeas.

La moda a los efectos de la opinión pública sigue siendo un tema de mujeres, pero también debe verse como una fuente de riqueza nacional, tanto cultural como económicamente. Solo en Estados Unidos, el mercado textil se mueve cerca de los $ 350.000 millones y, como en el resto de países, no va en su mejor momento (la consultora McKinsey & Co. está iniciando su lenta recuperación en 2023). Un estudio publicado en 2010 por Harvard Business Review se centró en Michelle Obama y titulado «Cómo la primera dama acelera el mercado» indicó que cada aparición pública de Obama tiene un valor mundial estimado (de consumo y publicidad) de 14 millones de dólares y cada marca que deportes deportes aumenta su valor, también en promedio, en un 2,3%. Culturalmente, Obama fue en parte responsable de lanzar las carreras de Christian Siriano e Isabel Toledo en todo el mundo o de confirmar las de Thom Browne y Jason Wu.

Por lo tanto, la decisión de Jill Biden es comprensible, pero también dudosa, especialmente considerando los mensajes explícitos que ella y la vicepresidenta norteamericana Kamala Harris están lanzando hasta el día de hoy. La primera elección de diseñadores emergentes con un enfoque absolutamente sostenible (Jonathan Cohen, Markarian); el segundo, acercarnos a través del combo collar de perlas / zapatillas Converse y apostar por creadores afroamericanos (Pyer Moss, Christopher John Rogers). Quizás el problema no esté en la decisión de Biden, sino en las cuestiones sociales que la llevaron: la moda sigue siendo vista como un campo exclusivo femenino y gran parte del discurso que genera se reduce a opiniones subjetivas sobre la elegancia. O el estilo, pero la moda es también una fuente de cultura y riqueza y una fuente muy eficaz para el debate y la conversación.