31 de enero de 2023

Todo Noticias Online

Lo más interesante del momento

Los errores de Azaña que facilitaron el 36 Golpe Cultura

El historiador Ángel Viñas (Madrid, 80 años) guarda en su nuevo libro algunos de los personajes, de derecha e izquierda, que caracterizaron la historia de España durante los meses previos al intento de golpe de Estado del 18 de julio de 1936. degeneró en la guerra civil. Algunos por conspiraciones contra el régimen legal y otros por su ineficacia para ahogar el evidente ruido de los sables.

El libro se titula El gran error de la República (Revisar). Viñas, catedrático emérito de la Universidad Complutense de Madrid, asegura telefónicamente que su nuevo trabajo -que ha publicado una veintena de libros de historia desde 1974- es «producto de la pandemia». Se dio el tiempo suficiente para «ver los papeles» hasta poco antes del encarcelamiento y lo escribió durante el encarcelamiento. Con esta publicación también celebra su cumpleaños.

¿Cuáles son los trabajos que consultó? Viñas admite que ha elaborado un «informe complejo pero analítico con documentos del gobierno de la República que reflejan la información que recibió sobre lo que está sucediendo en el cuartel». También informa que los embajadores franceses e ingleses en Madrid enviaron a sus países a la carrera del ejército, y posteriormente a los que el historiador considera fundamentales para esta labor, los del Archivo Militar de Ávila sobre la Unión Militar Española (UME), el Clandestino Asociación de Jefes y Oficiales fundada en agosto de 1934, tras las reformas del ejército llevadas a cabo por Manuel Azaña como ministro de Guerra.

En la UME estaban algunos líderes del futuro levantamiento, que «distribuyeron documentos de propaganda para lavar el cerebro a otros soldados y distribuirlos en los cuarteles». ‘La UME no se limita al uso de la fuerza contra los traidores en España […] Acabará con los que los alientan del gobierno ”, declara uno de sus súbditos. El mensaje central, enfatizado tras el triunfo de la izquierda en las elecciones de febrero de 1936, era que querían instituir una revolución comunista por la fuerza en España y que debía evitarse. Incluso algunos panfletos advierten que ‘los hebreos que fueron expulsados ​​de la Península por los príncipes católicos, que conservaban la esperanza de venganza’ participarán en la destrucción de la tierra. Frente a esta agitación, Viñas se refuerza, enfatiza a través de periódicos como A B C, no hubo una fuerte respuesta del gobierno. Entre los apéndices del libro se encuentra una lista de casi 2000 miembros de la UME.

Un espía en la UEM

La Dirección General de Seguridad (DGS), dependiente del Ministerio del Interior, logró conseguir un espía en la cúpula de la UME para que el gobierno supiera lo que estaba pasando, pero Azaña, ya como presidente del Consejo de Ministros, fue subido al equipo de DGS el 36 de febrero ”. ¿Por qué? Ese espía, que actuó bajo el seudónimo de Manrique, informó en 1935 que la UME ‘estaba dividida entre quienes ya querían llevar a cabo el golpe, como el general Manuel Goded. [que será condenado por rebelión y fusilado el 12 de agosto de 1936] ya los que no les gusta, como Franco ”. El embajador francés envió una conversación con el recién nombrado presidente del gobierno de Azaña a París: “El supuesto motín del ejército no consiste más que en charlas de café entre funcionarios reales. […]’Azaña aseguró el diplomático. En los dos meses previos al levantamiento, Azaña recibió a varios generales, incluidos algunos golpistas, quienes le aseguraron uno a uno su lealtad a la República. «Lo engañan».

Además, el Ministerio de Guerra «contaba con un servicio de inteligencia especial sobre lo sucedido, pero en la primavera del 36 dejó de proporcionar datos, ¿por qué no se tomaron medidas?» Viñas se pregunta sobre estos ‘actos apenas comprensibles’. Según él, el historiador también apunta a un factor fundamental: ‘La vigilancia de los conspiradores recayó en los gobernantes civiles’, que no tenían medios para hacerlo. Su conclusión es que ‘no se ha cumplido con el deber de prevenir el atentado a la legalidad’. Junto a Azaña, el otro nombre en el que carga la tinta es Santiago Casares Quiroga, jefe de gobierno cuando se produjo la rebelión. «La inocencia de los gobernantes republicanos es comparable a la de los líderes británicos» cuando creían que Hitler no provocaría una guerra europea.

En defensa de los dirigentes republicanos también hubo cuestiones de las que desconocían, ‘como la conspiración de los conspiradores con la Italia fascista, un apoyo forjado por los monárquicos, que prácticamente desde la caída de Alfonso XIII la recuperación con la ayuda de Mussolini . » En un archivo en Roma vi la entrevista de [Antonio] Goicoechea, muere número dos de [José] Calvo Sotelo en el Partido Renovador monárquico español con Mussolini, en octubre de 1935. Le dice que si la izquierda gana las elecciones, se levantará. Italia solo tenía que tener las manos libres para la guerra de Abisinia ”, que sucedió en mayo de 1936.

«El supuesto motín del ejército no es más que charlas de café», dijo Azaña al embajador francés.

Entonces Viñas dibuja los tres tentáculos del golpe: el realista, el fascista y el ejército, y se convierte en el primero. ‘Los monárquicos estaban detrás de la UEM. Lo que pasó fue que se dividieron entre los que querían recuperarse en la persona de Alfonso XIII, que conocía claramente la conspiración, o en su hijo, Don Juan ”. La relación de los monárquicos con la otra pierna, la Falange, «era financiar a hombres armados para realizar y provocar ataques». Respecto a las disertaciones que defendían una gran violencia por parte de extremistas de derecha y de izquierda en la primavera de 1936, responde: ‘Claro que hubo muertos, pero la mayoría eran de izquierda, en enfrentamientos con las fuerzas del orden público. y en el sur, España, porque estaba la desesperación del hambre ”. Después de la guerra, la visión de los hechos se impuso desde la perspectiva que el propio Franco escribió, no sin cinismo: “Salvamos a la nación y con ella a la República; pero ella desconfiaba de nosotros. La gente digna no encajaba en ella ”.